Selección de idioma

Los libros de autoayuda ¿son buenos o malos?

22 enero, 2018 a las 13:15/ por
5568555743_f865942cff_z

 ¡Di la verdad!¡Aprende a metacomunicarte! ¿Son las relaciones abiertas algo apropiado para ti?¿Qué harás tú por mí? Imagínate mirando “a través de su ojos, estando en su lugar”.

Ese tipo de frases, tan habituales en el estilo de los libros de autoayuda anglosajones, no ayuda a que se les tome en serio. Si a eso le sumamos todos los intentos de las editoriales de hacerse de oro con un best seller de soluciones mágicas inalcanzables, no es raro que se desconfíe de algo que parece un libro de autoayuda con la misma profundidad que una encuesta de una revista. Se suma la sospecha de en qué medida es posible la autoayuda, de si es fruto de una manera individualista de ver los cuidados que deberían ser comunitarios… Pero es que a veces es la única opción asumible frente a una terapia en consulta privada, que sería mucho más cara. Y nadie ha dicho que hay que leer los libros de autoayuda a solas…

¿Qué estabas haciendo a finales de los 90?¿Qué has hecho en estos veinte años, qué has aprendido, a qué te has dedicado? En ese tiempo, Kathy Labriola (la autora de El Libro de los Celos o Love in Abundance) ha estado atendiendo a parejas y personas solas en relaciones no monógamas. Veinte años de experiencia de consulta privada, que se dice pronto.  Todo eso que ha aprendido y reunido en esos dos libros… y le ha titulado algunos de los capítulos con las frases del principio. Y siendo el desprecio algo tan español, no es raro que libros que recogen una experiencia clínica de décadas, al igual que “Ética Promiscua” se miren por encima del hombro.

¿A alguien se le ocurre mirar con ese desprecio “Los vínculos amorosos” de Fina Sanz? El libro hace algo similar, repasa todas las facetas que se dan en las relaciones, aporta su visión particular sobre cada uno de esos temas y propone ejercicios para cada una de esas áreas de las que trata. Pero el lenguaje es diferente, tiene un vocabulario más académico y eso hace que un libro que también está pensado como autoayuda no se le vea igual. Por supuesto que Fina es investigadora, profesora de universidad, no sólo terapeuta… pero, sinceramente, me llama la atención que a veces se desprecie la experiencia de quien lleva décadas estudiando algo que en castellano no se ha empezado a nombrar (no digamos tratar en consulta) hasta hace 5 años*… El gráfico muestra las búsquedas en google y aparición en noticias de la palabra “poliamor” desde 2004

(*He reducido la búsqueda a españa porque “poliamor” también se escribe así en portugués, y en brasil probablemente empezó a utilizarse antes)

Screen Shot 2018-01-22 at 12.44.10

 

Fuente de la imagen principal

 

No hay comentarios todavía

Dejar una respuesta

Mensaje:

logo_lateral
 

Archivo