Selección de idioma

Empapados en sangre y semen (3) [Traducción propia]

20 May, 2011 at 5:00/ por


Na, sigue sin arrancarse nadie a traducirlo. Seguimos aquí entonces:

En mis círculos culturales queer siempre se ha dicho que el trabajo de Grahn’s es por lo menos 30 años por delante de la cultura de su tiempo, especialmente “Una mujer hablando a la muerte”, escrito en 1973 y publicado por “The Women’s Press Collective” en 1974. La prueba de que Grahn se orientaba por las estrellas [entiendo que el sentido es que “no seguía a nadie” o “iba por su cuenta”] llegó en la entrega de los Oscars el año pasado [2005] cuando la película Crash fue premiada como mejor película. Chash, justo 30 años después que “Una mujer…” es prácticamente igual en tono, argumento y personaje.

De todos modos, el proyecto de Grah de poner a las mujeres en el centro de la formación de cultura, “Sangre, Pan y Rosas. Como la menstruación creó el mundo [6]” fue un texto que me fue muy difícil de entender cuando lo leí por primera vez en 1993. Ansioso por una continuación de “Another Mother Tongue”, no pude aceptar una historia centrada en las mujeres en la menarquía que se metiese en historias de sangre. No podía colocarme a mí mismo dentro de la Consciencia Metamórfica, mi cuerpo no cuadraba con el pensamiento e instantáneamente rechacé su trabajo como un giro equivocado de Grahn. No fue hasta 2005, frustrado con el camino sin salida secular de la teoría queer, marcado por el brillante análisis de Dana Neacsu sobre la teoría queer, Marxismo y religión en su ensayo “The Wrongful Rejection of Big Theory by Feminism and Queer Theory [7],” [PDF enlazado] que de nuevo retomé “Sangre, Pan y Rosas” (Blood, Bread and Roses) desesperado por una historia sobre el origen que pudiese reconciliar a la gente queer con la cultura.

En una entrevista hecha a Grahn en su casa en Palo Alto, confesé mi contrariedad con la Teoría Metamórfica y la sensación de desconexión. Grahn me sugirió que me plantease cómo “situarme” dentro de la teoría. Me preguntó si me “jugaba algo” al hacerlo y como podría construir una metodología para trabajar con ello [8]. El tema más importante para mi trabajo era como la Teoría Metamórfica y la Teoría Queer podían reconciliarse y si ese proyecto hablar sobre las maneras en que el sexo y conductas gays ayudaron a crear cultura.

Ella sugirió que el acceso a la Consciencia Metamórfica debe venir de mi propio cuerpo y empecé a meditar sobre mi propia sangre. Hablamos sobre el sangrado anal en el sexo gay, la sangre en el SIDA, y la sangre producida por cortes, tatuajes y piercings que se han convertido en tan comunes dentro de las comunidades queer. [9] Comencé a preguntarme sobre el significado de mi sangrado en mi propia historia.

—————–

[6] Judy Grahn, Blood, Bread and Roses, How Menstruation Created the World (Boston: Beacon, 1993).

[7] Dana Neacsu, “The Wrongful Rejection of Big Theory (Marxism) by Feminism and Queer Theory: A Brief Debate” (May 9, 2005). Working Paper 616. http://law.bepress.com/expresso/eps/616

[8] Judy Grahn, interview by the author, October 17, 2006.

[9] Judy Grahn, interview by the author, February 20, 2007.

———————————————————————————————
Traducción propia. © la mosca cojonera 2011. Derechos de su autor original.

No comments yet

Leave a reply

Message:

logo_lateral
 

Archive