Selección de idioma

Los problemas con la traducción de “Opening Up”, la guía para crear y mantener relaciones abiertas

3 febrero, 2015 a las 11:00/ por
opening_up_copie-1540px

Ya está terminada la primera corrección de la traducción al castellano de Opening Up*. Y como es normal con las traducciones de este tipo de libros, han surgido una buena cantidad de problemas a resolver con el género, el binarismo, el masculino genérico… Para contártelos no te pido ni que me des soluciones mágicas, ni que me enlaces todas las teorías que conozcas sobre el lenguaje. Sólo pido una cosa: Empatía.

Taormino, a la derecha, junto a Jiz Lee  https://www.flickr.com/photos/cinekink/5536138874

Taormino, a la derecha, junto a Jiz Lee
https://www.flickr.com/photos/cinekink/5536138874

¿Qué ves cuando ves a Tristan Taormino?¿Una mujer? Bueno, igual no es tan sencillo… Taormino dice sobre su sexualidad en esta entrevista de hace unos años:

“Realmente no me identifico como bisexual, ni tampoco me describe de manera precisa esa etiqueta… Me veo como queer, puesto que queer para mi no se refiere sólo a quien quiero o deseo, sino que también se refiere a mi cultura, mi comunidad, mi política. La verdad es que, aunque estuviese con un hombre heterosexual, yo sería una bollera queer”. Se identifica como “pro igualdad de oportunidades” (dicho como una broma). No le gusta la palabra “bisexual”, porque polariza demasiado.  ¿Lo has seguido hasta aquí? Bollera queer, lo de bisexual polariza…

Sigamos: 

“Creo que hubo un tiempo en que o eras hombre o mujer o bien transexual, en lo que eras una cosa pero sentías que eras la otra. Ahora hay personas que se identifican como gender queer, que se identifican como un poco de los dos y que pueden preferir un poco los pronombres masculinos pero tienen cuerpo de mujer y también se les percibe en el mundo de cualquiera de esos géneros dependiendo de la persona y de si es lo que buscan. Eso se parece mucho a como es mi pareja”

A la izquierda, Tristan Taormino. A su lado, Colten, su pareja. Fuente de la imagen: http://www.bbc.com/news/magazine-27192724

A la izquierda, Tristan Taormino. A su lado, Colten, su pareja. Fuente de la imagen: http://www.bbc.com/news/magazine-27192724

 

“Mi pareja se identifica como transgénero y usa pronombres masculinos pero no rechaza su cuerpo de mujer ni ha pasado a través de ninguna transformación física. Y cuando sale a la calle y algunas personas lo ven como una bollera muy muy muy butch y otra gente como un jovencito de 15 años, algo que es un problema de los chicos trans, que siempre aparentan más jóvenes de lo que son (…) La gente me dice “¿Es tu hijo?”. Y si no fuera por mis perversiones, eso me ofendería, pero no, no me ofende. Volviendo al tema de la identidad, que es que me identifico como queer y él también, cuando lo identifican como hombre, la gente asume que soy heterosexual y eso es en cierto modo su desafío: “No me voy a identificar como una cosa ni como la otra”. Eso automáticamente afecta a cualquier sexo respectoa mi identidad… Si quieres pillarme por quien es mi pareja principal, no puedes”.

¿A qué viene todo este repaso de la biografía e identidades de Tristan Taormino y su pareja? Pues a que las decisiones sobre el lenguaje, el género, el binarismo para traducir este libro tienen la importancia que tienen, no sólo para los objetivos de Golfxs con principios y para mí, sino para quien importa más aquí: Para quien ha escrito el libro, como pasó con Ethical Slut/Etica Promiscua y el hecho de que Janet Hardy y su pareja se consideren de género fluido. Por eso pedía empatía precisamente con Tristan Taormino y su pareja, además de toda la gente que nos identificamos con Tristan y Colten.

A cambio de esa empatía han desaparecido del texto todas las @ y x que suelen ponerse y se han intentado buscar todas las alternativas posibles antes que recurrir al masculino genérico (hablar de “ellos” cuando es un él y una ella, decir “padres” cuando hay un padre y una madre) o a opciones binarias (hermanos/as, abogados/as). Pero ha habido veces que no ha habido más remedio. En la traducción de todos modos no hay un empeño por convertir todos los masculinos en neutros. Cuando el libro dice “él” o “ella”, o “ellos” siendo dos hombres, se ha traducido por el masculino o femenino correspondiente.

https://www.flickr.com/photos/tuttletree/8593256831

https://www.flickr.com/photos/tuttletree/8593256831

Padres, madres, abuelos, abuelas, primos, primas, hermanos, hermanas y demás familia

Pero ya se sabe, en inglés hay muchas palabras que no tienen ningún efecto sobre el género que, en cambio, plantean un montón de problemas al traducirlas al castellano. Cuando Taormino escribe “some parents tell their kids…”, escribe algo que lo puede leer y con lo que puede identificarse una pareja heterosexual, una pareja de gays, una pareja de lesbianas, y cualquiero otra combinación de números y géneros. Pero de repente, al traducirlo al castellano, el sentido de la frase se transforma completamente. Si se traduce sin tener cuidado con los géneros, se traduciría como “algunos padres le dicen a sus hijos…” asumiendo que:
— Algunos padres vale para padres y madres
— Hijos vale para hijos e hijas
— Padres. curiosamente (o no), nunca se refiere a dos señores padres, sino a “lo normal”, un padre y una madre.
Quizá es asumir demasiadas cosas, ¿no?.

Y así en la mayoría de las ocasiones que no había alternativa  a la palabra “padres” como “supuesto neutro” (porque la opción neutra “ascendentes” era demasiado rebuscada), se ha usado “padres/madres”, de modo que se pueda identificar tanto una pareja heterosexual, como una de gays, de lesbianas o cualquier otra combinación. Lo mismo que abuelos y abuelas, primos y primas o hermanos y hermanas, aunque en inglés se usase “siblings”, para ambos géneros, que no tiene traducción.

Para cuando una mujer tiene dos esposos o un hombre dos esposas, se ha retomado la palabra coesposa (eliminada por la RAE en su última edición en 2014) y se ha creado la equivalente de “coesposo”, que no existía en el diccionario, sólo existía como femenino.

Con hijos/hijas, como en Etica Promiscua, se ha optado por descendencia, criaturas, retoños

Castellano-Español

Polémica en torno al español y el castellano.

La polémica se refiere a los debates sobre si llamar al idioma castellano o español. En este caso, la diferencia se hace respecto al país dónde se utiliza, a la variedad que es. Si se emplea vocaabulario, construcciones, giros, expresiones usadas en España, como es el caso de Ética Promiscua o de Opening Up, se le llama castellano, dejando la palabra “español” para el que se habla en los diversos países de Hispanoamérica. Por si alguien nacionalista (español) se pone de los nervios con lo del castellano, conviene recordar lo que dice el artículo 3 de la constitución: “El castellano es la lengua española oficial del Estado”.

 

¿Pareja?¿relación?¿amante?

Estas son las palabras que más complicaciones causan. Pareja, lógicamente aludo a par, a dos personas. Pero con el tiempo también ha venido a significar “persona con quien tengo una relación” en frases como “ayer me fui a la piscina con mi pareja”, con la que nadie va a pensar que nos han acompañado dos personas más sino una sola. Por eso en la mayoría del libro se ha optado por esa palabra, “pareja” para referirse a “persona con quien se tiene una relación”.

¿Y por qué no usar “relación”, que es igual de neutra y no alude a la pareja como institución de dos personas? Pues por una parte, relación todavía no ha venido a significar “persona/s con quien se tiene una relación”. A nivel práctico, puede ocasionar serios problemas para que se pueda entender una frase donde se emplee relación simultáneamente para describir el tipo de vínculo entre dos o más personas. Por ejemplo en una frase como “deberías hablar con la pareja de tu pareja sobre la naturaleza de la relación”, quedaría como “deberías hablar con la relación que tiene tu relación principal sobre la naturaleza de la relación”…. Otro ejemplo podría ser  “Deberás hablar con tu pareja para establecer los límites de la relacion y sabes si podéis tener parejas adicionales”, quedaría como “Deberás hablar con tus relaciones para establecer los límites de vuestra relación y saber si podéis tener relaciones adicionales”. Bastante complicado de entender. Y es un tipo de construcción (usar a menudo pareja y relaciones) que se repite muy a menudo en el libro.

En los casos que se emplea “cónyuge” es porque en el texto original se usaba “spouse”,  cuando se usa “pareja” es porque se usaba “partner” y cuando se usa “esposa” o “marido” es porque se había utilizado “wife” o “husband”.

 

https://www.flickr.com/photos/joseanavas/5984947608

https://www.flickr.com/photos/joseanavas/5984947608

Dos géneros

Ha habido casos en que ha sido inevitable usarlos… Mientras que hay muchas soluciones neutras como “alumnado”, “profesorado”, “colegas de trabajo”, etc hay ocasiones en que se tiene que optar por las palabras con su alternativa en femenino en lugar de una opción neutra que sería demasiado rebuscada: Jefes/as (“superiores” recuerda a una congregación religiosa o militar), casero/a, abogado/a, médico/a…

 

Intraducibles

Kink se ha tenido que reemplazar con “sexo no convencional”, a pesar de que en inglés kink se asocia inmediatamente a BDSM y otras prácticas que, aunque no se consideren exactamente BDSM, sí se consideran como muy relacionadas, como fetichismos por ejemplo.

Daddy o boi se han quedado como eso. Es una relación entre una persona dominante con un rol “paternal” y una dominada con un rol “filial”, como boi (para diferenciarlo de boy, niño “de verdad”) y girl (que se mantiene igual).

Queer leather family, si no se sabe nada de BDSM es algo que cuesta entender a no ser que se explique largo y tendido. Para entendernos es una relación entre varias personas dentro de comunidades BDSM, en la que todas esas personas no tienen necesariamente relación sexual entre sí, pero sí se consideran queer.

 

opening_up_copie-1540px

*Para quien no lo haya leído antes, Melusina publicará en 2015 Opening Up, de Tristan Taormino, la otra guía para las relaciones abiertas. Hay más libros, de Deborah Anapol, de Franklin Veaux, etc pero estos dos, Etica Promiscua y Opening Up, están considerados en el mundo como dos piezas de un puzzle en cuanto a guías de relaciones abiertas. Lo que hace muy afortunado que ambos libros tengan una portada tan similar hecha por la maravillosa ilustradora francesa Marie Meier, hace convivir estéticamente muy bien a los dos libros. Etica Promiscua está considerado como “La Biblia” de la no monogamia, el referente, tiene más el formato de un manifiesto, de un libro que se dirige no sólo al poliamor (a pesar del subtítulo del libro, imposición de la editorial americana) sino a todas las posibilidades que existen más allá de la monogamia… e incluso con buenos consejos para quienes están en la monogamia. Es un buen libro para repasarte de principio a fin las ideas sobre las que se basa tu sexualidad, tus relaciones, tu manera de llevar a la realidad las fantasías… alcanza a muchos terrenos personales. Y quien lo lee suele (solemos) hablar del cambio radical que suele suponer en la vida de quienes somos fans incondicionales del libro.

Opening Up tiene una apariencia más metódica, clasificadora, organizada, sistemática. Va repasando de una en una todas las formas de vincularse dentro de la no monogamia, (la no monogamia sin vínculos lleva toda la vida inventada), aportando un concepto fundamental que no existía hasta el momento: La polisoltería, o la decisión de tener varias relaciones “secundarias” con varias personas que se conocen entre sí, aclarando que no buscas una relación principal, sea porque no es el momento en tu vida (por trabajo, un doctorado, crianza, etc) o porque es tu manera de entender las relaciones.

 

3 Comentarios a “Los problemas con la traducción de “Opening Up”, la guía para crear y mantener relaciones abiertas”

  1. Jam dice:

    Pues animo con esas correciones que se perfilan como una orgia de trabalenguas.

    Muchos estamos esperando el libro, asi que seguro que valdra la pena el esfuerzo de lexico ;)

    Courage, mon pote.

  2. ¡Enhorabuena! Yo vivo a caballo entre el español y el inglés y sé muy bien lo difícil que es ir de una lengua a la otra. Yo estoy traduciendo del español al inglés y tampoco es fácil. Gracias por no torturar la gramática con las @ y las x, hay opciones mejores. Muchos escritores en inglés simplemente alternan los géneros de una frase a otra. Es la opción que más me gusta.

Dejar una respuesta

Mensaje:

logo_lateral
 

Archivo