Selección de idioma

Antipoliamor (1): “El poliamor es una mierda”

12 mayo, 2016 a las 18:20/ por
https://www.flickr.com/photos/sometoast/4735407064/

Esta es la carta que publicó Frieda Frida en su facebook personal contando su experiencia con el “poliamor político”. Otro ejemplo más de qué sucede antes o después cuando se comete “el error de poner la ideología por encima de los sentimientos”, como me contó una amiga feminista que ya estaba en estas cosas del poliamor hace un par de décadas. Porque es fácil aprenderse intelectualmente el discurso poliamoroso (no es tan complicado de entender), repetirlo, al mismo tiempo que te desconectas de tus propias necesidades y sentimientos para ser capaz de ponerlo en práctica, en lugar del camino más largo: Trabajar en ese cambio afectivo propio CUANDO ES LO QUE REALMENTE SE DESEA. Y no a solas —si no ¿para qué una relación?—, sino con un entorno que ayude, en lugar de presionar. Con amistades que te acepten seas como seas, elijas el camino que elijas.  Algo muy fácil en teoría, pero si entre tus amistades todo el mundo deja la monogamia…te va a costar seguir haciendo lo que querías hacer realmente: Seguir en una pareja monógama. Porque no todo el mundo tiene que cambiar a la vez, ni de la misma manera, con las mismas herramientas o hacia el mismo modelo…  Ya decía yo hace un par de años que esto iba a pasar antes o después

 

 

Como contó Victoria Rosa en su facebook ayer al compartir esta carta,

“mucha gente se embarca en el poliamor por razones ideológicas. Eso está genial, pero tenemos que entender que si no lo hacemos bien, de manera en que la gente se encuentre segura nos estamos dinamitando a nosotrs misms. Una parte importante de las relaciones éticas y conscientes es tomarse en serio los sentimientos de las otras personas. También tenemos que responsabilizarnos del impacto de nuestras acciones sobre las demás y saber cuáles son unos límites sanos. Cuando esto no pasa, la gente acaba tan quemada como la que persona del blog.

Lo que le han estado haciendo a la pobre mujer es gaslighting en toda regla. Y hacerlo con temas políticos es especialmente criminal. Aunque entiendo que la mayor parte de las veces quien lo hace no lo hace de malas.

En varios posts ya iré dando mi opinión de las —necesarias y previsibles— voces críticas que surgen dentro del poliamor… aunque la solución no sea pasar de un corsé a otro, del monógamo al poliamoroso para volver al monógamo. La solución pasa por mejorar las cosas, hacerlas más seguras emocionalmente.

En charlas y talleres, para hablar de las relaciones, suelo utilizar la imagen de un huerto llevado a medias. Y cualquier conflicto, aunque lo haga explícito una de las dos personas, al final es cuestión de encajar esas dos o más personas, de encontrar la manera de trabajar a medias en ese huerto. Y si una de las dos/tres/x personas te deja a solas trabajando en el huerto… es buena señal de que el esfuerzo, la dedicación no se está repartiendo equitativamente. Sí, me tengo que trabajar cosas… pero este conflicto no lo tengo yo únicamente, lo tenemos todas las personas implicadas, todas las personas que hemos dedicido repartirnos el trabajo y frutos de ese huerto, así que hablemos, dediquemos tiempo y esfuerzo a encontrar la solución. Lo otro ya lo definió Brigitte Vasallo hace años: Escaqueo emocional. Así lo explicaba en Pikara en su artículo: “Romper la monogamia como apuesta política”

 

brigitte-vasallo

 

“Los celos son gestionables y vencibles. Hay libros para aconsejarse, fórmulas demostradas y grupos de apoyo para superarlos y vivir sin ellos. Sin embargo, contra el escaqueo hay poco remedio. Las relaciones no-monógamas son también el refugio y la excusa perfecta para el individualismo emocional, para esconder bajo una pose moderna la incapacidad para el compromiso con la vida misma: amar a mucha gente para en el fondo no tener que amar a nadie. Del mismo modo que la posesión de los cuerpos y deseos ajenos forma parte del capitalismo emocional, la desvinculación de los mismos también lo es, pues comparte con ella la cosificación, el usar y tirar: las personas y los cuerpos como puro objeto de consumo, como entes substituibles. En el campo de patatas del amor, en el rizoma, ningún elemento es substituible y ninguno es prescindible: las relaciones y las personas cambian, se transforman, influyen las unas en las otras y en ocasiones desaparecen y aparecen otras nuevas. Pero no aparecen en su lugar, no suplantan. El imprescindible Golfxs con principios propone cuatro cualidades para el vínculo no posesivo que, sin ser las únicas, son sin duda esenciales:

 “Ser honestxs, ser sincerxs con nosotrxs, y también con la otra persona. Si se tiene prisa, si se lee la línea y se quiere pasar a la siguiente, se puede pensar: “Ahá, honestidad, vale, lo soy bastante”. Pero la verdad es que no es tan sencillo. La honestidad para admitir dónde metemos la pata, donde no somos tan buenas personas, sinceridad para admitir en qué momento no respetamos lo suficiente a la otra persona… eso no es nada fácil de admitir. Y que la otra persona sepa realmente lo que pensamos, queremos, deseamos…tampoco es tan fácil Entender que no poseemos a la otra persona, que no es nuestra propiedad. De nuevo parece sencillo, pero en la realidad cuesta olvidar los mitos de la media naranja y entender que es una persona independiente, que puede hacer lo que le dé la real gana, porque es una persona aparte… Tampoco es fácil. Respetar los acuerdos con la otra persona. No sólo cosas tan serias como si follarás con condón o no, o si tendrás relación emocional o solo sexual. También los acuerdos sobre a qué hora aparecerás, sobre los días que estarás con esa persona… respetar esos compromisos y no fallar a la primera de cambio. Saber dar afecto y apoyo emocional, contribuir a que la otra persona se sienta bien. Saber demostrar nuestro cariño. Saber comunicar a la otra persona lo importante que es para nosotrxs”.

El cambio de paradigma que propone la ruptura de la monogamia obligatoria no es la banalización definitiva de los amores, sino todo lo contrario: el compromiso final, el que late en el fondo de los compromisos políticos, ideológicos y sociales, pero que es bastante más jodido, bastante menos vistoso y bastante más arriesgado.

Comprometerse es, en el fondo, dejarse comprometer, dejarse poner en un compromiso. Eso quiere decir romper barreras de inmunidad, renunciar a la libertad clientelista de entrar y salir con indiferencia del mundo como si fuese un supermercado o una página web. Quiere decir dejarse afectar, dejarse tocar, dejarse interpelar, saberse requerido, verse concernido…. entrar en espacios de vida en los que no podemos aspirar a controlarlo todo, implicarnos en situaciones que nos exceden y que nos exigen inventar nuevas respuestas que tal vez no tendremos y que seguro que no nos dejarán igual. Todo compromiso es una transformación forzosa y de resultados no garantizados”.

En esta cita de la filósofa Marina Garcés está la clave del cambio de paradigma. No vale la pena desmontarlo todo para volver a montar lo mismo con otro nombre. Las nuevas formas de amarnos, de follarnos, de mezclarnos, de relacionarnos no se pueden construir desde la miseria emocional sino desde la alegría y desde el coraje, poniendo la propia vida en juego,  escribiéndola en las pancartas, enseñándola a nuestras hijas e hijos, defendiéndola a cara descubierta, convencidas de que cada vez que le abrimos la puerta a nuestro amor para que vaya a encontrar otro amante estamos construyendo un mundo nuevo. Desde la intimidad menos vistosa de nuestra vida privada, sí, pero con las bases mucho más perdurables, mucho más transformadoras, de la vida propia como revolución cotidiana”.

 

Esta es la carta de Frieda Frida:

 

 

“El POLIAMOR no es solución de nada, oigan. Es una mierda que hace un daño terrible a las personas bajo la lógica de “vamos a combatir la exclusividad sexual y el amor romántico” porque somos “inteligentes, rebeldes, adultxs, open mind” y demás.

Y para intentar disfrazarlo de revolución sexual y política, le ponen referencias biblliográficas que hablan de capitalismo, género, y hasta feminismo. ¡Válgame!

Ojalá se les pudra el culo por ojetes.

El poliamor es una mierda porque en esa rebeldía que se carga, y en ese “acto de honestidad”, al hacer acuerdos y hablar con las personas involucradas, hay algo que se deja fuera… y eso es que por más que se hable y se hagan acuerdos, no existe una ética amatoria para hacerse responsables del dolor y sentir que ocasionan en las otras personas.

Es decir, ¿se espera que porque entendamos la no exclusividad sexual y la lucha antisistémica del amor y capitalismo, ya no nos duela, nos afecte, nos conflictúe, y no sintamos nada?

Esa es la no ética, el pensar desde sus poliamorosas cabezas, que si sentimos conflictos emocionales y pedos existenciales, es porque “somos tontxs, no estamos lo suficientemente deconstruídxs” o “estamos alimentando el amor romántico”.

Todo depende de tí, casi casi es la consigna… Como cuando el mismo capitalismo te hace creer que si no tienes trabajo es porque no quieres trabajar, como cuando el Estado te hace creer que si eres pobres es porque no luchas lo suficiente para no serlo, y así ad infinitum de estupideces, coercitivas y de sometimiento.

El poliamor, y las gentes poliamorosas, hacen lo mismo, no tienen la mínima ética y asumen responsabilidad alguna del dolor y conflicto que causan. La culpa es de quien lo siente, por sentirlo, y porque no es lo sufcientemente inteligente para combatirlo, hazte de cuenta.

Los contextos también influyen en las emociones de las personas. Sépanlo. Mentira que todo depende de unx mismx.

Y en esos contextos hay una plaga de agentes sociales, relaciones, otras personas, instituciones, procesos de socialización, y un largo etcétera.

La persona sin ética amatoria es la persona machista, misógina, que va de liberada sexual, jodiendo en nombre de la lucha amorosa, a otras corporalidades, mentes e identidades.

Pero diles que no, y te van a brincar a dar argumentos teóricos, decoloniales, radicales y contrahegemónicos, porque justo eso, a personas machistas diles que no, y enloquecen, están configuradas socialmente para sentir, pensar, ver y creer que todo pueden, y todo les pertenece.

El poliamor es una mierda.”

 

¿Casualidad que todas la quejas vengan de mujeres?¿Casualidad que en todos los casos sean los cuidados lo que se echa en falta? No lo creo.

 

https://www.flickr.com/photos/sometoast/4735407064/

https://www.flickr.com/photos/sometoast/4735407064/

 

 

7 Comentarios a “Antipoliamor (1): “El poliamor es una mierda””

  1. Caterina dice:

    Jo, es impactante. Tambien hay muchas (demasiadas) veces que ese gaslighting no viene de fuera, de la pareja o del entorno, sino de haberse empapado tanto de la idea política de cómo debe ser que no se deja unx sentir. Eso es muy triste y muy jodido, porque ese ritmo de automaltrato emocional te deja fatal y al final sales corriendo de cualquier cosa q tenga una pinta parecida…
    Creo que lo mejor es hacer pactos con unx mismx tb, escucharse mucho emocionalmente y poner eso (las emociones) como componente principal de la ética de la que hablamos, como dices

  2. YASSSSSS! Me quito el sombrero!

  3. Beppa dice:

    Treure corsés conductuals i obrir socialment les portes a totes les maneres de sentir i expressar el sentiment -amb l’única prèvia de no fer mal- ens farà avançar les persones cap al progrés i la evolució.
    No cal publicitar ni justificar una determinada manera de sentir. Només cal que qui senti coses “diferents” no percebi rebuig (ai, la por!) ni càstig (ai, el poder) per poder fer les provatures que correspongui.
    Salut!

  4. Josepmavi dice:

    Si, completamente de acuerdo. Yo personalmente estoy harto de ver como se utiliza como “suplemento” ideologico desde la intectualización, porque si, porque mola o porque se ha leido en un libro a modo manual de instrucciones. El amor conlleva responsabilidad SIEMPRE, es un currazo de aprendizaje emocional para toda la vida en el que el respeto y cuidado a las personas es la base. Si, el poliamor es maravilloso y no, no es un chollo para huir del compromiso sino para todo lo contrario, siendo con varias personas un proceso aún mas laborioso.
    Magnifico artículo, gracias.

  5. […] reniegan del poliamor y no lo consideran una opción factible acusan en ocasiones a sus defensores de poner la ideología […]

Dejar una respuesta

Mensaje:

logo_lateral
 

Archivo