Selección de idioma

El creador de Fetlife ha borrado cientos de grupos y miles de fetiches. ¡Gracias, Paypal, VISA, Mastercard…!

27 enero, 2017 a las 13:01/ por
Delete-Fetlife-account1

 

Hace unos días, John Baku, el creador de Fetlife (la mayor red social del mundo para quienes estamos en el BDSM y el kink) ha borrado en tres dias cientos de grupos y miles de fetiches de la larguísima lista donde podías escoger los que más te identificaban (y dan una idea a quien conoces de qué te gusta y qué no).

Primero cometió el error de borrarlos sin avisar y se ganó unas críticas inmensas, y justificadas, de mucha gente, como The Ferret, a quien he traducido alguna vez. Viendo el error que había cometido, Baku ha publicado en Fetlife una carta explicándolo y pidiendo disculpas.

¿Qué es lo que se ha borrado y se seguirá borrando si tú insistes en publicarlo?

  • Todo lo que tenga que ver con prácticas no consensuadas: rapto, violación… pero también “no consentimiento consentido ” [consensual non-consent].
  • Todo lo que tenga que ver con impedir el consentimiento (drogas, alcohol… ¡ incluyendo también la hipnosis!)
  • Todo lo que tenga que ver con daños permanentes o de larga duración (snuff, heridas y cortes profundos…)
  • Todo lo que tenga que ver con discurso de odio (juegos de rol nazis, relacionados con raza…)
  • Todo lo que caiga bajo la etiqueta de obscenidad (incesto, por ejemplo)

 

Screen Shot 2017-01-27 at 12.54.27

 

Claro, los problemas que tiene esto son inmensos. Lo primero, lo general que es “todo lo que tenga que ver” (Nothing to do with, en el original) porque eso incluye también relatos. ¿No se pueden copipegar fragmentos de Sade, de Lolita, de tantas novelas?.
Eso incluye también juegos consensuados que, de esta manera, se vuelven a condenar a la esfera privada, permitiendo en público que suceda como en Facebook: Que se prohiba ver un pezón femenino pero eso conviva con imágenes de violencia brutales. Se sigue imponiendo la visión puritana de los 50, más restrictiva que el Código Hays (que tampoco permitía dar demasiada visibilidad a los asesinatos).

La otra faceta problemática es que se metan en el mismo saco el snuff y juegos tan propios de la humillación, como los juegos de rol relacionados con raza o nazis ¿eso incluye juegos de rol sobre asuntos delicados, como el tipo de cuerpo, diversidad funcional, ser parte de cualquier minoría? Porque la humillación va i-ne-vi-ta-ble-men-te unida a jugar con nuestra parte menos civilizada, con los estereotipos más oscuros.

 

https://www.flickr.com/photos/8859804@N05/3915366124/

https://www.flickr.com/photos/8859804@N05/3915366124/

 

Otro problema asociado: Considerar problemáticas conductas que no lo son, como muchas conductas deseadas aunque parezcan extremas (aunque vistas desde fuera nos toquen alguna fibra sensible, la eterna lucha entre SSC y RACK) o la hipnosis, dando espacio a creer que se nos puede hipnotizar contra nuestra voluntad. Como comentábamos el otro día en twitter, es lo mejor que le podía pasar a la hipnosis: “Oye ¿pero de verdad eso funciona? –Imagínate si funciona que la han prohibido en Fetlife”.

Los problemas que se derivan de esa medida se irán viendo con el tiempo. Pero el origen de todo este cambio ¿dónde está?¿por qué se hace ahora?¿por qué no hay vuelta atrás? Pues porque es la condición que les han puesto las empresas que facilitan los pagos online (VISA, MasterCard, etc) incluida Paypal. Y no es algo que “es que le sucedió a una empresa muy grande como Fetlife pero no se aplica en mi caso”. Proyectos tan modestos como Planeta BDSM me ha confirmado que Paypal le ha cerrado la cuenta dos veces. ¿Hacen algo ilegal, extremo, que justifique negarles un servicio? No, el único delito de PlanetaBDSM es ser una sexshop BDSM… O la misma Triodos, que ya les dijo que no a BDSMK, también le dijo expresamente a Planeta BDSM que no trabajaban con sexshops, de la misma manera que no hacen “con empresas armamentísticas o de peletería”. Aha, misiles tierra-aire y dildos. Vaya, comparación…

Esto se parece a las hipotecas subprime: Cuando se empezó a hablar de ellas nadie se imaginaba que era el aviso de la crisis que vendría años después y en la que llevamos una década. Ya sabíamos de la moral puritana estadounidense, nos encontramos luego con las sorprendentes prohibiciones de la legislación británica sobre porno no convencional (considerando así el facesitting, el squirting o meter más de tres dedos en un orificio corporal), ya sabíamos de las extremas políticas de Facebook+Instagram… y ahora ya lo tenemos dentro de los gremios BDSM, kink, fetichista.

https://www.flickr.com/photos/8859804@N05/3909453349/

https://www.flickr.com/photos/8859804@N05/3909453349/

 

Siempre aparecen, como intento de respuesta, ideas alternativas como crear una red propia que no use pagos online, algo imposible por mucho que parezca realizable cuando se tienen unas cervezas encima. No habría nadie en la red, estaría vacía (¿hello, google plus?¿orkut?¿ello?¿alguien se acuerda de MySpace?) y no sería viable. Los proyectos funcionan unos pocos años a base de voluntarismo, pero la gente se acaba quemando y el proyecto se acaba dejando a medio camino a quienes se lo creyeron.

Baku, el creador de Fetlife, ha pedido disculpas y explicado los riesgos a los que se enfrentan y que le hacen tomar esa decisión. “Tengo mucho por lo que pedir disculpas; Pido perdón por el anuncio críptico que hice el pasado martes. Pido perdón por haber borrado cientos de grupos y miles de fetiches sin una advertencia previa, ya no digamos avisarlo con tiempo. Pido perdón por no hacer este anuncio antes y haber dejado a todo el mundo a oscuras, y sobre todo, pido perdón por haberos decepcionado a tanta gente”. Todo esto se ha hecho por tres razones: “riesgo financiero, riesgo legal y riesgo comunitario”.

 

fetlife_home-full

 

Riesgo financiero

“La publicidad que aparece en Fetlife cubre la mitad de los costes de servidores y ancho de banda. Vuestro apoyo paga la otra mitad así como el equipo que mantiene Fetlife en funcionamiento, departamento legal, contabilidad, software, etc. Por lo que con vuestro apoyo se pagan la gran mayoría de los gastos mensuales de Fetlife. Por eso, sin una cuenta mercantil [merchant account, para poder procesar pagos online], Fetlife provoca pérdidas cada mez, y no estamos hablano de un par de dólares al mes, estamos hablando de pérdidas significativas”.

“El martes pasado nos avisaron de que una de nuestras cuentas mercantiles nos iba a cerrar la cuenta. Una de las compañías de tarjetas de crédito había contactado directamente con el banco y les habían dicho que dejaran de operar con Fetlife. El banco pidió más información, pero lo único que les dijeron desde la compañía de tarjetas de crédito era que en parte tenía que ver con “sangre, agujas y vampirismo”.

Lo mejor que se lo ocurrió a Fetlife fue cambiar las normas que regulan el contenido de la red social, pero pensaron que no hacía falta más. Tres días más tarde les escriben de otro proveedor y les dicen lo mismo sobre la misma empresa de tarjetas de crédito, y que les habían dicho que cerraran nuestra cuenta, esta vez “por razones de ilegalidad o inmoralidad”.

Ambos bancos pensaron que era prudente “cerrar nuestras cuentas aunque sólo les hubiera contactado una de las empresas de tarjetas de crédito, para evitar una multa de ambas marcas de tarjetas de crédito” (no dicen el nombre de las empresas). “Todos los bancos comparten una lista con todas las cuentas mercantiles cerradas. La empresa de tarjetas de crédito también le pidió a los bancos que nos agregaran a una lista que hará más complicado que incluso volvamos a tener una cuenta mercantil de nuevo, al menos en el futuro próximo. Así que de momento no podemos procesar pagos con tarjetas de crédito en Fetlife y probablemente no podremos durante una temporada”.

 

https://www.flickr.com/photos/23886303@N00/15230383291/

https://www.flickr.com/photos/23886303@N00/15230383291/

 

El riesgo legal

En este puzzle se les mezclaban cosas tan variadas como un caso de violación en Australia por un miembro de la comunidad, la vuelta a las peticiones de aplicación de la ley de obscenidad en EEUU, las prohibiciones británicas y que es la red social más transgresora, “lo que nos convierte en el objetivo perfecto”.

“Podemos enterrar la cabeza en la arena, pero es tanto ingenuo como irresponsable. Todo lo que hemos comentado tiene riesgos legales reales asociados con consecuencias potenciales igual de reales. Quizá no para ti directamente pero sí para Fetlife, el equipo detrás de Fetlife y para mí mismo.

 

El riesgo para la comunidad

Aunque que dice no se aplica a todo el mundo (no todo el kink está ahí, obviamente, no todo el mundo se siente a gusto en ella)…

….”Si hay algo que nos una es nuestro amor por la comunidad kink. Sin la comunidad kink, sin webs como Fetlife, mucha gente no tendríamos un lugar al que considerar nuestra casa, un lugar en el que se nos acepta y comprende, y un lugar, me atrevo a decir, donde tenemos la libertad de poder ser quienes somos realmente. (…) Cada día oímos de otro ataque cometido contra alguna de nuestras amistades. Y detrás de cada historia, hay decenas de miles de las que nunca oímos nada. Como comunidad debemos de dejar de mirar a otro lado. Una de las maneras de hacer eso es definir una lista de normas mejor segun la que vivimos como comunidad”.

 

Y todo esto lleva al asunto de la situacion en la que nos encontramos en Facebook. Como dice al final de todo su texto (del que he traducido una parte muy pequeña)…

… “He visto algunas publicaciones en Fetlife hechas como protesta que van en contra de nuestras normas actualizadas. Entiendo por qué necesitásteis publicar lo que publicásteis, pero espero que, despues de leer esto, lo retiraréis por propia voluntad”.

¿Seguirán resistiendo Twitter y Tumblr como los espacios donde se van refugiando esas prácticas? Al final, como le comentaba ayer a PlanetaBDSM, lo que dice Trump no es el problema, sino un síntoma más de un discurso público cada vez más extremo, polarizador y enemigo de la diversidad.

 

No hay comentarios todavía

Dejar una respuesta

Mensaje:

logo_lateral
 

Archivo