Selección de idioma

Las peliculas no cambian nada (Films don’t change anything)

30 abril, 2006 a las 13:05/ por

Cuantas veces hemos oido lo que una peli revolucionaria, que cuestiona las bases mismas de esto y de aquello….. tantas veces. La última es Vendetta. Y después de comprar la entrada, ves que nada, nada pasa,….

¿Quizás las únicas películas que cambian cosas son las políticas? ¿Las que son censuradas, prohibidas,..? Acorazado Potemkin, La Naranja Mecánica,… o aqui Atado y bien atado… creo que “El Crimen de Cuenca” también tuvo algo así.

Que pasaría en España con una película estilo M. Moore, sobre la familia Real, Opus Dei o la tortura documentada aquí por Amnistía Internacional?

—————————————————-

How many times we’ve heard about that “revolutionary film” that questions everything, and so on,… so many times. The last one is Vendetta….
And after you buy the ticket, nothing happens.

Maybe the only films that change things are the political ones… “The Battleship Potemkin”, or “Clockwork Orange”… or in Spain “Atado y bien atado”.

What would happen if a M.Moore-like film were made in Spain about Royal Family, about Opus Dei, about torture cases well documented by Amnesty International?

3 Comentarios a “Las peliculas no cambian nada (Films don’t change anything)”

  1. Es verdad, insultamos a los yankis, pero no me imagino, en España, el equivalente a un “The Awful Truth” o “TV Nation! de Michael Moore: dos series alucinates de las que patatas como CQC tendrían que aprender durante milenios. Gran televisión, y un nivel de crítica en muchos casos inaceptable en España (y sí en los USA, fijaté).

    Respecto a Amnistia Internacional, prefiero morderme un poco la lengua. Aunque a Greepeace los insultaría un poquito más.

  2. Anonymous dice:

    ¿Por qué a Greenpeace?

  3. Estuve un verano con un amigo que, en ese momento, se estaba desencantando de Greepeace, precisamente porque estaba trabajando con ellos en Holanda.

    No sólo se trata de una custión de soberbia, prepotencia y – por qué no- cierto grado de estulticia de la gente con altas responsabilidades allí (me sé del caso de sugerencias bien cabales de ex-socios de Greenpeace que, a la que proponían algún cauce de acción vía carta, éstas eran respondidas con displicencia ¿PAra qué concienciar de lo que contamina tirar una colilla al váter, si viste mucho más hacer el indio con el Rainbow Warrior por esos mares del mundo?). Pero lo más importante es el gasto tan brutal que efectúan en su propia infrastructura de mantenimiento organizativo ¿Sabías que en Holanda montaron una carísima red de ventilación del edificio – ventiladores, of course, el aire acondicionado daña el ozono – para soportar los “rigores” del pírrico verano holandés? Y así más. Esto es lo que llevó a divertidas campañas publicitarias en las que, para ensalzar a cierto ONG, se mostraba el delirante gasto supérfluo de otras. Esto es, sobre todo, la pésima imagen de Greepeace como muchos niñatos a los que se les ha pagado un carísimo tren eléctrico para lavar su conciencia.

    Y, por favor, no asociemos ecologismo con Greepeace. La crítica de este tipo a organizaciones enfermas siempre es sana: no pido su desaparición, sólo más eficiencia, humildad, democracia y abandonar la farándula para bajar al tajo. Ya conozco demasíados que han abandonado asqueados dicha organización.

Dejar una respuesta

Mensaje:

logo_lateral
 

Archivo