Selección de idioma

Cinco cosas que quizá no sabías
sobre el poliamor (2/2)

11 junio, 2014 a las 11:00/ por
609346e0f2ee0ad8986c27.L._V210582531_

Segunda parte de la traducción del artículo de Deborah Anapol Five Things You Might Not Know About Polyamory, publicado en The Good men Project. Los otros dos puntos anteriores los publiqué ayer.

3. Es más habitual practicar la no-monogamia consensuada entre los gays que entre parejas heterosexuales, lesbianas o bisexuales, pero aún siguen teniendo problemas con los celos.

Numerosas encuestas se han encontrado que es menos común en las parejas de hombres gays que exijan monogamia en sus relaciones, frente a las parejas heterosexuales, o de lesbianas. De todos modos, los seres humanos, independientemente de su orientación sexual, no son inmunes a los celos. De hecho, tal como lo veo, el miedo a los celos es el principal freno frente al poliamor para las parejas actuales que no tienen problemas morales con la no-monogamia. A menudo en parejas gays se reduce, igual que en las heterosexuales, a que la persona con menos oportunidades de aventuras fuera de la pareja —sea porque se percibe como menos deseable, por falta de tiempo, tener menos apetito sexual o motivación— es la que se preocupa por sentir los celos. De todos modos, si la relación es sana y las relaciones adicionales aumentan, en lugar de disminuir, la satisfacción de todas las personas en la relación, los celos se pueden manejar normalmente con éxito.

Better family pic 2013

Juliette, Maya, Laurel y Roland, familia poliamor con una hija.

4. La prole criada en familias consensuadamente no-monógamas ha mostrado estar, como mínimo, al mismo nivel en múltiples aspectos de salud y logros que la prole criada en familia monógamas (o monógamas en serie).

No es una novedad que muchas personas proyectan sus miedos en su propia prole, y las preocupaciones morales respecto al poliamor son un buen ejemplo de lo equivocado que puede ser lo que imaginamos. En mi libro, Polyamory in the 21st Century, trato los informes de investigaciones y las anécdotas que, de decir algo, indican que a las criaturas en familias poliamorosas o parejas abiertas  les va mejor que a las de familias convencionales. Mis clientes me preguntan a menudo cuánto deben contar a su descendencia sobre su estilo de vida no-monógamo y siempre les animo a responder honestamente, de la manera apropiada para su edad. No necesitan ni quieren saber mucho de la vida sexual de sus padres/madres, pero si se les educa con ideas monógamas, esas criaturas no van a reaccionar bien cuando al final sepan que Mamá y Papá n están practicando lo que predican. Las relaciones con cariño y apoyo con una variedad de personas adultas es beneficioso en la infancia y adolescencia, por lo que esconder a tus otras relaciones de la mirada de tu prole les está perjudicando. 

 

191362600_f4bd65b905_z

5. El poliamor no es necesariamente fácil, especialmente si no se tratan los problemas de la familia de origen y la falta de habilidades.

El poliamor no es la solución para una relación que se tambalea, pero puede resolver problemas de deseo sexual desigual o diferente en una relación que en otros aspectos funciona bien y es feliz. Los placeres tentadores de la intimidad ampliada también pueden ser una motivación para resolver tus asuntos personales. El poliamor requiere cultura emocional, así como la habilidad de comunicarse bien, marcar y respetar límites, y respetar acuerdos. Aparte de esos conocimientos, el poliamor es también una oportunidad muy valiosa para encargarse de patrones disfuncionales heredados o adquiridos en la infancia.

Al revés que la monogamia, que limita tus oportunidades de proyección a una sola pareja, el poliamor da la oportunidad de cambiar patrones en la manera de relacionarse con parejas del mismo u otro género. Por ejemplo, un hombre que tuvo que competir con Papá (o un hermano) por la atención de Mamá es probable que vea reaparecer esa herida si su pareja femenina tiene un nuevo amante. Puede parecer que el problema aquí están en la mujer, pero el origen del problema es la actitud competitiva de él con otros hombres. O si él está con dos mujeres que han aprendido cada una de su madre que los hombres no son de fiar y débiles, pueden unirse contra él y recrearle el miedo de su infancia a una madre enfadada y que lo rechaza. Pocas personas se imaginan que están eligiendo el poliamor específicamente para trabajar sobre problemas originados en la familia de origen que es menos probable que aparezcan en una pareja, o para aprender cómo usar los celos como un camino hacia el amor incondicional, pero la verdad es que el poliamor puede ser un camino espiritual muy efectivo para quienes se abren a ello”. 

 

IMAGENES
http://www.lovewithoutlimits.com/
http://www.polyfamilypodcast.com/
https://www.flickr.com/photos/ollie_g/191362600

5 Comentarios a “Cinco cosas que quizá no sabías
sobre el poliamor (2/2)”

  1. Victor dice:

    Por favor, si te pronpones hacer un articulo serio sobre el tema, cuida la gramatica y la estructura. No lei el contenido de los parrafos porque los titulos ya me echaron para atras: “Los gays es más probable que practiquen no-monogamia consensuada…” es una frase terriblemente mal construida, lo siento, y “La prole criada en familias consensuadamente no-monógamas han mostrado estar..” tambien tiene delito, por la misma razon: LA prole es singular, con lo que el verbo tambien deberia estar conjugado en singular: HA, no HAN…
    Mal, de verdad, mal…
    (Escribo sin tildes porque estoy usando un teclado que no es español, disculpa)

Dejar una respuesta

Mensaje:

logo_lateral
 

Archivo