Selección de idioma

El 11S comenzó la vida precaria que estás viviendo ahora

12 September, 2019 at 9:00/ por
spherical_ball_joint_newton_pendulum_mirroring_ball_reflection_mirror_about-733298.jpg!d

¿Recuerdas cuando ser mileurista era un insulto? ¿Os acordáis de cuándo se aspiraba a ganar 150.000 pesetas al mes?¿Te parece antiguo, te parece que hace mucho mucho tiempo cuando se quería ganar eso? Hoy día serían 900 euros. Ahí seguimos, ahí nos estancamos hace una década. Nos estancamos ahí no por casualidad. La principal razón que hizo posible la gran crisis de las hipotecas hace diez años fue permitir que se mezclaran los ahorros de las familias con la economía especulativa. Ese cambio en los bancos no se produjo de forma espontánea, como cuando llueve o hace sol. Eso fue posible porque Bill Clinton, en 1999, derogó la ley Glass–Steagall, que se había aprobado en 1933, después de la crisis de 1929 para evitar que se repitiera un desastre mundial como ese.

De todos modos, eso no fue un cambio inesperado. Antes de eso, durante 20 años, la economía se había ido derechizando de la mano de Ronald Reagan y en Reino Unido, Margaret Thatcher. La cuestión no sólo afectaba a la población estadounidense o la británica. Fue una época de cambio ideológico profundo, de ir normalizando privatizar servicios públicos, de ir demonizando los sindicatos, de abandonar los principios por los negocios (con China, por ejemplo, el campeón mundial en ejecuciones de pena de muerte), de certificar la desaparición de sistemas económicos alternativos al caer el muro de Berlín… Desde la iglesia se apoyó el golpe de estado de Pinochet, y Juan Pablo II persiguió hasta la exterminación a la teología de la liberación.

 

pendulum_brass-12311.jpg!d

 

Fue el 11 de septiembre de 1973, como cuenta Naomi Klein, cuando el péndulo cambió de dirección. Desde 1917 el péndulo iba en la dirección de dar más poder a la población, de los cambios de los años 30 hacia una nueva forma de entender la sexualidad, con una ignorada revolución española, siendo todo eso aplastado (con un nuevo cambio de dirección del péndulo) por el fascismo en Europa y por una sociedad muy conservadora en EEUU, herencia de la Segunda Guerra Mundial. Ese mundo tan tradicional se fue abriendo al moverse de nuevo el péndulo en la dirección de la generación beat, de la lucha por los derechos civiles, por una sociedad más humana (el pacifismo, el ecologismo, la liberación sexual incluyendo la LGTB…) y eso fue frenado con la decisión de dar un golpe de estado en Chile, con el argumento de que Allende era un peligro para la zona, como oímos argumentar cada vez que se quiere invadir un país (peligro desmentido por toda la documentación de la época y el mismo Kissinger). Lo que sí era un peligro para los intereses estadounidenses era su idea de nacionalizar los recursos del país: si no dependes del Fondo Monetario Internacional es más complicado privatizar tu país o aprobar legislación que perjudiquen a la población.

Como recordatorio del momento en que giró el péndulo, dejo el último discurso de Allende el día que lo asesinaron.El día que comenzó la miseria (económica y de principios) en que vivimos hoy día.

Desde ese momento, se fue derechizando la economía y las ideologías…hasta donde estamos ahora con idiotas como Trump y Bolsonaro enfrentando a todo el mundo, sin pensar ni un minuto que el odio que publicitan desde las instituciones tiene consecuencias reales en nuestras vidas. Lo que me da siempre la esperanza es que, a pesar de lo desesperante que es ver a la extrema derecha ocupando más y más espacio, siempre ha girado el péndulo en las dos direcciones ¿Cuándo va a cambiar la dirección del péndulo hacia un mundo más humano? Se intentó en el cambio de siglo con la “insurgencia neozapatista” de Chiapas y los foros sociales mundiales. Pero no hubo suerte ¿Será el cambio climático lo que hará cambiar el mundo de nuevo?

Si te preguntas qué hago hablando de esto, si te preguntas qué tiene que ver esto con la forma en que vives todo lo que es sexualmente relevante en tu vida…piénsalo otra vez. La educación sexual sería diferente. Nuestros derechos serían diferentes. Nuestra vida sería muy diferente.

 

No comments yet

Leave a reply

Message:

logo_lateral
 

Archive