Selección de idioma

No deberíamos poner el modelo
antes que la persona

3 June, 2015 at 11:00/ por
https://www.flickr.com/photos/calott23/4157219076/

¿Alguien sabe lo que es el powerwalking? Como cuenta El País, “de manera simplificada, se trata de “caminar movilizando los brazos, activando el abdomen y elevando ligeramente la punta del pie”, explica Agustín Rubio, gerente de Running Company Madrid”. Caminar de manera energética. Y ahí la cuestión se divide en varias posturas: Hay quienes se toman el powerwalking en serio y salen a caminar. Hay quienes se burlan del powerwalking porque no les parece más que el paseo-de-pensionistas-de-toda-la-vida, pero con un nombre modernizado y ropa fluorescente. Hay quienes consideran que, si quieres hacer ejercicio, es mejor salir a correr.

En esa valoración lo que se olvida es que quizá quien sale a “powerwalkinar” lo hace después de una lesión corriendo, con lo que no tiene más opción que salir a caminar. O quizá lo que no tiene en cuenta quien se burla del powerwalking porque prefiere ir a correr… es que quizá acaba de empezar a correr, pero, las posibilidades de que sufra una lesión antes o después que le haga dejar de correr son muchas. O a lo mejor es que ya tiene actividad suficiente en su vida todos los días… Las circunstancias pueden ser muchas.

Unas formas de correr o andar son mejores, otras peores…, un nombre de moda…, algo ridículo… para cobardes… Este ejemplo y muchos otros se pueden aplicar a lo de los modelos de relaciones: Unas son las buenas, otras las mediocres, otras para gente novata, otras para gente poco comprometida, otras sólo valen para quien quiere divertirse, pero no si quieren hacer ejercicio en serio…

Lo que se suele olvidar en los debates sobre qué tipo de relación es el mejor, es que solemos decir a otras personas cual debería ser su tipo de relación… basándonos en nuestras propias valoraciones sobre esos tipos de relación. Y queriendo dar una solución, olvidamos un factor fundamental al “recetar” ese tipo de relación: Muchas veces no sabemos todo el historial médico emocional de esa persona, sólo hemos visto unos pocos síntomas y creemos tener ya la solución, después de haber visto unos pocos síntomas.

A veces se me han acercado personas contándome su relación, contándome quienes eran las personas involucradas, lo que querían conseguir, lo chocantes que les resultaban algunas situaciones, algunos sentimientos, y me preguntaban cómo hacer para que su relación se convirtiera en algún modelo de relación que ya tenían en la cabeza: Cómo hacer para que fuese poliamorosa, o de cualquier otra manera. Resultaba chocante ver a esas personas queriendo “sacrificar” partes de su relación para que coincidiesen con un modelo previo a su relación. Esa es una ventaja de la anarquía relacional: Prescindir de esos modelos previos en los que habría que encajar. En esos casos obviamente lo que les sugería es que hicieran como dicen Dossie y Janet en Ética Promiscua: La relación puede tener la forma que les dé la gana.

Importa mucho más en las relaciones que sean honestas, no estafar a quienes se han hecho vulnerables en tu relación contigo. No aparentar una cosa cuando se está persiguiendo otra. A partir de esa regla básica, de no engañar a nadie, ni hacia fuera, ni tus propias ideas y deseos… el resto es lo de menos. ¿Qué forma tendrá tu relación? La que necesites. Ahora afortunadamente el “menú” disponible para elegir el tipo de relación es más amplio, y consensuado. El centro de toda la cuestión es tu propia historia, y la de las personas que se relacionan contigo, vuestra propia historia y esa relación se debe adaptar a vuestra situación como un guante. como un traje a medida. Y cada situación es diferente. Es imposible que dos o más personas relacionándose repitan una situación: Es imposible que hayan tenido las mismas experiencias, los mismos desengaños, los mismos problemas, las mismas satisfacciones y expectativas…

Por eso mismo donde es más razonable fijarse es en qué se adapta mejor a la situación particular de una determinada relación (sea de dos o más). Da igual si ese tipo de relación tiene un nombre más moderno o menos, si es más cool o menos. Antes del modelo, debe estar la historia de las personas que están en esa relación. Y especialmente en las relaciones no monógamas, no hemos salido de un corsé para meternos en otro. No hemos salido de todas las normas y expectativas monógamas para caer en lo mismo, pero ahora con el poliamor, la anarquía relacional o lo que sea. Una vez que te quitas el corsé, lo mejor que puedes hacer es respirar a gusto: Respirando tranquilamente y a fondo se piensa con mucha más claridad.

—–

Imagen principal: https://www.flickr.com/photos/calott23/4157219076/

 

 

No comments yet

Leave a reply

Message:

logo_lateral
 

Archive