Selección de idioma

“Etica Promiscua” (The Ethical Slut): ¿Por qué tanto lío con el género?

11 junio, 2013 a las 11:00/ por
Ética-promiscua-primera-cubierta540titulo

¿Tiene sentido el esfuerzo que ha supuesto usar un género neutro en las doscientas y muchas páginas?. En nuestro caso tenemos claro que sí, pero seguramente conviene aclarar por qué.

Desde la primera edición el género fue un tema importante para Dossie y Janet, y por eso la solución que encontraron para la primera edición fue ir alternando el género de masculino a femenino. Un párrafo masculino, uno femenino, uno masculino, uno femenino… Como opinará alguna gente será pensar que si es poco natural, que si para qué, etc etc… Si no lo entiendes, está muy bien explicado aquí de una manera muy accesible: “Lengua, sexismo y mi día a día en todo esto“. Si a eso le sumáis la opinión de quienes consideramos que hay más de dos géneros (y no somos cinco o seis) pues entenderéis que es algo que empieza a tener cierta relevancia. Pero sobre todo, no nos despistemos: ¡Es para las mismas autoras para quienes es importante!. No es complicado entender que ellas tienen derecho a escribir su libro como les da la gana ¿verdad?.

El lenguaje es un tema importante para ellas, por eso le dedican en la primera edición unas cuantas páginas. Y a este tema dedican un párrafo: “Este libro está escrito para todo el mundo: Heterosexuales, gays, bisexuales, hombres, mujeres, transexuales, pansexuales y demás. Para incluir a todo el mundo al escribir, usaremos el lenguaje de una manera que puede resultar nueva para alguna de las personas que nos lea. Hemos mezclado deliveradamente el uso de pronombres masculinos y femeninos, porque no aguantamos palabras como “s/he” y no somos capaces de adaptar nuestras mentes de gramática tradicional al pronombre singular “ellos/ellas” [En realidad en el texto original es "they", que no tiene un equivalente único al traducirlo]. Te animamos a que cambies los pronombres para que encaje con tu propia situación y relaciones: Nuestra intención es celebrar la diversidad sexual en todas partes”. (Pag 8 primera edición The Ethical Slut, Greenery Press).

En la segunda edición lo cambiaron, no quedaron muy satisfechas con el resultado de la primera edición. Y entonces optaron por un lenguaje lo más neutro posible, lo más adaptable a cualquier género que pudiese tener la persona que lo estuviese leyendo. Y eso es lo que se ha querido trasladar también a la traducción al castellano. Sólo se indica el género en los casos en que está indicado de manera expresa  con uno de ellos, o cuando es imposible encontrar un sustituto que suene natural a palabras como nieto/a, padres/madres, abuelo/a. Progenitores por ejemplo también tiene, podría ser progenitoras… ¡No es fácil! (Y si hay solución siempre se puede solucionar para la segunda edición, si se llega a vender tanto).

Ellas mismas pueden decir bastante sobre variaciones dentro de los géneros… Janet Hardy misma se considera una girlfag (que le ponen los gays, no que sea una “mariliendre” sino que le ponen para follar con ellos… E también tiene un género fluido. Como dice en esta entrevista, “en el sexo me vuelvo muy hombre, hasta el punto de que la gente que está alrededor me ven emanando masculinidad (a pesar de un cuerpo muy femenino). Tiendo a tomar el rol “masculino” en la relación, a menudo soy quien gana el dinero (the breadwinner), quien hace el bricolaje, quien inicia el sexo. Y mi relación principal, a quien describo al final de mi libro “Girlfag” es una persona con cuerpo de hombre con un género tan cambiante como el mío”. Dossie Easton, lesbiana, se considera muy femenina pero como un drag queen atrapado en el cuerpo de una mujer.

Sabemos que hay gente a quienes estas soluciones les molestan, les resultan confusas, incómodas, creyendo que son poses, deducción no tan equivocada cuando se ha usado de manera “por quedar bien” sobre todo en boca de gran parte de la clase política y personas que quieren aparentar estar en una equidistancia por la razón que sea. Pero como he explicado mil veces, quienes optamos por preocuparnos por el género o por ejemplo de las palabras usadas para nombrar discapacidades o sexualidades especiales, creemos que tenemos todo el derecho, como personas que los sufren, a poder elegir qué usamos, cómo nos llamamos. Me parece el colmo el pensar que, por ejemplo, vamos a llegar a una persona con una discapacidad que decide usar la expresión “diversidad funcional” y que tengamos tan poca empatía como para decirle: “Mira, perdona, me parece una tontería lo que estás haciendo, lo razonable es usar “discapacidad“. Creo que bastante jodida es su situación, bastante más daños “emocionales” debe sufrir en su situación como pare que además lleguemos y, desde fuera, nos pongamos a darle clases. Ya lo he dicho mil veces: Si a tu padre lo metieron en la cárcel injustamente y el tema te ha preocupado, te ha dolido en alguna parte, seguramente tu vida gire bastante en torno a la idea de la inocencia, la justicia, las cárceles. Lo mismo pasa que si consideras que no hay más que dos géneros, que todo es algo un tema muy sencillo de entender, todo esto te parecerá una tontería. Igual parece que este tema lo trato siempre con demasiada vehemencia o que insisto demasiado. Por algo esto se llama La Mosca Cojonera. Avisaremos cuando se empiece a publicar La Mosca Didáctica.

Volviendo al resultado final del libro: Como expliqué en un comentario ayer, las decisiones respecto a la traducción se han tomado de la mano de Dossie y Janet. Precisamente a Janet la conocí personalmente a causa de mi preocupación por el tema del género en su libro a la hora de traducirlo. Aproveché que ella venía a España a Xplore, nos pusimos de acuerdo para ir a cenar un día (¡y con Maggie Tapert a la vez!) y me escapé a Barcelona a hablar del libro con ella. La palabra sobre la que giraban mis preocupaciones con la que comencé fue con “hijos/hijas” “—¿qué hago con esa palabra?“, ¿uso descendencia, algo neutro, prole?; —PROLE, contestó rápidamente. Ella sabe algo de español, tenía claro que quería optar por esa palabra (la que se usa en el libro, junto con retoños y criaturas). Y de ahi fuimos hablando del tema del género, de lo central que era para ella. Y por eso tanta preocupación sobre el tema en este libro, volver a re-traducir lo que ya estaba traducido con el sistema de alternar géneros para dejarlo como está ahora. Desde entonces hemos estado en contacto por email, llevamos a medias la página de fans de Dossie y Janet como tándem

En resumen, en el libro se ha intentado que, sea del género que sea quien lee el libro, o una familia de dos personas, o tres, o de dos mujeres, dos hombres, dos géneros cualquiera, no se vean intentando adivinar si en ese momento el libro se está refiriendo a su caso o no (como explica muy bien el enlace de arriba). Y se ha intentado lo mejor que se ha podido, sin usar ni una sola x ni una @. Espero que el resultado haya sido una buena solución. Y si no, ya se irán cambiando cosas si se tiene que reeditar. El resultado que vais a leer es el que, entre Dossie, Janet y yo, nos pareció la mejor opción que encontramos, porque diciendo la verdad, por su parte la editorial Melusina nos dio libertad absoluta a la hora de traducirlo.

Y mañana hablaremos de por qué se traduce el título como se ha traducido, slut por putón… Creo que es mejor que todos esos temas vayan explicados de alguna manera. Y aquí no parece mal sitio…

2 Comentarios a ““Etica Promiscua” (The Ethical Slut): ¿Por qué tanto lío con el género?”

  1. Elisafvic dice:

    Muy interesante esto del género. En Mehanviolado hemos optado por la misma solución: lenguaje neutro pero sin xs ni @s. Nos parecía muy importante que los hombres víctimas de violencia sexual se sintieran incluidos. En ocasiones no ha quedado más remedio que escoger un pronombre de género, pero han sido las mínimas. En otras, algún consejo o sección iba dirigido específicamente a algún genero y entonces, como es lógico, sí que hemos usado el correspondiente. Pero en general se ha hecho un esfuerzo por ser inclusivos… y puedo dar fe de que con un idioma tan “sexista´” como el castellano no es nada fácil, así que felicidades por el esfuerzo ;)

    • moscacojonera dice:

      Exacto… Las autoras y yo queremos que lo lea quien lo lea, tenga el género que tenga, o sea el tipo de familia que sea no piensen “oh, que esto no se aplica a nuestro caso”.
      Y es fascinante ir descubriendo cuantas alternativas neutras completamente normales hay :-)
      Me alegro que hayamos coincidido en eso también.

Dejar una respuesta

Mensaje:

logo_lateral
 

Archivo