Selección de idioma

La verdadera liberación sexual
¿Dónde te aprieta el zapato?

3 abril, 2013 a las 11:00/ por
2247291029_02f3517c16_z

¿Tienes cuatro minutos? Es por si puedes ver este vídeo de discapacitados (o unos chicos con diversidad funcional) enseñando a España Directo los problemas que tienen con cosas tan, aparentemente, poco problemáticas como escalones de un par de centímetros. Es algo que, a quienes no vamos en silla de ruedas, nos es imposible tenerlo presente TODO el rato cuando vamos por la calle. Pero resulta que, si vas en silla de ruedas, esos problemas los experimentas en primera persona TODO el tiempo durante 365 días al año.

Una discapacidad no es algo de cuatro o cinco personas… Alguien no puede caminar y debe usar silla de ruedas. Otra persona no consigue leer un texto demasiado pequeño en internet. O quizá no oye demasiado bien. O necesita gafas para su miopía. O es que no ve nada en absoluto ¿te imaginas estar a oscuras para siempre y la de problemas que encuentras?. Hay personas con un ligero retraso —o grande— a quienes les ayuda que les pongan las cosas un poco más fáciles. Igual no puedes hablar y necesitas el lenguaje de signos. Igual eres del aproximado 10% de personas zurdas para quienes algunas cosas son un poco complicadas. Lesiones musculares, enfermedades… Nadie está libre, a todo el mundo nos puede tocar una u otra. Cuando tengas muchos muchos años te dolerá todo, te costará moverte, subir escalones… ¿Te encerrarás en casa sin salir? Seguro que te apetecerá seguir disfrutando de las mismas cosas.

Antes o después todas las personas pueden tener una época con cierta discapac… con cierta diversidad funcional. El mismo término… diversidad funcional. ¿Te molesta que se use ese término? ¿Te parece políticamente correcto? ¿Hipócrita? ¿Una incapacidad para llamar a las cosas por su nombre?. ¿Como lo dirías tú? ¿Personas mudas, sordas, ciegas, paralíticas, impedidas, retrasadas, subnormales…?¿Cual te gusta más?. Yo personalmente soy de la teoría de que cada grupo (o su gente más cercana) tiene el derecho a ponerse el nombre que le dé la gana, en lugar de decírselo otra persona “desde fuera”, otra persona que no tiene que convivir con que la llamen “discapacitada” cada día…

Todo esto lo comento porque hay otras “diferencias” que quizá a ti no te molestan, pero que ahí están. Aunque no seas consciente 24 horas al día. ¿Dónde te aprieta el zapato hoy día? ¿Qué cosas te molestan de la supuesta libertad sexual? ¿Es supuesta? ¿Existe realmente? ¿Qué cosas sientes que te gustaría hacer y no puedes? ¿Qué situaciones te parecen injustas?. ¿Hemos alcanzado libertad sexual?.

Si vivimos en una sociedad tan libre… pongamos por ejemplo. ¡Orgía! ¿Te parece buena idea que se diga que todo el mundo puede hacer lo que quiera, siempre dentro del respeto?. Supongo que sí… Unas copas, ¿algún estupefaciente?, luz tenue, música, tocar aquí y allá… ¿Notas esa mano que te está acariciando la espalda?. Si eres hombre y quien lo hace es un hombre… ¿quitas la mano y ya, sin problemas?. ¿Y si insiste en acariciarte? ¿La quitas con calma?. ¿Y una tercera vez? Si estás follando a una chica a cuatro patas y te tocan los huevos por detrás ¿te da igual quien sea o la sorpresa, sea quien sea, te hace dar un respingo?. Y si es un señor ¿cómo te lo tomas?. Igual si es una orgía así, prefieres no volver y buscar una más a tu gusto. Eso sí: Esa experiencia de cierta incomodidad y querer irse es por la que pasan muchas chicas en fiestas de tipo sexual. Esas escenas las he visto en directo, pero con chicos tocando chicas. ¿Eso no explica que no se quiera volver?. 

Si llegas aquí preguntándote “¿a qué se refiere?” seguramente es que no te molesta nada de la situación actual, te parece satisfactoria. Que no tienes ninguna “diversidad funcional”. Y entonces es lógico que te choquen lo que otras personas denuncian. O no te parecerán razonables las cosas de que se quejan. O te parecen demasiado exageradas esas quejas.

Ahí está el problema. Si una situación no te incomoda, ¿por qué ibas a querer cambiarla?. Las x o las @ en los textos para reemplazar las a/o de masculino y femenino, o el lenguaje neutro (¿has visto que muchos posts no tienen género ni por mi parte ni por el género que asumo tiene quien los lee?), esa gilipollez. O tontería. O gesto vacío… Se le llama de muchas maneras. Es obvio que si no tienes problemas con TU género o el de personas cercanas, no tienes ninguna necesidad de cambiar la manera en que el género está presente en todas partes de una manera muy concreta. Pero hay a quienes nos molesta que nos planten en un mundo en que sólo tenemos dos géneros para elegir. O simplemente que haya que elegir. Que se perpetúe que “lo normal” sea escribir en masculino para referirse a cualquier género. Seguramente te sigue pareciendo todo una tontería. Normal, ya te digo, si no tienes problemas de género te costará ver qué cosas pueden molestar. Hasta que tú te empiezas a plantear cosas cuando eres más mayor, o cambia algo en tu vida, o le pasa a alguien de tu entorno cercano y… vaya, resulta que el mundo que no veías necesario cambiar ahora no te hace las cosas fáciles a ti o a tus amistades… 

Igual que con el género pasa con el sexo que haces. Si te gusta el “normal” —lo “normal” varia en cada sitio— nadie suele decirte nada cuando estás en una situación en público o cuando quieres hablar de tus aventuras sexuales con tus amistades, pero cuando te empiezan a gustar otras cosas… la cosa ya no es tan fácil. O que te guste ponerte tal o cual ropa.  O que no se vea muy lógico que una persona tenga dos, tres, cuatro parejas, o que se viva con relaciones emocionales en grupo. Lo “normal” es el matrimonio, aunque no funcione.

Lo mismo que tu opinión desde la “capacidad” es completamente válida, pero tiene poco que decir para decidir en la realidad cómo deben llamarse o vivir las personas con diversidad funcional (deberán decidirlo ellxs, ¿verdad?) lo mismo pasa con la liberación sexual. Si estás muy a gusto donde estás, es normal que en tu situación no le veas problema a una liberación sexual que viene de los años 60 que siguió dando muchas ventajas a los hombres…que obviamente no veían ni un solo problema a lo de follar más. Pero es llamativo como cada vez que oigo libertad sexual pocas veces oigo que se diga “en todas las direcciones, todos los géneros, tanto mi pareja como yo”. Me recuerda a la frase que dijo el otro día una amiga citando a alguien que no nombró: “Entre follarte solo a tu novia y a todas las tías del mundo, ¿con qué te quedas?. Seguramente con follarte a todas las del mundo… Y con tu novia ¿prefieres que te folle a ti o a todos los del mundo?. Prefieres que sólo a ti, ¿verdad?“. Igual es que hace falta replantearse cosas. De nuevo. Lo de los 60 estuvo bien para el infierno que eran los 50. Pero igual hace falta volver a echar una mirada a un montón de cosas que damos por supuestas.

No es que “haya que” ser bisexual, o tener una relación abierta, o practicar BDSM, o travestirse. Pero ayuda darse cuenta de la burbuja en la que vivimos a veces. Alguna gente vive a gusto en la burbuja. A alguna nos falta el aire y por eso nos empeñamos en abrir ventanas continuamente.

La imagen, de aquí

1 Comentario a “La verdadera liberación sexual
¿Dónde te aprieta el zapato?”

  1. Carles Joana dice:

    La verdad es que el tono que se usa para dirigirse a ciertos hombres (no se les pone una etiqueta específica pero está claro que se refiere a “esos”) me parece más de lo mismo, un tonillo que ignoro si tiene una utilidad real.

    Me recuerda la típica crítica feminista de “es que a vosotros no os interesan nuestros problemas”, y cuando el hombre responde “y a vosotras os interesan nuestros problemas”, dice “claro, nos hemos estado ocupando de ellos toda la vida”.

    Desde mi punto de vista, es relacionarse con un concepto, en lugar de con la persona que tienes delante.

    No sé si esto os hará reflexionar, supongo (partiendo de lo que he leido) que os será más fácil etiquetarme. Como veis, al igual que vosotrxs doy por supuesto la incomprensión de mi interlocutor.

    Es que no a todo el mundo le molesta que se use el masculino como genérico. A otras personas nos molestan otras cosas.

    Como los tonillos que reflejan una forma de ver el mundo…

Dejar una respuesta

Mensaje:

logo_lateral
 

Archivo