Selección de idioma

Realidades invisibles e invisibilizadas

22 September, 2017 at 12:40/ por
450px-Bi_flag.svg

 

Mañana es el día de la visibilidad bisexual, el 23 de septiembre. Por cierto, creo que es la primera causa por la que salí a la calle como activista, en el Orgullo en Brighton, hace muchos muchos años. Y habiéndolo sido toda mi vida me ha dado tiempo a darle muchas vueltas al tema y ya más recientemente a colaborar con amistades en sus libros , en sus eventos como las jornadas desorientadas o con sus colectivos, como Enrenou. De ahí fue saliendo el término “plurisexualidad” como opuesto a “monosexualidad”, lo que englobaría a quienes son 100% heterosexuales o 100% homosexuales.

Una cosa es muy simple: La bisexualidad es invisible. Es imposible ir por la calle, cruzarte a una pareja chico-chica en la que sean bisexuales y decir “¡Oh, mira que pareja bisexual más bonita!”. O lo mismo si son dos chicos, dos chicas o dos personas que no consigues “clasificar”: Es poco probable que digas “¡Ah, ya se! Deben de ser una pareja bisexual”. Tal como funciona nuestra manera de razonar, parece que sólo es posible que pienses que alguien no es heterosexual u homosexual si va por la calle con alguien masculino a la derecha y alguien femenino a la izquierda. O sólo si eres muy cotilla, y te fijas, cada día que sale de casa, y que te des cuenta que un día es con uno, otro día es con otra. Fuera de eso, se tiene la idea de que o bien eres heterosexual o bien eres homosexual. Y cualquier excepción a la norma será cuestionada: “Te gustan pero… ¿has tenido alguna pareja chico?”, “¿Cuántas parejas chico has tenido?”, etc, como si fuera un peritaje judicial para elaborar veredicto sobre lo que eres… Por esa misma regla, y negando la bisexualidad pero siguiendo esa lógica, quien es gay o heterosexual pero célibe, en realidad no lo sería. Tiene aún pendiente la prueba de autenticidad.

 

 

Buck Angel (wikipedia)

Buck Angel (wikipedia)

 

Lo interesante es que esto pasa también con la transexualidad. En ese caso, si no se pone foto de antes o después,  al ver a Buck Angel, por ejemplo, sólo ves a un señor. “No, no, transexual me refiero que se note que es transexual”. O, igual que en el caso bisexual/plurisexual, se comienza con el peritaje: “Ah mira los pómulos, fíjate en las manos, mira la cadera…”. Por lo que si no se hace visible de una manera intencionada (y nada lógica) lo más probable es que no lo veas a no ser que por la ropa, aspecto etc se quiera hacer visible esa incertidumbre o alguna de las otras muchas categorías posibles.

Pasa lo mismo con la no monogamia: Rara vez sale toda la polícula, toda la red de amores a la calle, y además, dando señales no verbales que te dejen entrever quién tiene relación con quién. De ese modo, si es una relación que, aunque no monógama, se dé “en pares”, es muy problable que sólo se vean parejas o personas solas. Nada más. Por eso cada vez que ha venido alguien a hacernos fotos a un grupo poly, de repente se ven en la necesidad de sumarle algo más “Échale la mano por el hombro, pon tu mano en su pierna mientras echas la mano hacia detrás y tocas a tu otra pareja”. Al final, el único modelo visual que se tiene es la orgía. Y si esas personas no se están tocando entre sí, lo único que vemos es un grupo de tres, cuatro, cinco personas y ¡sorpresón! en la cara no se les nota con quien están.

 

 

leather_latex_and_bdsm_pride_light_flag_drapeau_bandiera_bandeira_flagga-1969px

 

¿Otro ejemplo? El BDSM. Ahí siempre nos quedamos con quien ata a quien, quien domina, quien obedece. Eso simple y llanamente no va a ser capaz, NUNCA, de retratar las relaciones complejas que se dan en la realidad en que, por ejemplo, alguien dominante obligue a la persona dominada a que le ate. Y lo más importante: La imagen (excepto si es un documental bien largo) es imposible que recoja todos los matices del larguísimo proceso de negociación explícita e implícita que hay en las relaciones BDSM. En su lugar, nos vamos a quedar con lo más visible, lo llamativo, lo exótico, el circo. De la realidad completa, de lo complejo, los matices se va a ver poco.

En estos tiempos de lo visual (desde la aparición de la fotografía) siempre se buscan maneras de hacer visible lo invisible. Pero al mismo tiempo vivimos en una época muy compleja. Y si hay algo que convive mal son la imagen y la complejidad. Muy a menudo la imagen tiene que recurrir a estereotipos para hacerse entender sin palabras. Y es ahí donde la complejidad no tiene sitio. En mi caso, mi bisexualidad/plurisexualidad/llámaloX la hago visible con la bandera arcoiris, que la uso en facebook y bastantes sitios más. No refleja todos los matices, pero se hace lo que se puede. Nadie dijo que la sexualidad fuese algo fácil. Mientras tanto, feliz día y semana de la visibilidad bisexual, que ya tenemos otras 51 semanas invisibles al año.

 

 

No comments yet

Leave a reply

Message:

logo_lateral
 

Archive