Selección de idioma

El papel fundamental de la prensa en las campañas de #MeToo

14 August, 2019 at 14:10/ por
Tarana Burke 2018

Abusos sexuales han existido siempre. El chantaje en el trabajo sobre personas con menos poder ha existido siempre. Que tuvieran más poder los hombres…bueno, qué vamos a contar. Incluso hay denuncias de todo eso por mujeres con muchos medios y mucha visibilidad a su favor ha habido desde hace mucho (como Sharon Stone, que tuvo esta reacción cuando le preguntaron si había sufrido acoso: dijo “lo he visto todo”) y comentarios de pasada de miles y miles de mujeres.

Un cambio crucial hacia la situación actual se suele colocar en Talana Burker hace 12 años, con el #MeToo como una forma de poner en contacto a todas las mujeres que habían sufrido abusos. Desde ahí hasta hoy día han surgido varias oleadas bajo el nombre #MeToo poniendo en contacto a todas las víctimas de diversos casos, y que también ha servido para casos como los miles por sacerdotes. Además de ese cambio de enfoque (ponerse en contacto quienes habían pasado por esa situación), se ha producido un cambio (entre otros) que me parece fundamental: El papel de los medios de prensa.

Hasta el movimiento #MeToo, que yo recuerde, los medios NUNCA daban difusión a estos casos hasta que había una sentencia firme que no llegaba hasta décadas más tarde o simplemente se archivaba. Esa actitud de silencio de los medios de comunicación era la manera de evitar una demanda por difamación o similares por parte del denunciado. Lo malo es que eso significaba que el caso era silenciado y, cuando se podía decir algo, como con Plácido Domingo, todo el mundo lo pone en cuestión siendo tantos años más tarde. Si tiene que esperar a una sentencia firme, las cosas se complican mucho, porque la justicia no se da en el vacío: se da en un país concreto, con unos vicios concretos, un sistema judicial concreto… En nuestro país por ejemplo es muy garantista, lo que tiene sus ventajas y desventajas. Pero si ya se han dado sentencias muy injustas con todas las pruebas, no es difícil imaginar injusticias similares en casos en los que haya sin pruebas tan obvias (como el maltrato años más tarde, una vez superado el miedo).

Ahí es donde creo que hay un cambio inmenso: Ya no se espera a que haya una sentencia firme para hacerlo público, sino que se considera prueba suficiente un número de testimonios que lo hace muy creíble. Lo bueno de la situación actual es que permite que sea mucho más rápido (aunque con errores cuando se difunde un caso por redes sociales que no tiene muchas víctimas detrás y resulta ser un montaje). Ahora, una vez comienza a denunciarse un nuevo caso, los medios hacen su trabajo (la inmensa mayoría de las veces): preguntan a mucha gente antes de publicar el reportaje. Y después de todo eso, con muchos testimonios detrás, publican una noticia que no, todavía no tiene una sentencia firme, pero sí parece lo suficientemente creíble al tener tantas denuncias detrás.

¿Es el sistema ideal? Pues no, seguramente no. Lo ideal es que funcionara la justicia de otra manera… (pero mientras esperamos, pueden pasar muchas décadas y muchos casos). Pero sí parece mejor que el silencio público que ha existido hasta hace poco en el que nadie decía nada por si acaso. Ahora los medios sí toman partido dándolo a conocer. Y eso ayuda, como dice mi Santa, a que ahora haya una penalización hacia los hombres mucho mayor en todo lo relacionado con la “conducta sexual”, algo que hasta ahora sólo existía sobre la conducta de ellas, desde poder asesinar a la esposa en nuestro país en los años 60 (uxoricidio honoris causa*) hasta la presión de todo el entorno ( e interno, por la educación) por ser un putón, sea por el tratamiento del crimen de Alcasser, como por otros medios y la cultura del doble rasero de opuestos masculino/femenino en general.

 

Tarana Burke 2018

Tarana Burke 2018

 


 

*Nota sobre legislación ya derogada: “La legislación penal española suprimió ya, acertadamente, el uxoricidio honoris causa (el marido que mata a la mujer o al adúltero sorprendidos en flagrante adulterio) en el año 1963 por la presión científica llevada a cabo por la doctrina de nuestro país. Su torpe redacción no resistía la más leve crítica, y su introducción, en el año 1944, constituyó uno de los muchos errores de dicha reforma. Sin embargo, todavía subsisten tipos delictivos como es el caso del artículo 410 del Código Penal, en el que se castiga con una pena sumamente leve a los abuelos matemos y a la madre que para ocultar su deshonra mataren al hijo recién nacido. Y se mantiene a pesar de las críticas que ya desde 1848 se le han venido haciendo al citado precepto, expresión de la más pura concepción calderoniana de la honra. La última reforma penal, de 25 de junio de 1983, debiera haber adoptado una actitud más actualizada o quizá, precisamente, más civilizada y justa con respecto a dicho precepto.” (Fuente)


Advertencia: Como es de esos temas polémicos que siempre provocan un #NotAllMen, aviso que aquí se borran los comentarios fuera de lugar sin discusión previa. Por si os queréis ahorrar la adrenalina y frustración.

No comments yet

Leave a reply

Message:

logo_lateral
 

Archive