Selección de idioma

El poliamor y el feminismo

29 January, 2015 at 11:00/ por
opening_up_copie-1540px

Ayer en la fundación Entredos hubo un acto público que ha sido el que ha tenido mayor asistencia de todos los eventos que han tenido en cinco años, según Tania (que estaba cuidando de que el evento saliera lo bien que salió). El título del evento era “Poliamor: retos, realidades y experiencias”. Como dijo Tania, algo revuelve por dentro el tema cuandoproduce semejante expectación.

Con lo que me quedo del evento es con las cinco historias de las cinco personas que hablaron, Tania, María, Miki, Pat y Roma (no sé cuanto fuera del armario están, por eso sin apellidos…) Fue una coincidencia genial haber estado escuchando ayer una entrevista a Janet Hardy (la coautora de “Etica Promiscua”), que se supone que por experiencia sabe mucho, ha pasado por mucho y ha aprendido mucho… y ver que las conclusiones a las que acababa llegando se parecían tanto a las de María y Tania.

Algunas personas malinterpretaron el objetivo de la charla, o lo que dijeron esas cinco personas —como se malinterpretan a veces estos posts— creyendo que hablar de poliamor es hablar defendiendo el poliamor como La Solución Definitiva. Y no. Algunas de las experiencias eran muy dolorosas. Cuestionando las mil etiquetas que les ponen, los moldes en que les quieren hacer encajar.

Como dijo Roma —siempre con esa capacidad de abrir la foto, de situar el debate en un marco más amplio— “poliamor” es una palabra-paragüas —con todas las limitaciones y pegas de las palabras paragüas— que vale para meter bajo ella un montón de tipos de relaciones, de opciones opuestas, de herramientas diferentes, de recursos, de referentes excluyentes… Porque lo que sí tenemos claro —quizá lo único que tenemos en común— mucha gente es que es la monogamia como opción por defecto lo que no nos vale. Por exclusión eso deja fuera un universo de opciones posibles: En ese universo no monógamo se puede encontrar desde la monogamia ELEGIDA tras haberse planteado muchas cosas a quien considera que estar en monogamia es seguir apoyando un sistema parejocéntrico (sería una especie de no-monogamia política, como el lesbianismo político) hasta quienes optan por el poliamor simplemente por moda. Desde feministas que lo intentan poner en práctica de la mejor manera posible a heterosexuales que lo ponen en práctica como “swinging progresivo”, como una manera de follar con mucha gente permitiendo que haya implicación emocional.

https://www.flickr.com/photos/toxi/613818768

https://www.flickr.com/photos/toxi/613818768

Es un error que se comete a menudo, sea al leer Etica Promiscua, sea Opening Up o cualquier otra guía: Que se va rápidamente a leer el capítulo de celos y luego se va echando un ojo al resto, ya sin muchas ganas, a veces ni se lee. Pero resulta que donde están las mayores cargas de profundidad de esos libros es en los primeros capítulos. Se comete el error a veces de pensar, “buah, esto ya lo sé, esto es obvio, esto no tiene nada de glamour”. Se cree que no es nada cool ponerse a leer sobre cosas tan habladas como el autoconocimiento o la comunicación… sin darse cuenta que ese es el aire que se va a respirar (es algo que no se ve, no es obvio) cuando se esté en una relación no monógama. Y por eso hay a quien le falta el aire en ese tipo de relaciones: No ha hecho ese trabajo previo —muy largo, muy pesado, abrumador— de conocerse realmente, de repensarse personalmente, de repensar las relaciones, de pensarse muchas cosas.

Se pasa por alto que en esos capítulos iniciales están, precisamente, los cimientos del resto de las ideas. Por eso aprovecho y copipego otro fragmento de Opening Up y un ejercicio de autoconocimiento. Ese que vais a leer y pasar de largo, que no vais a probar a sentaros y dedicarle una hora a escribir sobre el tema (una hora parece mucho pero igual llevas el mismo tiempo viendo facebook).

https://www.flickr.com/photos/peter_jepsen/354719831

https://www.flickr.com/photos/peter_jepsen/354719831

Lo único en común de quienes somos activistas de relaciones y/o sexo no convencionales es que, precisamente, el traje de lo convencional, de lo que se ofrece “de serie” se nos queda pequeño. Pero cada activista que conozco defiende cosas muy distintas. Y afortunadamente, la mayoría de activistas que conozco no son “repartecarnés”, que abundan TANTO en cada “subcultura” (sea poliamor, sea BDSM, sea swinger, sea lo que sea). Gente que te dice “es que no lo estás haciendo bien”, “es que eso no es poliamor” y demás comentarios cansinos sobre los que, afortunadamente, ya te avisa Ética Promiscua. Ese es el error común: Creer que Ética Promiscua o que Opening Up son la “Biblia de la Verdad Absoluta sobre el Poliamor”, creer que son libros que defienden un único modelo de relación. Sólo hay que leer con un poco de atención los primeros capítulos para darse cuenta que defienden lo contrario: El poliamor no es más que una palabra paragüas para llamar al tipo de no monogamia donde hay implicación emocional entre más de dos personas. NADA MÁS. A partir de ahí los dos libros dan herramientas para que CADA PERSONA cree en su entorno el tipo de relación ÚNICA que mejor se adapte a su situación personal y social.

Al final que te salga mejor esto del poliamor no consiste en que leas lo último que se ha publicado, en que tengas que viajar a San Francisco, en que tengas que vivir en un tipo concreto de sociedad, o en que alguien te dé el carnet. Lo que intentes en la no monogamia te saldrá mejor cuanto más lejos hayas llegado a la hora de conocerte. Cuanto más te conozcas, más lo entenderás y más te ayudará a saber cómo manejarte en un terreno con tan pocos referentes. Para eso copipego el fragmento y el ejercicio. Vas a tener que dedicarle un tiempo a pensar, ya sea a solas o en compañía. Pero si es un tema que te importa, te hará falta dedicarle algo de tiempo. No estás en forma automáticamente con sólo desearlo, debes entrenar un poco todo los días…

Pongo en negrita los fragmentos que más tienen que ver con lo que he comentado, que si no, puede que se pasen por alto y vuelva a parecer que esto es un post defendiendo lanzarse al poliamor de cabeza. Y no.

La imagen a continuación, por cierto, es la portada de Opening Up en castellano, otra portada hecha por la misma autora de la de Ética Promiscua, Marie Meier. La publicamos ayer en la página de Opening Up en Facebook.

opening_up_copie-1540px

Autoconocimiento

Conocerse bien es clave para todas las relaciones y debe de ser el punto de partida para personas que estén valorando la posibilidad de una relación abierta. Mientras no tengas claro quién eres tú, qué es importante para ti y qué necesitas y deseas, la comunicación no podrá llegar más allá. Es cierto que no necesitas tener todo claro antes de empezar a hablar. De hecho, a menudo ayuda a aclarar las ideas y deseos debatirlos con otra persona o pedir la opinión de alguien que lo vea “desde fuera”. Pero cuanto más sepas sobre tus deseos, tus problemas y tus objetivos, más podrás aportar en el proceso de comunicarte.

Anita Wagner, una educadora en poliamor y confundadora de la Chesapeake Polyamory Network, equipara la autoconsciencia con la inteligencia emocional, concepto popularizado por el libro “Inteligencia Emocional” de Daniel Goleman. Anita dice:

La inteligencia emocional para mí significa entender cómo funcionan tus propias emociones. Por ejemplo, alguien que tiene problemas con el abandono o serios problemas de autoestima debe ser consciente de ellos. Deben saber que esos problemas les va a hacer especialmente vulnerables a la hora de tener éxito en las relaciones poliamorosas. Si no trabajan sobre esos problemas y los controlan, la primera vez que su pareja salga de casa para estar con otra persona, les va a tocar de manera importante la tecla del abandono. Ya es suficientemente duro para quienes no tienen esos problemas… Cuanta más inteligencia emocional tengas, más fácil te será resistir los retos emocionales”.

https://www.flickr.com/photos/karola/3623768629

https://www.flickr.com/photos/karola/3623768629

Algo que se hizo patente en mis entrevistas es que no hay muchas personas en la no monogamia que deambulen sin sentido por su vida con la cabeza baja, simplemente haciendo lo que hace el resto. Las personas con las que hablé están activamente comprometidas con su propio crecimiento personal y el crecimiento de sus relaciones. Expresaron mucho interés por conocerse a sí mismas (y a otras personas) a fondo. Buscan el autoconocimiento por medio de prácticas variadas, que incluyen terapia, leer, escribir, tener un diario o un blog, acudir a talleres y a grupos de apoyo, meditación y otras prácticas espirituales. Esto no quiere decir que todas las personas no monógamas tengan una mayor conciencia de su mismas que otras personas (las personas que entrevisté era un grupo autoseleccionado), pero trabajando sobre sí mismas, están mejor equipadas para estar en complejas relaciones no convencionales.

 La sociedad ha determinado una serie de expectativas cuando se habla de amor y relaciones sexuales: Cómo debe ser una relación, cómo debe comportarse cada persona (y esas conductas vienen normalmente dictadas por roles de género tradicionales), cuánto tiempo deben verse antes de que la relación sea seria, lo a menudo que deben pasar tiempo juntas, cómo deben expresarse su amor y cariño mutuamente. Hay ideas rígidas sobre todas estas y más cosas, empezando por la más obvia: Que las relaciones de amor suceden entre dos (y sólo dos) personas que tienen un vínculo sexual y emocional. Dentro de nuestra cultura centrada en la monogamia, la fidelidad es definida como la exclusividad sexual y emocional con una persona. Estos valores y otros muchos son reforzados continuamente a todo nuestro alrededor: A través de ceremonias tradicionales de boda, de revistas para hombres y para mujeres, programas de entrevistas y libros y películas convencionales. Te reto a que tires todo eso a la basura y empieces desde cero. Puede parecer un proyecto abrumador, pero mientras no te liberes de lo que piensas que se supone que debes creer y cómo debes actuar, no puedes imaginarte qué incluyen tu(s) relación(es) ideal(es).

 

La pitufina salió de https://www.flickr.com/photos/jflinchbaugh/13801449033

La pitufina salió de https://www.flickr.com/photos/jflinchbaugh/13801449033

 

EJERCICIO : Creando relaciones auténticas

Las siguientes preguntas tratan sobre temas que la mayoría de la gente da por sentados y deja que la sociedad las defina por ellas. Puedes empezar con un folio en blanco y crear tus propias definiciones.

  • ¿Cómo defines intimidad y cercanía?

  • ¿Para ti, qué componentes tiene una relación?

  • ¿Hay tipos de relaciones diferentes que desearías poder tener?

  • ¿Cuánto debe durar una relación importante?

  • ¿Qué es sexo?¿Es la penetración?¿Es más especifico: penetración pene-en-vagina o pene-en-ano?¿Qué sucede con la estimulación y penetración manual, el sexo oral, los juguetes sexuales, el BDSM?

  • ¿Qué tipos de cosas consideras íntimas? ¿El sexo, tocarse sexualmente, el contacto genital, una sesión BDSM sin una faceta sexual?

  • ¿Debes vivir cerca de una de tus parejas para que sea importante?

  • ¿Cómo defines fidelidad?

  • ¿En qué consiste la conducta amorosa, cariñosa, sexual y romántica? ¿Dónde encajan en tus definiciones cosas como el flirteo, besarse, las cartas de amor, hacerse regalos, tener citas, tener una relación, las llamadas de teléfono, los emails y la mensajería instantánea?

  • ¿Qué significa el compromiso para ti?¿Como defines una relación con compromiso?

  • ¿Cuáles son las cosas más importantes que necesitas en una relación?

  • ¿Cómo es para ti de importante vivir con una de tus parejas?

  • Siendo realistas ¿cuánto tiempo y energía tienes para dedicarlas a una relación?

 

 

1 Comment to “El poliamor y el feminismo”

  1. AshTry says:

    Hasta me he cabreado un par de veces conmigo misma!

    Gràcias

Leave a reply

Message:

logo_lateral
 

Archive