Selección de idioma

Churras y merinas: Transexualidad, transgénero y otras confusiones.

24 junio, 2014 a las 11:00/ por
2268659865_dc331e79b1_z

Esto es una polémica que empezó a partir del documental “El Sexo Sentido” sobre la transexualidad en menores. Eso provocó la contestación de Pikara Magazine al documental con “Sexo Sentido: Palabra de ciencia”, defendiendo la postura que huye —razonablemente, desde mi punto de vista— de la “progresiva medicalización de los problemas sociales” y la visión de la medicina, … lo que provocó la contestación de mi amiga Marta, transexual, en Facebook. Y me pareció tan importante su artículo para aclarar conceptos que lo publiqué inmediatamente, y como era el fin de semana lo puse en el blog de Golfxs. Lo que no preveía es que iba a tener la repercusión que ha tenido. Y por eso os invito a leerlo también, porque os ayudará a entender mejor todo este tema de la transexualidad y lo transgénero.

 

Churras y merinas (el artículo)

Los comentarios

Screen Shot 2014-06-21 at 19.10.57

¿Mi opinión? El artículo de Pikara, teniendo esa buena intención, acaba cuestionando la transexualidad “binaria”, el querer ser hombre o mujer, poder operarse. Cuestionar el tratamiento médico por el que se ha luchado tantos años. Y ¿quizá confundiendo? la postura política y militante de lo queer con “disparar dentro de la trinchera” como suelo llamarlo. Hay otros muchos aspectos de la vida que han sufrido esa misma “”progresiva medicalización de los problemas sociales” ¿por qué no luchar en otros frentes en lugar de deslegitimar otros colectivos cercanos, aliados?. O si no es deslegitimar por lo menos sí cuestionar su discurso considerando que operarse es sólo fruto de la presión cultural.

Mi comentario es fruto de mi idea del activismo sex-positive (y en otros terrenos) en que, personalmente, lo que intento siempre es crear MÁS opciones, no negar el resto, evitar reducir las opciones. La postura de Golfxs con principios no es más inteligente, valiosa, importante que otras… cada colectivo, y corriente dentro de cada colectivo, y personas dentro de cada corriente, tienen sus propias luchas. Y creo que desautorizar la opción de la persona que tengo al lado, o la corriente opuesta a la mía, o un colectivo diferente que tiene puntos en común, con quien podríamos colaborar (sin comprometer los principios de ninguna de las personas, corrientes o grupos que colaboran) y que puede ayudar en esa lucha, no nos ayuda en nada. 

3 Comentarios a “Churras y merinas: Transexualidad, transgénero y otras confusiones.”

  1. sexóloga y mujer transexual dice:

    Me quedo con lo positivo tanto del documental (centrado en los menores transexuales y sus familias, desmontando la idea de capricho, de que hay algo más que la buena o mala educación, humanizando el relato de las personas transexuales y sus familias y amistades), como de las posibilidades de refelxión que abre el artículo de Nuria (repensarnos el relato clásico de la transexualidad que se ha contado en base a la psiquiatría y la medicina).

    Evidentemente hay cosas tanto del documental (un cirujano estético hablando de cerebros transexuales en vez de, por ejemplo, quien estudia científicamente el hecho sexual humano: un sexólogo. Aunque en el documental eso queda ampliamente contrastado cuando las propias familias comentan algunas de las situaciones a las que se han enfrentado en su contacto con los servicios de salud) como del artículo de Nuria (un análisis de género que a muchas personas transexuales se nos queda insuficiente y parcial).

    Lo que me parece bonito es la nueva oportunidad que ha dado el documental, y en reacción, el artículo de Nuria, para que nos pongamos en marcha con estenuevo tiempo que se está abriendo para las personas transexuales.

    Defiendo al artículo pero sobre todo a Nuria, una persona que conozco desde hace muchos años, profesional sanitaria que es una de las personas que más sabe sobre estados intersexuales (genitales, gonadales, cromosómicas..eso que llaman “síndromes de intersexualidad”) en el Estado, y que además se aventuró a doctorarse en antropología para no quedarse solo con la ciencia médica de la que partía.

    Me encantaría que estos debates se pudieran dar de forma más sosegada, y estoy segura que con el tiempo (este nuevo tiempo que se nos está abriendo), lo harán.

    Mi pequeña reflexión final, simple, pero que me parece que aquí nos podemos identificar mucha gente: el conflicto de las personas transexuales surge cuando el propio sentir entra en conflicto con la clasificación (sexación) que hacen los demás de la persona en cuestión.

    No es tanto un problema entre cabeza y cuerpo, sino entre el cuerpo (somos cuerpo) y los ojos de los demás, que atribuyen erroneamente.

    A partir de ahí, hay quien hace sus apaños mediante ayuda de bloqueadores, hormonas, cirugías, papeleos, incluso estudiando (cosas como másteres en género, medicina o…sexología ;D) o combinaciones de alguna de las anteriores.

    Creo que es más lo que nos unea las personas que optamos por hormonas y cirugías que cambian nuestro cuerpo de las que que optan por cambiarse los papeleos de lo que nos separa, porque es precisamente la mirada de los demás eso que nos ha hacho sufrir. Con ello mi propuesta de no separarnos más, sino al contrario, de unir fuerzas (el travestismo, como se menciona en el artículo, es otra realidad, que en un momento dado del camino estas personas también pueden ser aliadas).

    Es en ese cambio de percepción tan historicamente tirano de los demás donde enmarco tanto el documental, el artículo de Nuria como los numerosos comentarios que han surgido a raíz de ellos. Y ese cambio palpable, es necesario y precioso.

Dejar una respuesta

Mensaje:

logo_lateral
 

Archivo