Selección de idioma

Cómo saber si eres dominante (BDSM)

21 noviembre, 2013 a las 11:00/ por
503943

Acabo de ver que hace muchísimo tiempo desde las últimas traducciones de The New Topping, de Dossie Easton y Janet Hardy. Sí, soy fan, por la manera que tienen de ver las cosas, por las relaciones abiertas no-normativas que proponen y por el BDSM no-normativo que proponen. Como hice con Ética Promiscua intentaré siempre que sea posible usar el género neutro y evitar el binarismo de género, porque no sólo son temas centrales en esta web, también lo son para ellas, sobre todo para Janet, que es de género fluido, igual que su pareja.

Vamos allá con la traducción de hoy. “How do you know you’re a top” o “Cómo saber si eres dominante”. Aquí está el lío de si usar la palabra dominante, top, Amo/a… Dominante suena demasiado genérico. “Cómo saber si eres dominante” parece más bien un examen de personalidad. “Cómo saber si eres top”…a mí es el que me suena mejor, porque top/bottom son las palabras que más me gustan para definir las dos situaciones en BDSM, pero le veo el problema de que si escribo top en el título, sólo quienes estamos en el “gremio” vamos a saber a qué se refiere cuando lo leamos. Y estaría con el lío de “los/las tops”. Mala idea. Lo de “Cómo saber si eres Amo/a” es la que menos me gusta. Primero, porque nos lleva a la postura binarista, de dos géneros únicamente. Lo segundo, porque esa palabra “Amo/a” creo que se acaba siempre usando dentro de una visión que me da impresión de muy monolítica, normativa, tradicional de qué es un Amo/a. Así que me quedaré con lo de dominante. Qué le vamos a hacer.

 

“Muchas personas dominantes recuerdan teniendo fantasías en las que dominaban desde que eran pequeñas. No es raro para alguien dominante recordar cómo decía a sus amigxs que jugasen a “policías y ladronxs” con mucho bondage de por medio o a “profesorxs y estudiantes” con mucho spanking. Otras personas tienen sus primeras fantasías dominantes en la pubertad y algunas durante su juventud. Algunas personas que son excelentes dominantes no recuerdan haber tenido ninguna fantasía con ese rol hasta que una de sus parejas le comentó probar una sesión suave. Y un mundo nuevo se abrió ante sus ojos.

Estas fantasías pueden haber causado a la persona dominante mucho sufrimiento y preocupación. Un dominante que conocemos recuerda haber tenido su primera fantasía con bondage a finales de los años 60 —poco después de los asesinatos de Tate/LaBianca— y haberse pasado meses preocupado porque se iba a convertir en un asesino múltiple.

Janet recuerda:

Recuerdo tener fantasías como dominante desde la infancia, pero tenía ya veintitantos años antes de reconocer que esos entretenidos pensamientos —que eran obsesivos hasta el punto de que se me hacía complicado funcionar en la vida real— eran realmente de carácter sexual. Una vez lo comprendí, me llevó todavía más comprender que esas historias maravillosas, sucias y no consensuadas no tenían por qué ser sólo fantasías, que había personas ahí fuera a quienes les interesaría en llevarlas a la realidad consensuadamente conmigo.

Así que la manera más fácil de saber si eres una persona dominante es echar una buena mirada a tus fantasías. Ser una persona dominante en la vida real no significa necesariamente que eres también top: Muchas personas que son número 1 prefieren ser sometidas. Ni ser una persona tranquila e introvertida en la vida real significa que te convertirás en Atila en la sesión.

Por otro lado, si la idea de dar órdenes, tomar el control, causar fuertes sensaciones te aterroriza tampoco significa que necesariamente NO eres dominante. Incluso la persona dominante más experimentada sufre lo que en espectáculos sucede a veces, de empezar a sudar muchísimo por el miedo a fallar. La cosa es: Mientras te emocionas con la mera idea de dominar ¿se te está poniendo dura la polla?¿se te está mojando el coño?.

Si alguna vez has soñado con dejar a tu pareja completamente indefensa para infligir tus peores deseos sobre ella… si te encuentras imaginando cosas mientras miras al expositor de cinturones del centro comercial y no estás pensando en sujetarte los pantalones…. o si el pensamiento de una persona arrodillada desnuda a tus pies sirviéndote una taza de té te suena como que podría ser, bueno, de tu agrado… adivina. Puede que ya seas una persona dominante. “

 

Fuente: “The New Topping Book”. Dossie Easton y Janet Hardy.
Segunda edición, julio 2003.

3 Comentarios a “Cómo saber si eres dominante (BDSM)”

  1. Para mí está claro que las palabras “top”, dominante (“dominant”) y Amo (“Master”) quieren decir cosas completamente distintas. Hay mucha confusión en España en los temas BDSM, precisamente porque falta una buena palabra para traducir “top”. “Dominante” implica una relación de dominación/sumisión (D/s), pero no todo el BDSM es D/s. Muchas relaciones sadomasoquistas (SM) se dan sin D/s… el hecho de que yo azote a mi mujer no quiere decir que la esté dominando; simplemente, a los dos nos gustan ese tipo de sensaciones. De la misma forma, atar a alguien no significa dominarlo. El que da azotes o ata es un “top”, pero no necesariamente un dominante. En cuanto a “Amo”, hay mucha controversia sobre el significado exacto de ese término, pero casi todo el mundo está de acuerdo que no todos los dominantes son Amos.

    Por el contexto, Easton y Hardy están hablando de tops, no de dominantes.

  2. Milanyi dice:

    Soy una adolescente y por medio de libros descubrí el BDSM y me imaginado a personas castigandola pensaba que era malo que no podía pensar así pero lo descubrí y lo amo en verdad

Dejar una respuesta a Hermes Solenzol

Mensaje:

logo_lateral
 

Archivo