Selección de idioma

Gilipolleces

8 mayo, 2013 a las 11:00/ por
Hambrepolitica

Supongo que la cosa vendrá de poses de cowboy mal entendidas… Me ha pasado en un período muy corto de tiempo que cuatro amigos (uno de ellos en Mongolia, con el texto de la imagen de abajo) han hecho comentarios despectivos sobre la gilipollez de las formas varias que existen de intentar que el lenguaje no sea tan sexista, o intentar equilibrar un poco… Y también los han hecho de las opciones de usar una arroba (@) o la x para sustituir aes y oes, con unas respuestas absolutamente testosterónicas. Responder con esa actitud “Perez Reverte Style”, esa actitud de Chuck Norris verbales, supongo que en el fondo se debe seguramente a esa característica tan española, el desprecio. Siempre pego la misma cita:

“El pecado nacional de los españoles no es la envidia, sino el desprecio; o, mejor dicho, el desprecio de la excelencia: quien envidia desearía escribir las 1.200 páginas del Quijote, dice Fernán-Gómez; quien desprecia es el que dice: “Pues, chico, yo he leído 30 páginas del Quijote y no es para tanto”. …Aquí, en efecto, la admiración parece estar siempre bajo sospecha: quien la practica sólo puede ser un pazguato, un indocumentado, un hipócrita, un adulador o un arribista; el desprecio, en cambio, es síntoma inequívoco de inteligencia e insobornabilidad, y quien lo ejerce es considerado sin falta un espíritu superior, independiente y veraz.” (Fuente)

A eso me suena. A desprecio y a ese aire de superioridad moral que parece dar esa crítica. ¿O maneras de demostrar “sus cojones”?¿su valor para denunciar las injusticias del mundo?. Igual que al ver unas tetas que les gustan tienen que decir “¡Morena!”, al ver lo que a sus ojos es una injusticia deben salir a denunciarla y de la manera más clara, alta, ruidosa. 

¿Resulta molesto el que yo crea adivinar dónde están los problemas personales, las motivaciones, por las que se critica lo de la x o la @? Lo hago para que se entienda lo que sentimos cuando se nos critica diciendo que lo hacemos por esta o la otra razón, y no dais ni una. El que para ti sea algo irrelevante no lo convierte en irrelevante. El que alguna gente lo use como una pose no significa que sea simple corrección política sin ningún contenido. El que te parezca una gilipollez usar “diversidad funcional” en lugar de “discapacidad” no es raro, porque no tienes ese problema. Pero es un tema fundamental para quien tiene ese problema. Ya hablé del tema hace tiempo.

Como muy bien contaba Esperanza Montero (actual presidenta del COGAM) el otro día en Facebook el uso de esa x o de esa @ no son una cuestión ortográfica sino política. Una muestra de que no se está de acuerdo con algo relativo al género. Alguna gente lo utiliza como herramienta para denunciar el uso del masculino como género “por defecto” y usan la x en lugar de decir “chicas y chicos” y lo sustituyen por “chicxs”. Como decía Esperanza, para que choque visualmente y nos haga conscientes. En mi caso se debe a temas de género; lo uso para recordar que hay más de dos géneros y para mí esa x incluye toda una constelación de géneros. Para Janet Hardy (The Ethical Slut) por ejemplo, es algo fundamental, y por eso el libro ha terminado traducido en género neutro de la primera página a la última. La x o @ están bien en un párrafo pero un libro entero…igual agotaba.

Lo mismo sucede con ser queer. Se puede usar como un posicionamiento politico reivindicarse queer (en lugar de bisexual o pansexual). Pasas a estar en un bando concreto, a ver tu orientación/sexo como algo no tan binario como o él o ella. Taormino, por ejemplo toma esa opción: “Realmente no me identifico con la etiqueta bisexual, ni tengo la sensación de que me describa correctamente… Me veo queer, puesto que queer para mi no es sólo a quién amo o deseo, sino sobre mi cultura, mi comunidad y mis ideas políticas. La verdad es, incluso si estuviese con un hombre heterosexual, sería una bollera queer“. (Fuente)

Por supuesto todos estos temas (el activismo LGTB, el activismo queer, etc) son algo que se puede tomar o dejar. Obviamente no hace falta tomárselo todo desde ese punto de vista político. En mi caso no lo puedo evitar. Son decisiones políticas las que hacen que se cierren colegios, quiten prótesis, la gente pierda su casa de manera injusta o que las fortunas se mantengan cómodamente en paraísos fiscales. O que se cierren los locales de copas a las 3 de la mañana. Y en su vertiente política siempre cito también el mismo texto:

El peor analfabeto es el analfabeto político.
No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos.
No sabe que el costo de la vida, el precio de las judías, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de los remedios, dependen de decisiones políticas.
El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política.
No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado, y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.

(Bertolt Brecht)

Espero que esto ayude a saber por qué hago/digo algunas cosas, en lugar de inventárselo. Y equivocarse. Y pego aquí la foto de la ya famosa carta de Mongolia.

5 Comentarios a “Gilipolleces”

  1. “Envidia”, “desprecio” …e “intolerancia”. Lo que tampoco puede hacerse es tratar de imponer la doctrina propia por una vía tan violenta como puede ser la estigmatización a través de la agresión verbal.
    Quiero decir: yo uso el “masculino genérico” por algo tan sencillo como la economía del lenguaje, según criterios lingüísticos (sólo tengo una hijA, y cuando en grupo se refieren a “los niños”, no la considero excluída). Y no por eso soy machista, ni por lo tanto tampoco un “maltratador” en potencia, como también se me ha calumniado. Simplemente, es mi opción, sin ningún “dolo” reprobable.
    Y cada vez que he criticado extremismos se me ha acusado de ser sexista-contrario (ellos me han llamado hembrista, ellas machista). Y eso no puede ser. No se puede imponer una dictadura del pensamiento, ni criminalizar al que no secunda las propias posiciones, ni anatemizar …lo cual es algo también muy español: “o conmigo o contra mí”. ¿Y toda la variada y riquísima escala de grises?
    ¿Todo el que usa el “masculino genérico” es machista y maltratador en potencia, sino como autor al menos como cómplice?

    • moscacojonera dice:

      No me has entendido. Lo digo en el post. Escribo esas acusaciones como ejemplo de cómo se proyectan en otras personas cosas que no tienen que ver con ellas, sino con quien emite el juicio. Explico en el post que esa manera de adivinar intenciones ajenas es tan equivocado como cuando asumen que yo escribo con las x por esta o la otra razón.

  2. epHedro dice:

    A mí me encanta sacar a relucir el problema de la criptohomofobia y la criptomisoginia sociales. Hasta las personas más libres, especialmente en el caso de los hombres, suelen dejar claro que no son homosexuales ni mujeres. El discurso viene a ser que «no es importante lo de la “@” o la “x” o “vamos todas” (las personas presentes), pero que quede claro por enésima vez que yo soy un hombre y no soy maric… homosexual, y me molesta que pongáis esa arroba o ese “los niños y las niñas”, que no tengo tiempo de leer tanta tontería».
    Me llama la atención que se gaste tanto píxel en lo que no les importa.

Dejar una respuesta

Mensaje:

logo_lateral
 

Archivo