Selección de idioma

Aquellos maravillosos (dieciocho) años

19 diciembre, 2014 a las 11:00/ por
https://www.flickr.com/photos/mikeshaheenphotography/9411777377

Esos dieciocho años son los que van de 1964 a 1981, que, según van pasando los años, parece que fueron un “recreo” que va a tardar en repetirse, por mucho que miremos continuamente al futuro deseando que vuelvan en algún momento. Esperamos que vuelvan esos tiempos idealistas… cuando en realidad, desde los 80 seguimos viviendo en la venganza y reconquista conservadora por esos años de cambio y libertad (real, no sólo la económica, que es la que quieren). No podían soportar la idea de que en el sexo no importe el género, de un mundo en que la religión sea un asunto privado, de una sociedad en la que no sea importante la orientación sexual del profesorado, en el que se encontraban opciones democráticas alternativas al capitalismo, un mundo en el que se cuestionasen tantas ideas convencionales. Por eso tanto empeño en llevar el mundo —y la educación— en la dirección opusta.

Puede valer como comienzo del “recreo” el que sin importar si eras mujer o de ascendencia africana, también se te consideraba persona. Y eso se podría fijar en 1964 cuando Johnson firmó la Civil Rights Act of 1964, que prohibía la discriminación por razón de raza, color, religión, sexo o país de origen (aunque la lucha por los derechos civiles de la población afroamericana ya venía desde 1954). Fue la época (de principios de los 60 hasta los 80) del inmenso avance de la segunda ola del feminismo, incluído el feminismo negro. La época de la píldora y que pasasen a ser algo permitido las “relaciones prematrimoniales”. Hippies, liberación sexual, el verano del amor, lucha por la paz, poder abortar si lo necesitas, ecologismo, swingers (¿habéis visto la genial Swingtown?). Hendrix, Woodstock… Los años de los derechos humanos, con el pacto internacional de derechos civiles y políticos. El Concilio Vaticano II, el primer trasplante de corazón, la primera mujer astronauta… El mayo del 68 en Francia y el movimiento del 68 en México o la victoria de un gobierno socialista por la vía democrática en Chile en 1970.

«Reagans with Rock Hudson» de White House photo office - http://www.reagan.utexas.edu/archives/photographs/large/c21878-25.jpg. Disponible bajo la licencia Dominio público vía Wikimedia Commons - http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Reagans_with_Rock_Hudson.jpg#mediaviewer/File:Reagans_with_Rock_Hudson.jpg

«Reagans with Rock Hudson» de White House photo office – http://www.reagan.utexas.edu/archives/photographs/large/c21878-25.jpg. Disponible bajo la licencia Dominio público vía Wikimedia Commons – http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Reagans_with_Rock_Hudson.jpg#mediaviewer/File:Reagans_with_Rock_Hudson.jpg

 

Una época de tantos avances idealistas que resulta hasta casi aburrido enumerarlos todos. ¿Por qué poner el final en 1981? Porque ese año, en junio se diagnosticaron los primeros casos de sida en Los Ángeles, en octubre en España. No por el hecho de que el sida complicase el sexo (aunque ya había una buena cantidad de ETS), sino porque fue el caballo al que se subió la moral conservadora para volver a tener el protagonismo que había tenido en el pasado.

De todos modos, las fechas nunca son compartimentos estanco, la Historia no cambia el 1 de enero de un año… el primer aviso del final del “recreo” ya fue en 1973, con la colaboración de EEUU y Pinochet para bombardear (literalmente) el gobierno socialista chileno sólo 3 años después de haber llegado al poder y comenzar la Operación Cóndor, que duraría hasta los 80, para eliminar físicamente a cualquier activista de izquierdas en Sudamérica. Pero eso, digamos, no recaía en las “metrópolis coloniales”, no afectaba a la población de Europa y Estados Unidos. Los 80, como final del recreo, tienen el símbolo conservador por excelencia que sí afectará a todo el mundo con el triunvirato de Reagan, Thatcher y Juan Pablo II. Simplicando en un solo detalle, el privatizador, la antisindicalista amiga expresa de Pinochet y el ejecutor de la teología de la liberación.

9064434601_3c984ff721_z

https://www.flickr.com/photos/seeminglee/9064434601

Y desde entonces nos han ido calentando el agua poco a poco. Llevando esa ideología conservadora a más y más terrenos de nuestra vida. A más medios de comunicación. Contra más y más alternativas políticas. Dando por desaparecidos muchos derechos humanos bajo la “vigilancia mundial”, que llega a niveles que ni es concebible imaginar, pareciéndonos cada día un poco más al mundo de “Minority Report“, de “Un Mundo Feliz”, de “1984″. Recolectando nuestras caras para usarlas en reconocimiento facial, o el 100% de las llamadas telefónicas de un país, recolectando datos de todo el mundo, incluso de las maneras que menos imaginamos. Una doctrina del shock (VOS) que se nos ha ido aplicando desde entonces, a base de ir privatizando cada vez más y más cosas, haciendo que vivamos cada día peor.

¿Qué nos espera a la vuelta de la esquina? Es imposible predecir el futuro, si habrá un cambio inesperado a pocos años vista… pero eso es algo que llevamos años esperando, y por ahora no hay señales de que vaya a ocurrir. Y mientras pensamos que el tsunami conservador ya ha llegado demasiado lejos y que pronto tendrá que parar, sigue avanzando, cada día un poco más allá, como por ejemplo, en España, las multas de la próxima ley de seguridad ciudadana, que eliminan a la Justicia de la ecuación (ya no intervienen jueces) y pasas a depender directamente del tándem de la Agencia Tributaria con la Policía Nacional.

¿Una mala época? Bueno, si seguimos en esta línea, quizá no es mala idea que “disfrutemos” de esto, porque probablemente vayamos a estar peor mientras no aparezca una alternativa no sólo a nivel político. Quizá no nos vendría mal tener otro horizonte respecto a valores e ideales.

2 Comentarios a “Aquellos maravillosos (dieciocho) años”

  1. antonio dice:

    Yo, y muchos economistas mejores que yo, tambien estoy seguro (los datos econónomicos lo avalan sin lugar a dudas) que estamos en una epoca de retroceso social en todo Occidente.. En realidad habria que denominarla contrarevolucionaria. Y la fecha de inicio de este retroceso/involucion no es la de 1981 (Sida) sino la de la fecha de la caida del Muro de Berlin unos años más tarde. No es una fecha exacta, y la aparicíón a inicios de esa década de Reegan y Tatcher indica que la contrarevolución se habia iniciado unos años antes conforme se iba sucediendo la profunda e irreversible caida del bloque comunista.Te insisto: TODOS LOS INDICADORES ECONOMICOS favorables hasta esa fecha a la mayoria social (clases medias y bajas), retroceden y evolucionan hacia atras: Pib, salarios, desigualdad econonomica, salud, esperanza de vida, educación, cultura, .. TODO. La causa parece clara: las elites dejaron de tener miedo. La ‘fiesta’ y la liberación, es, desde esas fechas, para ellos. Y continuara, cierto. Hasta la proxima revolución, creo. Yo no soy partidiario del comunismo dictatorial y no democratico pero los hechos objetivos son esos. Saludos,

  2. ¿Por qué tenemos los progresistas esa obsesión por el pesimismo, por ver sólo lo negativo? De acuerdo, vivimos en un época preocupante y no podemos bajar la guardia. Pero desde 1981 también han pasado muchas cosas positivas en el mundo:

    -La desaparición de las dictaduras comunistas del este de Europa.
    -La desaparición de prácticamente todas las dictaduras fascistas de Sudamérica y Centroamérica, dando paso en muchos casos a regímenes de izquierda.
    -La consolidación de los derechos de los LGBT en en mundo occidental, culminando en el matrimonio gay.
    -Un retroceso considerable de la práctica religiosa en España y Europa, que empieza a hacerse notar incluso en EE.UU.
    -La denuncia a nivel mundial del abuso sistemático de niños y adolescentes por la Iglesia Católica.
    -El desarrollo de sexualidades alternativas como el BDSM y el poliamor, con un nivel notable de organización e infraestructura en EE.UU.
    -El crecimiento del movimiento escéptico y la implantación de la ciencia como base fiable a todo conocimiento.
    -El desarrollo del feminismo de tercera ola y la denuncia de las tendencias sexo-negativas del feminismo de la segunda ola, que la verdad era bastante feíllo.

    Por citar sólo algunos ejemplos…

Dejar una respuesta

Mensaje:

logo_lateral
 

Archivo