Selección de idioma

Cinco cosas que quizá no sabías
sobre el poliamor (1/2)

10 junio, 2014 a las 11:00/ por
609346e0f2ee0ad8986c27.L._V210582531_

Traducción del artículo de Deborah AnapolFive Things You Might Not Know About Polyamory, publicado en The Good men Project. Deborah Anapol tiene un punto de vista diferente al de Dossie y Janet. Con más condiciones, entendiendo que siempre ha de ser a largo plazo, con mucha espiritualidad de por medio y, aquí se puede ver, bastante más heteronormativo… 

 

“Hace treinta años tenía mucho que aprender sobre poliamor, pero no había muchos sitios de donde aprender. De hecho, la palabra poliamor no había sido inventada todavía, así que empecé a usar un término, complicado de usar pero suficientemente descriptivo, no-monogamia responsable (responsible non-monogamy), cuando escribí mi primer libro, Love Without Limit, que se publicó en 1992. Cuando se publicó en 2010 mi último libro, Polyamory in the 21st Century, había cerca de dos millones de resultados en Google para poliamor, sin hablar de las docenas de libros en cantidad de idiomas, cientos de artículos, unas pocas investigaciones científicas e incluso algunos reality shows. También tenemos nuevas palabras relacionadas con las alternativas a la monogamia (o monogamia en serie). No-monogamia consensuada es el término preferido académicamente y se habla de Nueva Monogamia en el mundo de la terapia de pareja. Pero se llame como se le llame, se refiere a lo mismo. Nuestra obsesión cultural con la monogamia está siguiendo el mismo camino que la ley seca, la esclavitud, el patrón oro y el servicio militar obligatorio. En otras palabras, la monogamia para toda la vida es algo obsoleto, y para lo bueno y para lo malo, el poliamor se está poniendo de moda. Aquí está la última información sobre la vanguardia de las relaciones:

 5438128392_8c7ce8e494_z

1. No hay ninguna prueba de que la monogamia sea mejor en términos de duración de la relación, felicidad, salud, satisfacción sexual o intimidad emocional. 

Tampoco hay evidencia de que el poliamor sea mejor. Por lo que lo mejor que puedes hacer con lo que te sientas tú (y tu pareja) mejor. Un artículo que estudiaba las evidencias científicas contestando a la cuestión de si las relaciones monógamas son superiores a otros tipos de relación concluyó que no hay base empírica para las hipótesis sobre los beneficios de la monogamia. El hecho de que este artículo fue publicado en la Personality and Social Psychology Review (Noviembre 2012) revisado por profesionales colegas sugiere que la investigación y la lógica están al fin influyendo en el pensamiento científico sobre el tema. Por supuesto, no hay muchas investigaciones sobre este tema en absoluto, pero los argumentos habituales para defender la monogamia —incluyendo la ilusión de que ofrece protección de los celos, las ITS y el divorcio se ha visto que son puras conjeturas, y sin ningún fundamento. Para algunas personas la monogamia es una elección mejor, para otras el poliamor es probablemente una mejor opción. Si no tienes claro cual funcionaría en tu caso, te sugiero que lo averigues: Hazlo antes de formar parte de una relación a largo plazo si es posible, ya que la compatibilidad es la clave.

 

8429592668_3df020be4d_z

2. Las mujeres no están necesariamente a favor de la monogamia.

Ellas simplemente no quieren que les mientan, que las traten con poca consideración y que se espere que acepten un doble rasero. Históricamente la monogamia fue impuesta a las mujeres por hombres que querían saber quienes heredarían sus propiedades y bienes. Cuando la herencia de recursos pasaba a través de las mujeres —matrilineal— este tipo de control era innecesario porque era obvio para todo el mundo quién era la madre. Más adelante, se argumentó que el matrimonio monógamo “hasta que la muerte nos separe” protegía a las mujeres y prole económicamente en una época en que las oportunidades para trabajar de las mujeres y su derecho a la propiedad estaban seriamente limitados. En el siglo veintiuno la mayoría de las mujeres están más interesadas en la igualdad de derechos —al placer sexual y a la libertad personal, así como profesional y poder político— que en garantizar que un hombre las mantenga a ellas y a su descendencia. Por supuesto las mujeres son perfectamente capaces de ser infieles y de eludir sus responsabilidades domésticas, y quizá veamos más de esto según más hombres adopten el rol de “amo de casa” y más mujeres ganen un sueldo fuera de casa. La conclusión es que todo el mundo quiere que se le trate con respeto y que se cubran sus necesidades. Ambos géneros tienen un condicionamiento disfuncional que superar escojan la monogamia o no. Los acuerdos que benefician y satisfacen a todo el mundo en una relación y que permiten tener intimidad con varias parejas son tan atractivos para las mujeres como para los hombres. De hecho, las primeras personas líderes en el poliamor actual fueron mujeres.

 (continuará)

IMÁGENES
https://www.flickr.com/photos/joe3po/5438128392
https://www.flickr.com/photos/waffletaxi/8429592668

1 Comentario a “Cinco cosas que quizá no sabías
sobre el poliamor (1/2)”

  1. […] Cinco cosas que quizá no sabías sobre el poliamor […]

Dejar una respuesta a Cinco cosas que quizá no sabías sobre el poliamor

Mensaje:

logo_lateral
 

Archivo