Selección de idioma

Alternativas al amor romántico:
La nueva ética del amor.

11 septiembre, 2015 a las 11:00/ por
https://www.flickr.com/photos/pinksherbet/317804279/

 

La crítica al amor romántico se ha convertido en uno de los temas más populares últimamente, hay charlas y artículos sobre él en todas partes. Para quien no se haya enterado todavía de las críticas (¿queda alguien?), la versión más resumida la dan Tomasa Luengo y Carmen Rodriguez en 2010, aunque el origen de esta lista esté en Carlos Yela, en 2003. Pongamos la lista por última vez (y el resto de ocasiones se enlaza este post, en lugar de repetirlos cada vez…).

 

 

 “El vínculo tradicional tendría como soporte diez creencias:

1) El “otro” es la única elección posible, la que teníamos predestinada; [o mito de la media naranja]

2) la pareja heterosexual es algo natural y universal y será fuente de conflicto interno en todas aquellas personas que se desvíen de esa norma; [o mito del emparejamiento]

3) el mito de la exclusividad apoya la creencia en que es imposible estar enamorado/a de dos personas a la vez:

4) el mito de la fidelidad, o creencia de que el deseo deben satisfacerse exclusivamente con la propia pareja;

5) la creencia de que los celos son un signo de amor, e incluso el requisito indispensable de un verdadero amor:

6) el mito de la equivalencia, o creencia en que el «amor» y el «enamoramiento» son equivalentes y, por tanto, si una persona deja de estar apasionadamente enamorada es que ya no ama a su pareja;

7) la creencia de que «el amor lo puede todo» y, por tanto, si hay verdadero amor éste es suficiente para solucionar todos los problemas;[conocido como el mito de la omnipotencia].

8) el mito del libre albedrío, o creencia de que los sentimientos amorosos son íntimos y no están influidos por factores sociales, biológicos y culturales;

9) el mito del matrimonio, o creencia de que el amor romántico pasional debe conducir a la unión estable de la pareja y constituirse en la única base de la convivencia de la pareja; y

10) el mito de la pasión eterna, o creencia de que el amor romántico puede y debe perdurar tras años de convivencia”

 

“Hasta que la muerte nos separe”
https://www.flickr.com/photos/joe3po/5438128392/

 

El problema de esos mitos no es que existan, o que algunos se puedan cumplir en alguna ocasión (“el amor es eterno mientras dura”), sino que nos facilitará la vida saber que han sido grabados en nuestra cultura a base de legislación, cárcel, amenazas con el infierno y mil sistemas más, y que, si consideramos un fracaso toda relación que no se corresponda con esos mitos (¿separarse después de 20 años no es un logro de dos décadas? o de 3 años maravillosos…), podemos acabar siendo muy infelices.

Lo malo de las críticas a esa mitología del amor es cuando no se ofrece nada a cambio, cuando se quita el suelo bajo los pies y nos quedamos en blanco sin saber hacia dónde ir.

Por eso el intento de ir recopilando textos para que vayamos construyendo alternativas sin tener que partir de cero cada vez. Uno de esos textos lo tiene el mismo documento de Luengo y Rodriguez, cuando proponen una nueva ética del amor. [¿Nos inventamos el #neoamor?]. Estos son los mismos que ellas enumeran, aunque convertido en un listado.

 

Captura de la portada de Ética Promiscua

Captura de la portada de “Ética Promiscua”

 

Nueva ética del amor.

  • Una “nueva ética del amor que nos enseñe a aceptar la diferencia, el respeto hacía uno mismo y hacia el otro”,
  • que enseñe que “el amor, como cualquier otro sentimiento, está sujeto a un proceso de desarrollo” y
  • que “su mantenimiento requerirá de esfuerzo y voluntad a fin de mantener vivas la ilusión y el deseo.”
  • Cultura de la diversidad familiar: “Educar en la idea de un amor complejo y diverso.” (frente al estereotipo de que “una familia de dos cónyuges en primeras nupcias facilita el mejor entorno para la felicidad conyugal y la educación de criaturas adaptables y saludables”)
  • Cultura de la equidad: “Concepto ético de justicia donde las personas tengan valor en sí mismas, más allá del valor productivo, que rompa con la dicotomía proveedor de bienes/proveedora de afectos y cuidado.”
  • Cultura de la equidad (2): “Programas educativos que propongan como valores fundamentales que la masculinidad no es una esencia, sino una ideología, una representación mental, que la primera nupcia que una mujer debe contraer es con ella misma y que el amor es un posible lugar de aprendizaje donde la “fusión””
  • Transmitir la idea de que “la clave del bienestar no se encuentra en la estructura familiar, en el vínculo, sino en los procesos relacionales y familiares: el carácter y cualidad de las relaciones matrimoniales, las relaciones entre padres e hijos, el bienestar de los hijos y la individuación como persona.”
  • “La individuación, la autorrealización, la identidad de la pareja y la identidad de la familia tienen que ser procesos conciliadores entre sí que conformen una cultura democrática para la persona, la pareja, la familia y la sociedad, una cultura que “agarre y suelte” a sus miembros, que socialice a personas en los principios de la igualdad y la libertad.”
  •   “Programas de educación sexual basados en la información y en el fomento de una actitud positiva” hacia la dimensión sexual,  que (…) “debe ser vivida en sus aspectos relacionales más amplios.”
  •  Renunciar a “una relación conyugal autosuficiente, habrá que renunciar al poder, a la idea de pareja como algo definitivo donde reparar carencias tempranas. Habrá que renunciar a una sexualidad donde las formas dominantes están normalizadas por el sexo, habrá que dejar paso a los nuevos hombres y mujeres que durante siglos han estado constreñidos por una cultura de sexualidad reproductiva donde la ternura y el afecto no encuentran su lugar.”

 

 

A pesar de que la ilustración sea la de la portada de Ética Promiscua, esa nueva ética del amor no es no-monógama, ni tampoco monógama. Ese es otro punto fundamental, el número 7: El bienestar, felicidad, o como se le quiera llamar, NO está en la forma del vínculo, no está en qué tipo de relación es sino en la calidad de los procesos de relación con las otras personas en esa relación. Que sea mejor o peor una determinada forma de relación sólo dependerá de las cualidades de esa relación.

Con los listados se corre el peligro de leerlo por encima, y pensar que es un programa electoral, pensar que son promesas de un futuro mejor, en lugar de un programa de trabajo, en caso de que se quiera llevar a la realidad esa nueva ética.Tan sólo los tres primeros puntos requieren un cambio inmenso en nuestras ideas, sentimientos y comportamientos diarios (imprescindiblemente en las tres esferas), y como cualquier cambio de esa profundidad, no se produce sólo con desearlo, sólo con “verlo claro”.

8 Comentarios a “Alternativas al amor romántico:
La nueva ética del amor.”

  1. Voy a imprimir este post para enmarcarlo

  2. Lolita Dinamita dice:

    Este verano estuve en la boda de una amiga. Según iba leyendo cada uno de los mitos pensaba en ella. Pobrecita :-))

    PD: en realidad no es tan amiga…. jajaja

  3. kike dice:

    Debido a mi edad (46) se me hace difícil llegar a entender la dimensión del poliamor y sus implicaciones , ya sean éstas sociales, sexuales o de otra índole.Aunque no he leído las obras de Tristan Taormino sobre la materia hay aspectos de estas teorías que no acabo de ver claros
    Es bastante obvio para mí que las personas más atractivas, más adineradas y por tanto con mayor disponibilidad y tiempo serán las vencedoras en las relaciones poliamorosas. Aquellxs que no entren en estos parametros estarán condicionadxs a lo que dicten los elementos Alfa: es la antesala de la desigualdad y de la dependencia emocional y, por tanto del clasismo disfrazado de “ética”
    También veo difícil su encaje en personas de cierta edad como yo mismo, donde se ponen en relieve otros valores más profundos que la simple atracción física o psicológica. Y es que las arrugas no son nada cool, ciertamente

    • moscacojonera dice:

      Lamentamos que tengas una visión tan negativa de tu vida y el poliamor. Desde luego la no-monogamia no es para todo el mundo. Antes de eso conviene empezar por quererse uno mismo…

    • Aurora dice:

      Opinó igual que tu, para mi, suena genial y entendible… Pero consideró que aún a mis 33 no entro para nada en este “nuevo esquema”.. Que se puede hacer?

  4. loli dice:

    Este articulo no se basa en el poliamor o la monogamia, sino en el amor en si.
    la primera base de la que habla una “nueva ética del amor que nos enseñe a aceptar la diferencia, el respeto hacía uno mismo y hacia el otro”, la diferencia que las bases del amor empiezan por el respeto a la relacion en si. Y no obligarnos a estar porque. toca..
    Creo que hoy en dia hay muchos tipos de relaciones diferentes y muchas maneras de amar.

  5. CICLI dice:

    para es muy simple, y no he podido leer el articulo, creo que el articulo desarrolla los detalles de un concepto el amor de pareja, matiz importante

    para mi la única infidelidad de mi pareja es que deje de quererme y me engañe, no con otro u otros, me engañe haciéndome creer que sigue queriéndome, ESE ES EL ÚNICO ENGAÑO.

    sI ella me quiere puede hacer lo que quiera, ella es la única persona que sabe, por que lo siente, es LA SOBERANA DE SUS SENTIMIENTOS Y EMOCIONES, Las cosas que puede hacer dentro de ese concepto de seguir amando a su pareja

    Las cosas que yo haría y no haría dentro del concepto amor a mi pareja, NO TIENEN POR QUE SER IGUALES, a las cosas que haría, y no haría mi pareja dentro de ese mismo concepto.

    Esto tiene una base racional muy simple
    LOS DERECHOS EMOCIONALES, es o debería de ser reconocidos como un Derecho Universal.

Dejar una respuesta

Mensaje:

logo_lateral
 

Archivo