Selección de idioma

Y no, no tenemos hijos. Ni pensamos tenerlos.

21 October, 2008 at 5:59/ por

Aquí está el mejor resumen que he encontrado, en 40 segundos, de lo que pensamos al respecto. En serio.

13 Comments to “Y no, no tenemos hijos. Ni pensamos tenerlos.”

  1. canuit says:

    Así esta el mundo como esta.
    A mí ese numerito no me lo monta mi hija ni jarta de grifa.
    El Canuit

  2. Anonymous says:

    Sólo una sociedad muy enferma y con ganas de suicidarse puede preferir la comodidad egoísta y narcisista de no tener hijos a educar a éstos convenientemente dándoles un par de hostias cuando hace falta. Lo más divertido es que este egoísmo narcisista venga por parte de gentes “progres” que tienen constantemente en la boca la palabra “solidaridad”… Una simple curiosidad: ¿os importa un rábano lo que pase con una sociedad que deja de renovarse, o bien no habéis enterado de que os vais a morir?

  3. A eso yo le llamo olvidar la medicación… No propongo que nadie tenga hijos… Simplemente nosotros no tenemos.

    Los balnearios están baratísimos con la crisis, relajan mucho.

  4. Anonymous says:

    Ale! Como está el mundo!!
    Hay veces que llega cada comentario!!! Menos mal que hoy está lloviendo!!
    Por cierto… El video buenísimo!! y eso es el principio de la historia, que luego llegan los problemas “crecidos”!!

    Nina

  5. bueno, es el comentario tipico del troll/amargado.
    El apocalipsis está cerca! Arrepentíos! XD

  6. y se ha quedado a unas solas décimas del borrado. Eso del progre, solidaridad,… parece que a esta gente la fabrican en serie,…todos dicen los mismo…
    Veramos si hace oposiciones o no para tenerl todos sus comentarios borrados :)

  7. Ayer escribí un comentario aquí muy largo y luego se perdió. Por supuesto, era antes de que anónimo escribiese nada. A ver si soy capaz de volver a decirlo:

    Este tipo de niños que se acostumbran a conseguirlo todo a base de dar por culo, luego tiene la misma actitud de mayores. Y son la gente que consigue las cosas, mientras que quien quizá tenga un mayor derecho a ellas, pero no se queje, no se lleva nada. Es parte de la cultura chunga de hoy en día: “proteste usted por lo que sea, que alguna migaja de algo le caerá, incluso aunque la protesta no tuviese lugar”. Por supuesto, los anglosajones lo tienen más asentado que nadie: “si me quejo de algo, me compensarán por ello para que me calle”. De ahí salen todas esas denuncias absurdas como la del ladrón que denunció a los dueños de la casa en la que se quedó encerrado sin querer. Si de pequeños se acostumbran a conseguir así que les compren los caramelos, pues de mayores seguirán haciendo lo mismo. Lo peor no sé si le quitan las cosas a quien las merece más legítimamente o que desestiman el verdadero valor de protestar por algo y de reivindicar la justicia.

    El vídeo que ponéis parece muy exagerado, pero yo he visto a niños y niñas comportarse así en tiendas por cosas casi tan insignificantes como esos caramelos. A mí de pequeña ni se me había ocurrido ponerme ni la mitad de histérica por la cosa que más hubiese deseado del mundo. Pero, claro, si todo lo de alrededor te da igual y sólo piensas en tus propias ganancias, la actitud es perfecta. En cuanto esos padres cedan una vez, los niños harán eso cada vez más a menudo. Con vídeos como éste el maltrato parece, no sólo no tan malo, sino casi la única opción posible. Jejeje. Es broma.

  8. ¿El vídeo exagerado? Lo he puesto porque tenemos amig@s con hijos así. Igualitos.

    Y en general creo que está muy extendido, pero en mi caso yo no lo comparo con los anglosajones… Yo creo que su actitud (excepto chorradas como el ladron encerrado, que me parece tipica jugada de abogados) se debe más a otra manera de entender la atención al cliente. Allá creo que se tiene en cuenta que cuando le das a un servicio a alguien, te estña dando su dinero a cambio, y por lo tanto, tienes que estar bien pendiente de él. Es normal.

    En cambio aqui, se lee muy a menudo, el trato al cliente es pésimo. Se entiende al revés: que tú le estás haciendo un favor al cliente, que le das eso que sólo tú le puedes dar… hasta que se va a la empresa de al lado.

    Más bien lo relacionaria (lo del niño cafre) con la cultura que compartimos todos, más centrada en el ombligo, más egocentrica en lugar de socio-centrica (pensando en la sociedad, en lugar de uno mismo). Más centrada en si tú estás satisfech@ o no, el resto son cosas secundarias.

    Vaya ladrillo que he soltado yo también!

  9. Nina says:

    El video es un poco exagerado, eso sí! pero a ver…
    A mí no me gustan los niños!!además conozco alguno que reacciona de formas muy similares al del video(muchos, más bien)uno de los problemas es que los padres no somos muy conscientes de lo que hacen nuestros queridísimos niños porque resulta que a todos los padres de estos niños les oigo alabar a los suyos y criticar a los demás como si los suyos fueran los “bien educados” y los otros “los pésimamente educados”. La frasecita típica de ” si mi hijo hiciera eso…. “. Con lo cual, es de las pocas cosas que me niego a criticar. La educación de los demás hijos!! Es tan sumamente complicado!!! que bastante tenemos con intentar hacerlo lo mejor que podemos todos!
    Con todo esto? añadir, que me parece una opción estupenda la vuestra y la comparto al 100%!!Y más si los niños nunca te “han llamado especialmente la atención”, yo nunca he visto un niño y se me ha despertado la “vena maternal”, vaya lo típico de.. ayyy que niño más monoooo!! Como que no va mucho conmigo!
    Eso sí!! Mi niño?? El más mejor del mundo!! :P
    Eso también!! No lo recomiendo para determinado tipo de personas!!

  10. desde luego nosotros somos particulares… no nos gustan los niños, pero tampoco las mascotas (sean del tamaño que sean) ni las plantas.
    Nos encantan los seres humanos (especialmente si son adultos), con los que se puede hablar, , relacionarse, llegar a acuerdos, quererse…

  11. Y yo que digo entonces ¿ja,ja,ja,?

  12. cuanto tiempo sin leerte…
    Desconcertante comentario, pardiez

  13. Como era aquello ….

    Pues a mi me encantan los crios, aunque nunca he terminado de comerme ninguno entero.

    Y para los crios de 70 kg ….

    “La tentación de la inocencia” de Pascal Bruckner

    Alfil.

Leave a reply

Message:

logo_lateral
 

Archive