Selección de idioma

¿Qué es un kinkster?

23 July, 2008 at 6:06/ por


El palabro no es fácil de traducir… por lo menos no aparece en Wordreference ni MerriamWebster.
La única que encuentro es del Urban dictionary, donde proponen a la gente que defina las palabras y allí dan esta definición que es la que más me gusta, por ser la más amplia:

“One who enjoys and participates regularly in “kinky” sexual activities”

O sea, “persona que disfruta y participa regularmente en actividades sexuales pervertidas”.

En un blog de bdsm recién abierto, Insane Journal, lo definen como término “cariñoso” para llamar a cualquiera que participa en actividades BDSM [1] .

Si nos queremos ir a una definición más como grupo, la podemos encontrar en Teramis.com, donde da algunos datos dentro de la definición de qué es y qué no es el BDSM:


Como grupo de población, los “kinksters” no han sido estudiados con la profundidad que lo han sido otras minorías sexuales. De todos modos, hay un grupo cada vez más numeroso de psicólog@s, sexólog@s y sociólog@s que dan una visión más considerada con la gente que habitualmente practica bdsm. Como dice la socióloga Gini Graham Scott en su libro Erotic Power [1], “una gran variedad de personas con una vasta gama de intereses eróticos participan en el sadomasoquismo. Sus biografías, actividades y actitudes no se parecen al estereotipo que describe el sadomasoquismo como una forma de violencia y daños fisicos (violence, mischief, or mayhem) perpetrados por personas inestables psicológicamente que buscan herir a otros o ser heridos… Dentro de esta comunidad la mayoría son sensatos, racionales, respetables, gente corriente en el resto de los aspectos de su vida. Esta comunidad, al contrario de la imagen pública que tiene, es cálida, cercana y da mucho apoyo”.

O sea, que se puede resumir que serían personas o bien que practican BDSM o que practican “kinks”, perversiones. En los dos casos tenemos el mismo problema: la visión tan limitada de las dos cosas que hay en España, donde generalmente se entiende BDSM como “sado” (dejando fuera fetichismos y perversiones varias) o los “kinks”, que no existen habitualmente en las charlas sobre estos temas.

Yo siempre he tendido a llamarle “perversiones” a los “kinks”, más que parafilias —aunque los agrupe bajo ese nombre aquí, por ser el que usa la wiki originalmente—, que me suena un término demasiado médico. Me gusta más reclamar el término “pervertido” como algo positivo, igual que se hizo con maricón, marica, bollera y tantos otros términos…

Así, la definición que haría yo de “kinkster”, a falta de que me déis vuestras versiones, sería “personas que practican perversiones consensuadas de manera habitual“.
Y usaria kinkster en castellano, que ya viene “neutra” de serie, o en su lugar, “pervertid@”.

Me parece un término muy muy útil para los que no caemos sólo dentro de una categoría…

[1] “A kinkster is a friendly term used in the BDSM community to refer to someone else who also participates in BDSM activities.”

[2] Scott, Gini Graham. Erotic Power. Citadel Press, 1984

9 Comments to “¿Qué es un kinkster?”

  1. Mira que me jade el tener que andar etiquetando todo, aunque en este caso creo que el termino en si puede ser muy útil.

    Lo complicado es encontrar alguna palabra que traduzca términos como este ó como bizarro (que también tiene lo suyo).

    Por mi parte creo que has dado con el quiz de la cuestión, como “kinksters” creo que pueden encajar un 90% de quienes se mueven en ambientes eróticos, desde swinger hasta BDSM, pasando por cualquier otro tipo de “categoría” que se nos pueda ocurrir.

    Un abrazo.

  2. Perdón quería decir “Mira que me jode”

  3. Pues mira que a mi SI me gustan las etiquetas, NO para tener que coincidir yo dentro de ellas (ni somos polypoly, ni swingerswingers, ni bdsm “puro”… en ningun sitio nos consideran de los suyos), sino para poder explicarle a alguien de qué vas. Antes del palabro polyamor, nos resultaba mucho mas complicado procesar-comentar qué era lo que hacíamos nosotros,…

    Para mi las palabras no son una forma de adornar las ideas. Es que las ideas nacen de ellas, se forman a partir de ellas. A mi sí me ayuda que haya más categorías, en lugar del blanco-negro, bueno-malo, normal-raro, al que tendemos aqui generalmente.

  4. Si para eso están muy bien, pero no me gustan por que siembre habrá quien no encaje en ninguna de ellas y quienes (la mayoría)no entiendan/conozcan a que hacen referencia.

    Pero vamos, que el termino me parece de lo más necesario tal y como están actualmente “las cosas del querer” jejeje.

    Un abrazo.

  5. Ya hombre, pero:

    1. Si no se encaja tampoco pasa nada, son solo como las etiquetas o tags de los blogs… no tiene que coincidir exactamente pero te da una idea.

    2. Y si la gente no conoce a que hace referencia… ¿no las usamos?. Con esa idea, no se deberian usar los mil nombres que se usan para aparatos, acuerdos y prácticas dentro del bdsm. Una cosa es saber esas palabras, que son útiles para los que se meten en estos ambientes, y otra ser pedante al soltarlas como jerga para dejar a otros fuera de juego.

    Y hay la queja de que sean en inglés… somos la hostia. No inventamos ni una, pero no queremos usar las inglesas. Pues nada, ya me dirás como hablarán de la mitad de las cosas relacionadas con internet…

  6. Kastel says:

    Hola,
    No suele gustarme que me etiqueten, pues tengo la percepción de que al hacerlo, me limitan, como si eso que ven en mí excluyera todos los otros “yo” que soy y que nos les muestro.
    Pero reconozco que los nombres son útiles por varios motivos…
    - Las personas con afinidades los pueden utilizar para reconocerse, para identificarse como partícipes de los mismos objetivos. Esto refuerza la idea de colectivo.
    - Lo mismo que toda actividad, disciplina, estudio exige un vocabulario específico que delimita claramente el objeto de su atención, las relaciones sexuales (aquí utilizo este término en su forma más general incluyendo su versión meramente estética) no iban a ser menos, por lo diversas. Nos ayuda a centrarnos.
    - Ahorra tiempo al hablar y ganamos en precisión.

    Discrepo empero de que de las palabras surjan las ideas. Más bien creo que el lenguaje viene en auxilio del pensamiento ante la necesidad de fijarlo y de transmitirlo. Aunque reconozco no ser demasiado creativo así que no puedo saber el proceso mental de aquellos que sí lo son y que quizá de forma natural puedan partir de una palabra y desde ella construyan ideas nuevas.

  7. Santa_Fulana says:

    Escuchándola hablar a mi abuelita -que no padece de males de la cabeza- sobre lo que hacen unos y otros que aparecen en la televisión, su expresión es la de “qué degenerados”. En mí caso -si se enterara se muere- que practico SW, BDSM y alguna vez me he prostituido, el término “degenerada” me caería como sayo hecho de medida.
    L@s “kinster” son eso, como yo y casi el 95% de la población mundial. Porque para ser degenerado basta con que, por ejemplo, empieces por no respetar la vida del prójimo-próximo. Y la formación semántica de esta última frase con la mostración de esa lógica desconcertante del inconsciente: “empieces POR NO respetar la…”.
    Yo creo que somos librepensadores, libres de mente y de cuerpo, hedonistas, lo que quieras, pero en CASTELLANO. Estoy harta de las frases prototípicas en inglés y aquellos nombres que asignan a cualquier acción humana, siguiendo el mandato infame de “cada cosa en su lugar y un lugar para cada cosa” al estilo Comte. Puaj.
    Vivamos, dejemos vivir y gocemos.

  8. Clara says:

    En fin, otra etiqueta más. Hay gente a la que le gusta eso de etiquetar.

  9. […] Aunque las etiquetas suelen encorsetar me identifico bastante con la de kinkster, en especial de como se define y comenta en este artículo. […]

Leave a reply

Message:

logo_lateral
 

Archive