Selección de idioma

¿Cómo influir siendo una minoría?

15 julio, 2013 a las 11:00/ por
6747962421_33904a0735_z

En muchas ocasiones se tiene la sensación de que, si no tienes poder, o mucho dinero, no puedes influir realmente en una mayoría con tus ideas. La cosa es que no es fácil. Y que si cada vez que se intenta, se hace sin saber muy bien qué se debe de hacer, puede ser muy frustrante. Pero conviene tener en mente, para nuestras causas (sea la que sea) que lleva mucho tiempo demostrándose que una minoría puede influir en la mayoría. Ojo, digo “influir”, no la aspiración que a veces se percibe en alguna gente de “el día que todo el mundo haga x las cosas cambiarán”, porque no, es imposible que todo el mundo piense lo mismo, que todo el mundo pase a pensar lo que te apetece que piensen.

Pero el cambio es real. La versión resumida la dio Margaret Mead, una antropóloga (y además bisexual) que influyó en mucha mucha gente: “Nunca dudes que un pequeño grupo de ciudadanos pensantes y comprometidos pueden cambiar el mundo. De hecho, son los únicos que lo han logrado.” Ejemplos hay muchos: Lucha por los derechos civiles independientemente de raza, religión, creencias, etc, por los derechos de la mujer hasta la escurridiza igualdad, por los derechos para gays y lesbianas hasta el matrimonio, la influencia de un minúsculo grupo de activistas ecologistas que llega a ser mayoritario, o en la dirección contraria, como pequeños grupos de fundamentalistas religiosos consiguen influir para que se cambien leyes en España, Estados Unidos, América Latina…

 Y para estas cosas lo que hace falta, sobre todo, es persistir. Insistir. Aguantar ahí años y años. Porque es fácil calentarse un fin de semana, pensar en cambiar el mundo…y haber perdido fuelle el lunes por la mañana. Yo he estado bastantes años en primera línea en activismo político en Madrid (ahora sigo, pero muchas menos horas) y sé lo fácil que es ilusionarse con unas cervezas de por medio…y lo cansado que es después intentar cambiar las cosas para poder sacar adelante tus propuestas.

Para que salgan adelante hay que tener claro qué hace falta para que funcione. Y las recetas no son tan complicadas, aunque hay que sumarlas a más cosas, claro. Yo normalmente he atendido a las de Moscovici, algo que me leí hace décadas y me ha influenciado desde entonces. Un día traduciré un artículo largo. Por ahora, estos son pequeños extractos, pillados de blogs, de la teoría de Moscovici sobre las minorías:

“Cuando existe un conflicto (entendido como la confrontación de puntos de vista discrepantes), uno de los principales factores que determinan cómo será resuelto es el estilo de comportamiento de las partes implicadas. (…) Moscovici defiende que las minorías pueden ejercer influencia social siempre que su estilo de comportamiento sea consistente a la hora de mantener su posición. La consistencia en el comportamiento tiene dos componentes. En primer lugar, los miembros de la minoría deben mantener una posición estable a lo largo del tiempo. (…) El otro componente de la consistencia (…) tiene que ver con que todos los miembros de la minoría deben expresar su postura de forma consistente, sin fisuras ni contradicciones.”(1)

“La minoría sin poder influye y hace cambiar a la mayoría por un comportamiento consistente que acaba por crear conflicto y duda entre los miembros de la mayoría y los conduce a examinar y reevaluar su propia postura, cognitiva o valorativa.” (2)

“Moscovici nos dice, que una minoría puede influir cuando la idea manifestada, mantiene convicción y compromiso de forma constante. La consistencia da notoriedad, y muestra que las ideas que se defienden son dignas de ser defendidas. Además, cuando la minoría es capaz de provocar tensión y conflicto, rompe la uniformidad en los juicios de la mayoría. La creación de un conflicto permite que se cuestione sus juicios y, eventualmente los modifique. En la confrontación, la minoría logra que sus creencias sean conocidas y diseminadas y puedan acabar cambiando las opiniones e informaciones de la mayoría. 
Por otra parte, la influencia de la minoría resulta en algo más que en un cambio de opinión, representa un efecto de conversión. Serge Moscovici demuestra que el cambio es profundo, pues en la discusión se interioriza más el conflicto y su solución. “ (3)
 

Fuentes

La imagen salió de aquí

1 Comentario a “¿Cómo influir siendo una minoría?”

  1. Antonio dice:

    Entonces, ..¿el jueves BBQ?

Dejar una respuesta

Mensaje:

logo_lateral
 

Archivo