Selección de idioma

La pornografía y la ignorancia

16 December, 2020 at 12:46/ por
SEXO 2019-02-07 at 12.48.27

La pornografía ocupa todo el espacio que le dejemos a la ignorancia sobre todo lo que es sexualmente relevante en nuestra vida. No me refiero a la ignorancia sobre posturas, o cómo se folla, sino a cómo son los genitales, cómo funcionan,cómo son las pieles (donde hay vello, dónde no, si hay granos, etc), a qué hacer con las fantasías problemáticas, a saber qué nos excita y cómo lo hace, a por qué nos gusta dejarnos hacer o ser quien hace, a por qué con unas personas nos excitan unas cosas pero con otra gente cosas que no esperábamos, a por qué las cosas se complican tantísimo en relaciones a largo plazo, por qué las ganas van y vienen, por qué no sentimos lo que creemos que deberíamos sentir y un infinito número de preguntas que nos hacemos toda la vida y que, si nadie nos las cuenta en ninguna parte, se termina buscando donde sea. Si algo tiene nuestra curiosidad es que no le gusta que sigamos siendo ignorantes. Queremos saber más de las cosas que nos importan tanto, con las que tenemos que vivir 24 horas al día. Nos gustaría preguntar a nuestro alrededor, pero son cosas que nos dan vergüenza. Y cuando conseguimos preguntar, cada cual nos cuenta una cosa. Y google no ayuda.

De momento se está haciendo un trabajo inmejorable que está consiguiendo que cada día aumente más la “ignorancia sexual”. Y para ocultar esa ignorancia generalizada, se pone el foco en la educación sexual de menores, en lo que afecta el porno a esa educación, cuando en realidad esa educación de momento casi ni existe ni se le espera, excepto honrosas y escasísimas excepciones. Se pone el foco en 8 millones de menores (aprox) en nuestro país… olvidando que se están criando con 39 millones de mayores de edad a su alrededor que tienen exactamente las mismas dudas… con el problema de que CREEN saber las respuestas.

En este blog nunca se ha hablado de educación de menores, y nunca se hablará del tema. Es una cuestión que dejo a profesionales que se han especializado en ello. Por eso todas las actividades, contenidos, eventos, charlas organizadas por golfxs con principios (o mi trabajo como sexólogo con mi otro alter ego) son siempre para mayores de 18 años sin ninguna excepción. Y en este blog, y en las charlas, los talleres, las actividades se puede comprobar que esa ignorancia es generalizada. No porque hagamos las cosas mal. No porque no nos informemos. Sino porque arrastramos muchas ideas equivocadas desde hace siglos, y aunque cada día se hable más de sexo, se puede ver que eso no ha hecho que cada día se sepa más, sino que cada día haya más fuentes contradictorias, o que prometen soluciones…que nos siguen manteniendo en los mismos líos.

Ivan Rotella y Ana Fernandez hablaban en Edusex2020 de educación sexual. Podéis ver su ponencia completa en la página de Bizigay en Facebook en el minuto 1:25:50 (una hora y media después, tras la ponencia de Laura Marcilla (como el café), la sexóloga almeriense, sobre usos y consumos de pornografía. Y ahí Iván decía algo imprescindible para asesorar a quienes ven porno: HACERLES DUDAR DE SUS CERTEZAS.

Como cuentan Ivan y Ana, el problema no es solo que la gente vea porno ¡Es que se lo crean! Que no sepan cuánto tiempo es “normal” mantener una erección, qué razones hacen que se mantenga o que no, que no sepan si es posible eyacular durante 1 minuto o 5 minutos, si es posible tener orgasmos de un tipo o de otro, si esos chorros inmensos que ves saliendo de una vulva son una eyaculación, un orgasmo, algo diferente… Y así, cuando se quiere educar, tampoco se sabe, en realidad, qué contestar, porque tenemos la misma ignorancia.

Se cree que se cubre un mínimo de educación sexual cuando se sabe sobre embarazos y las infecciones, cuando en realidad es la misma educación que se daba en los años 40: “Cuidado, no te quedes embarazada” y “cuidado, que no te contagien nada”. Eso sí: ni se explican las condiciones que se tienen que dar para que (sí) se produzca un embarazo, ni se amplía el repertorio erótico a muchísimas más cosas que las que embarazan. No. La cosa está en evitar embarazos… mientras (en las relaciones heterosexuales) se siguen repitiendo una y otra vez los mismos juegos en la cama que giran alrededor del modelo reproductivo. Esa inevitable confusión a la que se llega si te insisten todo el rato en un único modelo, el reproductivo, al mismo tiempo que te repiten una y otra vez. La cosa está en evitar los contagios… mientras no se sabe ni cómo se contagian, ni que todo el mundo las tenemos y nos las vamos transmitiendo (como el papiloma y el herpes, como explico en el enlace más abajo).

El miedo como emoción principal para educar ¿Qué podría salir mal? Así no es raro que se tengan tantas ideas equivocadas sobre las ITS. Yo pongo mi grano de arena,  junto con más profesionales con quien colaboro y recomiendo, pero es complicado si todo el mundo educa en la dirección opuesta…

Con la educación sexual es igual. Con el blog, charlas, debates, entrevistas a expertas, cursos gratuitos y de pago pongo mi grano de arena en esa educación y espero que quienes lo hacemos (mucha gente en todo el país) se nos vaya escuchando cada vez más en lugar de centrarse sólo en visión sanitaria/psicológica que es muy útil, es parte de lo que hace falta, sobre todo con lo dura que está siendo la pandemia. Pero no es la única. Los seres humanos somos muchisisisisisisisimo más que embarazos, infecciones y conductas patológicas que “necesitamos reparar”.

No comments yet

Leave a reply

Message:

logo_lateral
 

Archive