Selección de idioma

El master de sexología de Incisex
(mi propia experiencia)

4 agosto, 2016 a las 20:09/ por
incisex solo

Este post, advierto ya de entrada, sólo es mi experiencia, a modo de resumen, ahora que he terminado el máster de incisex. Es decir, que el resto de gente que lo ha estudiado podrá discrepar respecto a lo que yo pienso, obviamente, o puede pasar que algún comentario que yo haga sobre otros máster alguien se lo tome como algo personal. Esto no lo escribo con esa intención.  La otra advertencia es que esto lo escribo poco después de haber entregado el trabajo final, con lo que, quién sabe, quizá piense de manera diferente dentro de meses o años y lo vea con cierta distancia.

Sobre el máster que he terminado, aclaro que he ido a estudiarlo, no a impartirlo. Es algo que no había aclarado antes porque creía que era innecesario, porque no pensaba que a nadie se le pudiese ocurrir que yo era docente en el máster… hasta que he oído que varias personas lo han preguntado, tanto a mí como a incisex. Asunto aclarado.

El contenido del máster es éste. (Sí, a la web le vendría bien un rediseño….) Dos años, 60 créditos, presencial. Según he oído de quienes han probado las dos opciones (un año online, otro presencial), compensa con mucho el presencial.

La primera duda que hay respecto al máster es la que tuve yo cuando estaba decidiendo cuál hacía: ¿Me apunto a este máster, a pesar del aspecto tan rancio de su web? Porque si no fuera por los logos de redes sociales, parecería una web de hace 15 años o más.

 

 

Las webs de la competencia en Madrid y alrededores tienen bastante mejor pinta de entrada… (la de Univ. Camilo José Cela, la de SexPol… La de la UNED es floja, la de Isesus también). Por eso dudaba si SexPol, CJC o incisex). Las instalaciones de incisex no parecen de hace 15 años, sino de más, con lo que al ir allí seguía teniendo mis serias dudas… Al final fue la recomendación de una exalumna la que me hizo decidirme.

Comencé el máster. Y el choque entre el enfoque activista que había llevado hasta ese momento y lo que me encontré fue grande. Muy muy grande. Pero no sólo me pasaba a mí: Yo creo que un tercio de la gente que estábamos en primero y que veníamos con un enfoque desde teoría de género/feminismo/queer/sexualidad-no-convecional nos estuvimos planteando durante 3 meses dejar el máster. Dentro y fuera de clase había discusiones eternas sobre un montón de temas relacionados con ese enfoque. SPOILER: Dos años más tarde, ese tercio de la clase hemos terminado recomendando el máster a otra gente.

Incisex tiene un origen antiguo: Se creó hace mucho, en 1975, por Efigenio Amezúa, junto a Marcos Sanz, que siguen hoy día, uno dirigiendo el máster y el otro siendo docente. Marcos Sanz cumple 70 años el año que viene (foto) y, en la faceta que interesa al máster, es especialista en sociología de la sexualidad, aunque tiene un currículum muy amplio y variado. Amezúa cumplirá 74 en 2017 y se puede leer sobre su vida en wikipedia, tiene su propia página. Como curiosidad, estudió en Lovaina, Bruselas, donde fue alumno de Foucault. 

 

 

Aparte del origen antiguo del IN(stituto)(de) CI(encias) SEX(ológicas), tiene unas instalaciones de las que ya he hablado. Los libros que hay que leerse durante el máster son de hace (mucho) tiempo. Abundan textos de los 70 y los 90, aunque también los hay actuales, claro. No tiene muy buena pinta por el momento ¿verdad? Pero aparte de estos detalles, vamos a los contenidos. Este es el contenido de los dos años de máster.

1° Curso
- Epistemología Sexual e Historia de la Sexología (I)
– Socioantropología sexual (I)
– Sexología evolutiva y procesos de sexuación (I)
– Teoría y práctica de la educación sexual
– Aspectos éticos y legales en sexología y asesoramiento sexual (I)

2° Curso
- Epistemología Sexual e Historia de la Sexología (II)
– Socioantropología sexual (II)
– Sexología evolutiva y procesos de sexuación (II)
– Teoría y práctica del asesoramiento sexual
– Aspectos éticos y legales en sexología y asesoramiento sexual (II)

Eso es todo lo que pone. Es decir, tampoco se puede saber muy en detalle qué se va a explicar y qué no. Lo que van publicando tampoco circula por internet, sino que lo publican en papel/digital en su revista bimensual. Este es el catálogo de lo que han publicado. Ojo, porque empieza con lo más antiguo. Los temas que se han tocado recientemente se pueden ver en las últimas revistas, recién publicadas, abajo del todo de la pagina.

 

Cabecera del blog "Sexología en las redes sociales"

Cabecera del blog “Sexología en las redes sociales”

 

Por eso la mejor manera de saber qué contenido tiene realmente el máster en temas concretos es consultar otras publicaciones del profesorado del master. Por ejemplo, lo que publican Almudena Herranz, Samuel Diaz y Lejárraga, entre otra mucha gente, en el blog Sexología en las redes sociales. Hace casi un año que no lo actualizan, pero contiene material interesante para saber la orientación del máster.

El que suelo recomendar a quién me pregunta sobre el enfoque respecto al género en el máster es este artículo de Almudena Herranz (que es asesora técnica de Chrysallis), “Intersexualidad y transexualidad“.

“Y nos cuelan trampas cotidiana y constantemente. Trampas que insisten en:
Imponer el criterio externo sobre la experiencia subjetiva: tú eres hombre o mujer porque yo lo digo. Yo matrona, yo genetista, yo endocrina, yo político, yo carnicero, yo profesora, yo abuela, etc.
Jerarquizar unas formas de ser mujeres y hombres frente a otras: esto sí que es un hombre como dios manda; Esta es una mujer hecha y derecha; Así es un hombre de verdad; etc.
Determinar lo que debemos ser, hacer, tener para ser un hombre o una mujer de verdad: tienes que quitarte esto, ponerte aquello, comportarte así, vestirte de esta forma…”

 

Y cuidado, porque es fácil entrar a algunos de los “trapos” que se plantean, para que “saltes” y que las ideas entren en juego y reflexionar sobre ellas. Es fácil que cuando nos hablan la primera vez de “la teoría de los sexos”, pensemos que sólo nos están dando una visión heterosexual de la sexualidad… cuando en realidad están hablando de “la teoría de los seres sexuados” (algo que se entiende con el tiempo). Cuando nos hablan la primera vez de hombres y mujeres podemos pensar que se están olvidando de estados intersexuales, de otras posibles identidades o modos de vivirlo… cuando en realidad te recuerdan en clase que te puedes sentir hombre, mujer o lo que sea. Podemos entender algo como biologicista o desde una visión médica o patologizadora… cuando en realidad su visión es la de “la comprensividad como alternativa a la sistemática prescripción” o “el mayor interés en lo cultivable que en lo tratable”, es una visión que se centra en la biografía completa de cada persona, cómo vive la realidad y qué significados tienen para ella cada vivencia, en lugar de sumar facetas sociológicas, biológicas y psicológicas. Es fácil creer que están atacando a nuestro discurso (vengamos del enfoque que vengamos) cuando en realidad lo que nos están haciendo ver que, independientemente de nuestro propio discurso, quizá sea buena idea darle a cada cual toda la información y herramientas posibles para que llegue a sus propias conclusiones. Es decir, para que —a la hora de educar y  formar— cada cual se guíe por “referentes internos” en lugar de que deba vivir de acuerdo con “referentes externos”, sean mi discurso, el de la medicina, la psicología, la psiquiatría, el Estado, la moral católica…

 

 

incisex

Ojo, este NO es el logo de incisex, sino una re-versión propia porque su logo sólo es posible encontrarlo en versión minúscula

 

Como me lo resumió una exalumna en Erostreet hace unos meses, cuando llegas al máster vives en tu propio árbol, y te lo conoces perfectamente, cada rama, cada hoja… y durante el máster subes más alto en tu árbol y descubren la inmensidad de árboles que hay, todo lo que te queda por aprender, las mil cosas en las que no habías caído, las perspectivas que no habías contemplado… No he tenido en ningún momento la sensación de que fueran a “tumbar” nada de lo que pensaba yo antes, sino que la sensación que tengo al final es que sigo pensando igual en un montón de cosas, pero con una perspectiva mucho más amplia y una base más sólida.

Sí, se me nota ¡lo sé!. Por ahora me sigue durando la euforia de haberlo terminado, de disfrutar de lo que he aprendido (y pienso aprender siguiendo pistas que me interesan y las que me vais dando) y tener tanto agradecimiento por los cimientos que me ha dado. Esos cimientos son algo que ya echaba en falta después de tantos años en el “lado práctico” de la no monogamia, el BDSM, el fetish y otras prácticas, lo queer y demás, y haber empezado hace unos cuantos en el activismo.

Como un máster cuesta miles de euros y casi nadie está para grandes excesos (¡preguntad por becas en el mismo máster!),  es lógico tener mil dudas, como tenía yo. Si se me quiere preguntar algo en concreto, estoy en facebook (ahora me veo como dos alter egos, miguel vagalume desde la sexología y “la mosca cojonera” desde el activismo), twitter (también de vagalume y la mosca), email… o sea que por esas vías puedo contestar hasta donde sepa, y también está la opción obviamente de preguntar directamente al máster y a otras personas que hayan estudiado allí para tener más opiniones aparte de esta tan, tan parcial :-)

No hay comentarios todavía

Dejar una respuesta

Mensaje:

logo_lateral
 

Archivo