Selección de idioma

La verdad sobre los malos tratos en el BDSM (y 2)

22 febrero, 2012 a las 10:00/ por

“¿Cómo es posible que le digamos a la sociedad en general que el BDSM no es abuso cuando ocultamos a nuestros maltratadores tan cuidadosamente y hacemos que las víctimas se avergüencen en silencio?¿Cómo es posible que lo digamos mientras sonreímos a la cámara clavando las uñas en nuestros propios muslos?

Yo sólo puedo hablar por mí misma, pero como una chica gorda, insegura que entra en el ambiente BDSM, sea lo que sea lo que se me contaba con palabras, las acciones me enseñaron que mi valor estaba en mi sexualidad y mi disposición a darla. Una buena sumisa, ves, es callada, sumisa y obediente. O, al menos, las sumisas que recibían atención lo eran.

Manejaba bien mis límites cuando entré en el ambiente. La manera en que la comunidad trataba la sumisión, las palabras de seguridad y los límites de los sumisos (diciendo en alto lo importante y valioso que eran pero no haciéndolo con los hechos) me hicieron dudar mucho más sobre dónde marcar el límite.

Fueron el punto de vista de las trabajadoras sexuales, no el BDSM, lo que me dio el valor para seré clara, firme y luchar duro si alguien no respetaba mis límites.

Dicho esto, he ido notando más y más una actitud parecida a presumir de saber manipular, fuese como sumisxs que se definían como “irritante” porque “ser pasivxs-agresivxs no es nada sexy, ¿verdad?” o personas dominantes que hablan con prepotencia de ser excelentes empujando más allá de los límites y de hacer cosas porque les “entretiene”.

Las cosas que leo en los perfiles de la gente no valdrían en, digamos, OkCupid: Se te calificaría de sociópata. Así que ¿por qué es “cool” el aparentar ser “durxs” de esa manera en el BDSM?. Y más concretamente: ¿Por qué nosotrxs, como comunidad, les dejamos hacerlo?. Quiero decir, si esas personas están siendo honestas sobre sus tendencias, ¿no deberíamos estar llevándoles lo más lejos posible?.

Pasamos mucho tiempo hablando sobre “lo que hacemos no es abuso” porque nos preocupamos de que haya consenso. Bueno, es fantástico que digamos lo que decimos, pero me dirijo a nosotrxs, como comunidad. No lo hacemos tan bien a la hora de manejar, como comunidad, los casos de consentimiento violado.

Somos simplemente como el resto de la sociedad: Miramos a la víctima y susurramos tapándonos la boca sobre cómo deberían haber sabido mejor donde se metían, o que si están montando un jaleo innecesario, en lugar de apoyarles. Aislamos a la víctima, considerándola que se ha presentado voluntaria a esa situación, en lugar de hacer el vacío a quien lo ha perpretado.

Y, sorprendentemente, después actuamos con sorpresa cuando descubrimos a las claras que hay sociópatas viviendo entre nosotrxs. Por supuesto que hay: Tratamos ese tipo de conducta sociópata como si fuera peligrosa pero con algo sexy y cool.

Miramos a otros miembros de la comunidad y le decimos a esa voz interior: “Bueno, parece que nadie tiene problemas con Mr Depredador, así que quedaría fatal que le destapase, quizás fue algo que hice yo mal”.

Esto crea una situación en que a lxs depredadorxs se les permite seguir siendo parte de la comunidad, a menudo una parte respetada, mientras que las anteriores víctimas mantienen la boca cerrada y esperan que no le suceda de nuevo a alguien más.

Mr Depredador a menudo no es alguien importante, seguro, pero tiende a ser una nano-celebrity aspirante, con lo que tienes algo que perder si les acusas y la comunidad no te apoya.

Me dice mucho el que haya tenido que buscar a fondo para encontrar posts sobre este tema, mientras que aún tengo que conocer a alguna chica sumisa que no haya sufrido esa situación de que se dé por hecho que pueden hacer algo con su cuerpo [sexual entitlement]. Hay tantas webs centradas en decir que el BDSM no es una coartada para los malos tratos que nos cegamos a la hora de verlo cuando puede que lo sea.

Incluso ahora, si estuviese en una mazmorra mañana, y alguien me agarrase del pelo o mi culo sin mi permiso, Dios no lo quiera que alguien me la meta sin condón, sinceramente no sabría cómo manejarlo. En teoría debo hablarlo con el encargado de la mazmorra, pero ¿en la práctica?. Probablemente se lo contaría a alguien que conozco.

Los encargados de la mazmorra aquí a menudo son amigos de lxs maltratadores, y, en situaciones realmente malas, son maltratadores ellos mismos. No querría golpear al agresor o incluso gritarles, porque probablemente se me prohibiría también el acceso por montar una escena. Además nadie quiere ser un acusica ¿verdad?

Debemos tener una vía mejor para manejar estas cosas. Porque lo admitamos o no, el ambiente BDSM es el sitio perfecto para maltratadorxs para buscar víctimas. Hay un deseo de estatus, y un deseo de complacer que, cuando se mezclan con una persona sociópata, puede joderte la cabeza.

Hay mucha confianza en la idea de “la persona dominante hecha para ti sabrá lo que necesitas sin siquiera hablar contigo sobre el tema”, sugiriendo una enorme cantidad de ingenuidad romántica que puede ser extremadamente peligrosa.

Imagínate sugiriendo que no necesitas nunca dar consentimiento para el sexo porque tu amor verdadero sólo te va a follar cuando quieres que te follen, sin ninguna pista verbal. Eso no se lo cree nadie, así que ¿por qué nadie lo cuestiona en el BDSM?.

Quizás dominantes y sumisxs están tan conectadxs que da sensación de que te falta algo cuando está una parte sin la otra, así que quizás olvidamos algunos temas para sentirnos parte de ese par.

Eso, y el Culto al Masoquismo, la idea de que es bueno sufrir, que tu capacidad para sufrir es lo que te da valor, que quizás si sufres lo suficiente puede finalmente ser placentero.

Además, pensemos en las películas sobre el tema, y los dominantes en esas situaciones: En “Nueve semanas y media” el hombre repetidamente supera los límites de su amante. En “Secretary” el jefe sin duda se extralimita en su conducta laboral. “Portero de Noche”… bueno, ¿tengo que explicarlo?.

Sé que los personaje sociópatas me son atractivos: Hannibal Lecter, por ejemplo o Patrick Bateman. Muchas mujeres encuentran a Skipe atractivo y no a Xander. Y por supuesto terminamos justificando y tapando su conducta como BDSM más que como abuso, porque los únicos sitios donde vemos el BDSM representado es en esas maneras poco recomendables.

Así que, comunidad, ¿que estamos dispuestxs a hacer al respecto? Porque no creo que el sistema de no oír, no ver y no hablar sea suficientemente bueno.”

Esta era la segunda parte de la traducción del artículo. La primera parte está aquí.

14 Comentarios a “La verdad sobre los malos tratos en el BDSM (y 2)”

  1. demonella dice:

    El post de ayer me pareció interesante, aunque me hacía plantearme si la escritora no exageraba un poco, si no tenía tendencia a buscar dominantes psicópatas. Parecía que sus experiencias negativas habían sido mayoría. El de hoy me ha gustado más, porque es cierto que plantea el problema de por qué, en nuestra comunidad, ser sociópata puede parecer cool. House mola en la tele, no a la hora de negociar límites. Creo que sigo en un rato en mi blog, hay mucho que reflexionar y algo que contar.

  2. ya :D es q yo me lo habia leido entero, y me gustó eso de “esos perfiles que son cool en BDSM y serían de sociópata en cualquier otra red” :-)
    Que es muy cierto: Eso de presumir de ser capaz de destrozar a cualquiera.

  3. Anonymous dice:

    En efecto, el caso de la sumisa despechada porque el dominante no se casa con ella después de la sesión, o peor, que no está dispuesto a repetir (y darle el doble en la siguiente) es frecuente.
    En el caso de maltrato de verdad no se debe recurrir a “la comunidad”, hay que ir a la policía.
    DM (Dominante Malote)

  4. Por qué será que el mismo tipo de comentarios siempre son anónimos. Los casos que conozco yo no abundan las sumisas despechadas (que también las hay, sí). Pero de ahí, al “es frecuente”, pues no lo es.

    Y ahí tienes toda la razón, ir a la policía. Pero entre las copas, conocerse… y la policía, hay una labor que puede hacer la comunidad y es de apartar a esa gente.

  5. BdsmClub dice:

    Delicado tema que se plantea cada cierto tiempo. Con los años he topado con dos acusaciones de violación, que no llegaron a denuncia legal, por no hacer público el asunto. Mi contestación resumida: Acusación muy grave sin pruebas, te pusiste en sus manos, y yo no soy un juez. Solo en casos reincidentes puedo confirmar que el sujeto es problemático y si, se le cierran puertas en todas partes.
    En otra ocasión no prosperó el tema de hacer lista negra pública de malas personas, por que se podrian dar casos de acusaciones falsas, por venganza, etc.. Y quien narices se erige en investigador, juez, y todo eso?. No.
    Dos temas se me ocurren: Difundir Mucha info y prevención para saber identificar a estos sujetos antes de caer en sus garras, me parece la opción mas viable.
    Y la segunda es casi ciencia ficcion de momento: A traves de una asociación BDSM, crear como una consultoria, o comisión, o grupo de arbitrio, que en paises como Holanda funcionan hace años. En dicho pais, los jueces recurren a esta asociación BDSM en casos confusos (Ejemplo: Pareja BDSM que cambian a pareja normal, pero discuten y un buen dia se lia, y entonces ¿hay bdsm o abuso?. Cada parte dice la suya, claro). En Alemania hay hasta Psicologos especializados subvencionados para orientar. Bueno aquí de momento, eso, ciencia ficción. Es una pronto. Un saludo

  6. BdsmClub dice:

    Me olvidé y añado, Difusión y prevención, ahí va un texto.
    http://bdsmclub.es/asociacion/diferencia.html

  7. Guau Guau dice:

    Completamente de acuerdo con este post, la mayoría de las sumisas se ven expuestas al acoso y derribo por parte de algunos Amos, incluso algunos “amos” en realidad pasan del BDSM, van únicamente pensando que una sumisa es una zorra que te va a hacer lo que quieras y con la que puedas hacer lo que quieras. Y si la sumisa es inexperta, mejor aún, así es más fácil (o lo parece, al menos) aprovecharse de ella y hacerle confundir el BDSM con el todo vale, que para eso soy tu Amo…

    Para Anónimo, sí, muy bien, estas cosas se denuncian en la comisaría, pero también ante la comunidad, como en el caso de los malos tratos en el mundo vainilla (joder, es que no veo ninguna diferencia entre unos y otros). Y hay que exponerlo ante la comunidad BDSM porque así evitamos que pase, y porque no es justo ni podemos permitir que esta clase de gente ensucie nuestro mundo, que ya es complicado de por sí.

    Por otro lado, no sólo son los malos tratos punibles por la ley, también está el tratar mal, hacer cosas que quizá no sean punibles por la ley, pero no por eso dejan de ser miserables. Y eso también tenemos que evitarlo. Y es responsabilidad de todos.

    Afortunadamente los sumisos (al menos en el ámbito hetero) no nos vemos tan expuestos a estas situaciones (lo que denota que en realidad hay mucho machismo en el BDSM), aunque es verdad que pueden darse estas situaciones. Pero sí que por desgracia, a pesar de no llevar mucho tiempo en el mundillo, he visto intentos de pasarse de listo por parte de algunos “Amos”. Gracias por un post tan emotivo.

  8. A ver, antes de nada: Es un sólo caso, y de dominante masculino sobre sumisa femenina porque es el artículo que traduzco. ¿Que hay sumisas y dóminas problemáticas? Todxs sabemos que sí. Pero también sabemos que son muchos menos los casos. Y los que hay, ya se va avisando, para que la gente sepa dónde se mete.
    Que aún así después hay quien queda con alguien por primera vez, para que le aten. ¡Hay que ser inconsciente para hacer eso!

    Como dice Guau Guau, no son sólo los casos de violar a alguien. Son los casos de acabar follándose a alguien porque “ya que estaban”… O que se le acaban haciendo cosas que simplemente no estaban en lo acordado, pero que si había dicho que sí a una cosa, se suponía que también sería sí a la otra… O acojonar a la otra persona que “le puede pasar cualquier cosa”, cuando realmente un mindfuck no estaba previsto…
    Y el querer venderme que eso no es cierto va a ser complicado. Sabemos que pasa todos los días lo de “bueno, qué me cuesta chupársela/hacerle una paja/dejar que siga”, lo complicado de decir no. No es tan fácil cuando están dos personas solas. Y acabas haciéndolo voluntariamente. Pero preferirías no haberlo hecho.

    Como dice Guau Guau también, está lo del machismo. Si lo hay en la vida diaria, es normal que eso se pase a todo. Ese “pasarse de listos” que dice. Esas cosas que, como en el artículo se dice “bueno, ya se sabe, eso es lo normal”. Pues mejor si deja de serlo.

    A mí lo que se me ocurre es difundir información de maltrato, del “normal”. Y borrar de una vez para siempre la idea de que la persona sumisa tiene que “aguantar” lo que sea. Es algo en que nos metemos dos personas iguales voluntariamente, y una de ellas ADOPTA VOLUNTARIAMENTE EL ROL en que cede el poder. A ver, no es esclavitud de verdad, no nos flipemos. Y la persona sumisa se sale de él cuando le da la real gana. Y si esa persona sumisa resulta un coñazo porque lo hace cada 5 minutos, ya es cosa de la persona dominante no repetir.

    Y para acabar, cuando cuento o pongo cosas en el blog, no las hablo por abrir un debate porque sí: Lo hago porque me han contado cosas concretas. Y sé lo del acosador, sé lo otros que se saltan lo acordado, del mismo modo que algún sumiso ha salido machacado por una dómina. Y en todos esos casos me parece más útil aprender a mantener a ese tipo de gente a raya en los primeros pasos de las relaciones, que tener que esperar a que sea un drama y haya que ir a la policía.

  9. Anonymous dice:

    En mi estadistica personal y en los circulos que me muevo hay el mismo maltrato en el “mundillo” BDSM que en el mundo de la empresa o en el mundo de la judicatura o en el mundo de la musica. Y la solución es la misma en todos los casos: hablar y hablar y hablar con tu entorno, buscar ayudas, identificar al sujeto y si se tiene fuerza para soportar lo que caera después: denunciarlo.
    Pero creo que conozco mas maltrato fuera del BDSM que dentro. Por porcentajes, me explico.
    Lo mas dificil del maltrato: romper el silencio.
    D. Azu

  10. Yo creo que no tanto el maltrato como el que sumisxs “traguen” más de lo que deberían, creo q dentro (entendiendo mal el BDSM, no como dos personas adultas que deciden y luego asumen roles, sino una persona que decide y la otra q renuncia a tener voluntad).

  11. patrizia dice:

    La literatura BDSM suele tratar el abuso como un “algo a parte de la práctica” BDSM.

    En teoría esto debería ser así, pero la realidad es otra y los comentarios son muy “parciales” y suelen estar dirijidos principalmente a apartar la palabra ABUSO de la práctica BDSM.

    Wiseman pone unos 12 puntos para intentar definir y separar abuso y BDSM. En mi opinión lo hace de una forma bastante subjetiva y pobre. Esto sucede también en la mayoría de los foros cuando intentas explicar que la diferencia entre maltrato, abuso y BDSM no está solo en el llamado “SSC”, sino en la lógica aplastante de la realidad.

    Comento los puntos de Wiseman:

    Wiseman sobre el abuso en BDSM comentado:

    1. El juego es siempre consensuado. El abuso no lo es.

    Comentario: ¿Cómo se demuestra que existe consenso y no se ha llegado a un “consenso manipulado”?

    El consenso puede no ser ético y ser consensuado debido a diferentes factores.

    2. Los jugadores planean sus actividades con el fin de minimizar los riesgos
    para el bienestar físico y emocional de todos los participantes. Los maltratadores, no.

    Comentario: El 24/7 (esclavitud o control total de la vida de la sumisa o esclava) es una práctica de riesgo tanto emocional
    como físico para el esclavo. Cualquiera que lo practique lo fomente o lo defienda
    esta aprobando el abuso.

    3. El juego es negociado y acordado a lo largo del tiempo. El abuso, no.

    Comentario: Existen y se utilizan técnicas conductuales (premio-castigo, entrenamiento, torturas)
    en BDSM para ir traspasando “sutilmente” límites. ¿Cómo se considera esto “negociado”
    en vez de manipulado?

    4. El juego puede mejorar la relación entre los jugadores. El abuso, no.

    Comentario: ¿Que tiene que ver una relación de juego con el abuso?

    O hay juego o abuso. Una de dos, no se puede mezclar, esto es un intendo de “confusión”.

    5. El juego puede realizarse en presencia de otros que lo apoyen; incluso se
    celebran fiestas con este propósito. El abuso necesita aislamiento y secretismo.

    Comentario: Se puede cometer abuso tanto individual como en grupo.
    Es más el abuso en grupo difumina la responsabilidad individual y la persona es más proclive a cometerlo si tiene respaldo del grupo.

    Por otro lado un Amo tiene “aislada y aleccionada a su esclava” por lo
    tanto hay aislamiento y secretismo.

    6. El juego tiene reglas responsables y acordadas entre todos. El abuso carece de tales reglas.

    Comentario: El BDSM tiene “técnicas y protocolos de actuación y comportamiento” no reglas éticas por lo tanto el abuso
    se comete dentro de las normas y protocolos establecidos en el juego.

    7. El juego puede ser solicitado, incluso deseado, por la parte sumisa.
    Nadie solicita abiertamente el abuso – pese a que las personas autodestructivas
    pueden algunas veces intentar provocarlo.

    Comentario: Nadie quiere ser abusado, incluso cuando se es abusado y maltratado sin quererlo en “determinado contexto” la persona suele negárselo a sí misma.

    Por otro lado el abuso se comete con la sola intención y comportamientos dirigidos a traspasar los
    “límites iniciales de la sumisa”.

    “Personas autodestructivas”. Es una frase que parece con la intención de poner la culpa en la víctima y no en el agresor. Se está individualizando y focalizando en la persona y no en la práctica.

    8. Se realiza para el placer erótico consensuado y/o el crecimiento personal
    de los participantes. El abuso, no.

    Comentario: Es cierto que el BDSM es principalmente erótico-sexual pero ¿Donde está el libro científico en el que se explica eso del “crecimiento personal”?

    Al mismo tiempo ¿Cómo se verifica que existe consenso y no manipulación?

    9.El juego puede ser parado en un instante, en cualquier momento y por
    cualquier razón cuando la parte sumisa utiliza la palabra de seguridad.
    La víctima no puede parar a su maltratador de esa manera.

    Comentario: Esto es teóricamente, ha sucedido en muchas ocasiones que no se ha parado.
    Una víctima puede serlo (ser víctima) sin ser consciente de ello. El síndrome de estocolmo
    explica comportamientos pro-captores de las víctimas, no por ello dejan de
    ser víctimas.

    10. En el juego la parte dominante siempre mantiene sus emociones bajo control.
    Las emociones de un maltratador están fuera de control.

    Comentario: Esto es “generalizar”, hay maltratadores de todo tipo y psicópatas que
    maltratan metódicamente.

    Los rituales y técnicas BDSM hacen posible el maltrato con control.

    11. Tras el juego, la parte sumisa a menudo siente gratitud hacia la
    parte dominante. Una víctima nunca siente gratitud por el abuso.

    Comentario: Una víctima siente gratitud por el “cese del abuso”.
    ¿No es posible que ese sea el sentimiento de una sumisa o esclava? En vez del que se plantea?

    ¿Donde están las estadísticas que apoyan ese “a menudo”?

    12. Los jugadores no sienten que tienen el derecho intrínseco,
    en virtud de su género, ingresos o cualquier otro factor externo,
    de controlar el comportamiento de su pareja.
    Los maltradores normalmente lo hacen.

    Comentario: ¿Cómo sabe este hombre lo que “siente” todo el mundo?

    Los “dominantes” por definición buscan “dominar, controlar”, es decir la satisfacción por el “control” y muchos
    de ellos buscan el control total. Es normal ver por ahi esa frase “control de la mente de la sumisa” que nos puede indicar el “nivel de manipulación” que puede conseguir un maltratador.

    Los maltratadores actuan de muy diversas formas.

    La literatura BDSM no da ninguna garantía de que no se comete abuso
    porque se centra básicamente en la práctica sexual y en los daños
    físicos y no en la ética y en el daño psicológico.

  12. Cris dice:

    Una cosa es la teoría y otra muy diferente la práctica.
    ¿Han indagado alguna vez en los porqués de la parte sumis@?
    La mayoría de ell@s han sido abusad@s en su infancia,abundan las mujeres maltratadas que ahora se llaman sumisas… Abundan Doms que son, simplemente, sádicos manipuladores…
    ¿No os ha pasado nunca?
    Conocer a alguien y comienzan a manipularte, crean afinidad, crean identificación, falsa por supuesto, y de ahí… Un supuesto consenso.
    Logrado manipulando al otro.
    ¿Han visto los anuncios de contactos de tipo BDSM? Es abuso puro y duro…
    Nadie puede elegir con libertad si sus decisiones están condicionadas a unh pasado traumático, por ejemplo.
    Nadie puede poner límites si el otro te manipula y tu tienes carencias emocionales…
    Quizás el BDSM pudiera funcionar en personas completamente sanas emocionalmente, pero, en ese caso, dudo mucho que les gustara el bdsm.
    ¿Es sano excitarse con el dolor de otro Humano?
    Sinceramente, normalizar los abusos me parece una locura… Otra mas.

Dejar una respuesta

Mensaje:

logo_lateral
 

Archivo