Selección de idioma

55 reglas para ser una buena víctima
en el BDSM

23 febrero, 2016 a las 12:25/ por
https://www.flickr.com/photos/54187500@N04/16378933965/

Creo que siempre he tenido la suerte de no creerme algunas tonterías que se leen a veces sobre el BDSM o con las que te encuentras en la vida. Afortunadamente desde muy joven parece que ya tuve el olfato de no dejarme atrapar en algunos agujeros que sí pueden abrirse cuando se mezcla el BDSM y los pocos escrúpulos. O las “pocas luces”.

Cuando yo tenía 15 o 16 años contesté al anuncio de una dominante. Me llegó una carta (hablamos de la época histórica conocida como El-Mundo-Sin-Internet™) en la que me decía que yo fuese a un bar un día determinado, a una hora determinada y que allí nos conoceríamos. En lugar de aparecer una mujer dominante apareció un chico (quizá tendría 10 años más que yo, no recuerdo bien) que me comentó que la mujer dominante había pasado por el bar, me había visto y que por eso ahora ella “me enviaba a su mensajero”, para que él hablase conmigo.

 

 

No todo el mundo que viste de negro sabe de BDSM... https://www.flickr.com/photos/thelostgallery/15176909028/

No todo el mundo que viste de negro sabe de BDSM…
https://www.flickr.com/photos/thelostgallery/15176909028/

 

 

No sé qué hubiera pasado si me hubiese seguido relacionando con él, pero desde el minuto 1 supe que no era buena idea seguir por ahí. ¿Me pasó algo grave?¿sufrí algún abuso? No. Pero sospecho que la vía para que hubiesen comenzado los problemas sería haberle contestado “no” a la pregunta de si mi familia sabía algo de mis gustos BDSM, a lo que le contesté que por supuesto, que lo sabía todo el mundo, aunque —en aquel momento— era mentira. Quién sabe, quizá si hubiese contestado que nadie lo sabía, ese chico me hubiese chantajeado, nunca lo sabremos…

Ese buen olfato me ha hecho también escaparme siempre de las visiones del BDSM que van más allá del sentido común. Cosas que nunca he pensado que fuesen escritas en serio. Pero resulta que —escritas originalmente en serio o no— sí es cierto que, una vez en El-Mundo-Con-Internet™, hay cosas como: “Las 55 reglas de oro de una esclava” que se comparten una y otra vez, y otra, y otrainfinitas veces, sin ningun contexto que cuestione lo que ahí se escribe.

A veces incluso con añadidos increíbles por quienes se las encuentran, las copian en sus blogs y foros, y parece que se las toman en serio. Todo esto escrito hace menos de 2 años

“Pd: tanto si eres mujer còmo hombre y la primera vez que lees las 57 reglas basicas te entran arcadas y se te ponen los pelos como escarpias, te aconsejo que lo releeas varias veces y si aun asi no aceptas lo que lees, olvidate del BDSM hay otras y muchas maneras de disfrutar del sexo”. Y respuestas similares: “Un Am@ jamás da explicaciones por tanto, un sumis@ jamás las pide. Si se dan o se piden es que no estamos hablando de autenticidad de rol.”

Afortunadamente hay quien las cita aclarando que son ficción, que sólo esperan estimular la fantasía, como hacía Sade, o que simplemente se ríen de ellas.

 

 

El origen de esas 55 reglas ya da lugar a confusión: Aunque fueron escritas para una web de relatos eróticos (Marqueze.net), el texto no tiene ninguna advertencia que lo cuestione, que aclare que es simplemente ficción. Así está publicada la entrada a esas reglas en Marqueze (no hay manera de saber cuándo se publicó, no aparece ninguna fecha).

“Estas que encontrareis a continuación resumidas en 55 puntos son las normas básicas de comportamiento que un amo debería inculcar a su esclava a lo largo del proceso de doma y aprendizaje con la finalidad de determinar con meridiana claridad los roles que son propios de una buena y completa rel ación sadomasoquista. Partimos de la base que esta relación es entre personas adultas, libremente aceptada por ambas partes y respetuosa con los límites previamente acordados, que pueden llevar a la exclusión de alguno de los puntos. Por consiguiente, se recomienda usar estas reglas como documen to de trabajo para la planificación de relaciones sadomasoquistas.

Las he escrito a partir de mis propios criterios y de la información obtenida a través de literatura sadomasoquista y también de paginas web dedicadas al tema. A todos los que directa o indirectamente han aportado su contribución doy las gracias desde aquí.

También agradezco de antemano cualquier comentario u observacion sobre estas reglas. A los amos que ya tengan establecido su propio código les propongo que también lo hagan público. A los que adopten este, que hagan saber sus comentarios y observaciones y la forma en que lo transmiten a su servid umbre. A los que conozcan otros textos similares, que nos digan donde encontrarlos. Y a las esclavas o esclavos a quienes sus dueños lo autoricen a que nos ofrezcan de rodillas sus experiencias para nuestro goce”.

 

Y sólo si vas hasta el blog del autor de las 55 reglas y descargas el PDF con esas reglas, lees la advertencia previa que pone esas reglas en contexto. El texto en negrita lo he marcado yo:

“Lo que encontraréis a continuación resumido en 55 puntos son algunos de los principios básicos que un Amo podría imponer a su esclava a lo largo del proceso de doma y aprendizaje, si viviéramos en un mundo virtual donde fuera posible realizar plenamente todas nuestras fantasías.
Pero no es así. Una relación BDSM ha de consistir en un juego consciente, realista y sano entre personas adultas, libremente aceptado y consentido por ambas partes y absolutamente respetuoso con los límites previamente acordados. La única regla de oro del BDSM es la del SSC. Por consiguiente, no se interpreten estas reglas como un código para ser llevado íntegramente a la práctica si no como un estímulo para el desarrollo de fantasías BDSM.
A menudo he dicho que son como el argumento de una película, añadiendo a continuación que las películas son ficción a pesar de su aparente verismo.
Las he elaborado conjugando fantasía, imaginación, la lectura de literatura BDSM y la visualización de imágenes así como de páginas web dedicadas al tema. A todos los que directa o indirectamente han aportado algo doy las gracias desde aquí”.

Así que, como resumen, se podría decir que, lo que se encuentra por internet está bien como material para fantasías pero a la hora de llevar esas cosas a la realidad… háblalo con cuanta más gente sea posible, eso quizá te ahorre hacer tonterías que alguien te puede haber dicho que es “lo que tienes que hacer” para que te acepten, para someterte “de verdad”.

 

(Esta puede ser una alternativa más recomendable para aprender a ser la parte dominada en el BDSM)

2 Comentarios a “55 reglas para ser una buena víctima
en el BDSM”

  1. WM dice:

    Hola! Solo saludar y agradecer el comentario.También precisar que si la memoria no me traiciona las 55 reglas se publicaron primero en Todorelatos y luego en Marqueze. Debió ser en 2001 o 2002. Me parecia obvio que presentarlas como un relato sería suficiente para que se entendieran como ficción. Y así lo expliqué siempre que tuve ocasión. Pero como a medida que internet iba creciendo circularon bastante a base de “cortaypegas” lo que a mi me parecía obvio no siempre quedaba claro. Asi que cuando en 2011 tuve plataforma propia, mi propio blog, retoqué la redacción de los primeros párrafos y redacté la presentación que también citais (“hay quien las cita aclarando que son ficcion”: el propio autor) y cuya difusión os agradezco. Saludos cordiales. WM

Dejar una respuesta

Mensaje:

logo_lateral
 

Archivo