Selección de idioma

“¿Más Allá de la Pareja? ¡Yo no lo habría traducido así!” Sobre libros, títulos, traducciones y editoriales

20 noviembre, 2018 a las 9:38/ por
MSDLP Morethantwo MT2 46453144_10155454816902757_6511743188984659968_n

Como no podía ser de otra manera, de nuevo hay debate sobre si el recién publicado “Más Allá de la Pareja” es un buen título para “More Than Two”. Un debate que se da con el título de cada libro traducido. Sucede ahora con “Más Allá de la Pareja”, pasará con “Playing Fair, polyamory for men into women” y pasará también con “When Someone You Love Is Polyamorous”, como pasó antes con “Ética Promiscua” y… ¿previsiblemente? no se dio con Opening Up, porque se tituló igual que el original.

¿Qué pasó con Opening Up? Que al titularlo igual, tengo la sospecha de que mucha gente cree que sigue sin traducirse, o que está en inglés. Y por eso sigue siendo menos leído que Ética Promiscua, creo que en parte debido a esa confusión. Y un malentendido como ese (que no se sepa que el libro está traducido) hace que un libro se venda menos. Y ahí entramos en la clave de todo el asunto: El dinero. Por eso siempre entiendo todas las decisiones que tomen las editoriales con las portadas de sus libros: Son el envoltorio, el cartel para vender, la llamada de atención que hará que alguien lo compre o no y ahí las editoriales se están jugando lo que han invertido en publicarlo.

Esa es la cuestión: Como mínimo, la editorial necesita recuperar la inversión. Y si hay beneficios, podrán seguir publicando libros similares… Aquí no estamos hablando de grandes multinacionales editoriales, de Bertelsman, de 50 sombras o Harry Potter. Estamos hablando de editoriales muy pequeñas, como Melusina o Contintametienes, que deciden apostar e invertir en unos títulos marginales, que agradecemos infinitamente quienes estamos deseando leer sobre esos temas y no encontramos mucho traducido. Y en esa incertidumbre sobre si van a vender el libro o no, comprendo a las editoriales y que en la portada hagan lo que creen necesitar en cada momento para que ese libro consiga superar los obstáculos que se va a encontrar, sean las distribuidoras (que se llevan un gran porcentaje y deciden mucho), las librerías y sus lectores. Si supera esos obstáculos, se venderá el libro y podrán recuperar la inversión que han hecho comprando los derechos del libro, pagando(me) la traducción a mí o a quien lo traduzca, edición, imprenta, almacenamiento, distribución y el resto de gastos que se van sumando.

Nota para quien no conozca cómo se gestionan las traducciones: De cada libro que traduzco, sólo cobro una vez por la traducción. A partir de ahí, una vez entrego la traducción a las editoriales, no cobro ni un solo céntimo por cada libro que se vende. Mi preocupación no es por si cobro más o menos de un libro ya traducido, sino por estar deseando que siga habiendo editoriales que apuesten por traducir libros que tengo la impresión de que pueden aportar algo valioso a nuestras comunidades e intentos individuales y colectivos de poner en práctica otras maneras de relacionarse o vivirse.

¿Os podéis imaginar qué pasaría si pasas por el escaparate de una librería y ves un libro que se llama “Más que dos” o “Más de dos”? El libro no estaría iluminado por una luz celestial, subido en un atril presidiendo toda la librería, sino que tendrá cientos de libros a su alrededor. Y en medio de todo eso, la portada tiene la oportunidad de llamar la atención de un público potencial que vaya más allá de quienes ya conocían la web y el libro More Than Two ¿Cuánta gente en nuestro país conoce More Than Two? Fuera de los ambientes poliamorosos, muy poca ¿Quién se iba a interesar por un libro llamado “Más que dos” o “Más de dos”? Pues por las decisiones tomadas por las editoriales, parece que poca. Y  entiendo que no quieran arriesgar más de lo necesario…

Lo mismo pasó con “Ética Promiscua”. La traducción “oficial” de “The Ethical Slut” es “Ética para putones”. Leyendo el libro se puede ver que es con ese título e idea con el que se tradujo todo el libro. Todo el contenido es ética para putones… excepto la portada, que envuelve el libro en un título más llamativo para un público más amplio, como “Ética Promiscua”, un título que no echará para atrás a la gente que ha encontrado en “putones” el mayor problema al leer el libro, en parte por el salto cultural que supone que “slut” y “putón” no tengan una misma historia ni tengan exactamente las mismas connotaciones. De todos modos, para quien tenga alguna duda, “putón” es la traducción decidida por las autoras tras un larguísimo intercambio de emails (en torno a 50) entre ellas y yo sobre cómo traducir ese “slut”. Con la bendición de ellas, tengo toda la tranquilidad de saber que elegí la palabra adecuada.

Y, como dije, frente a eso están libros como “Opening Up”, que no causaron ningún revuelo…porque no se tradujo el título. Me imagino que se crearía el mismo debate al traducir un concepto con tantas connotaciones como “open up”, que es tanto abrirse (emocionalmente, al mismo tiempo que alude a abrir una relación), al mismo tiempo que significa sincerarse. “Opening Up” no consiguió llamar la atención en proporción a lo valioso de su contenido (historias de vida, una clasificación técnica de las relaciones, historias no binarias, queer, trans, LGTBI…), y sospecho que tampoco lo conseguiría una traducción “estricta” del título original. Y quizá habría vendido más llamarlo “Relaciones abiertas”. Son decisiones de las editoriales que respeto porque ya me parece sumamente arriesgada la inversión a priori en proyectos que nunca se sabe cómo saldrán. Mucha gente querríamos vivir en un planeta con otra manera de hacer las cosas, con no depender del “mercado”, con una cooperativa que lo edite, por ejemplo y que lo ponga a disposición de todo el mundo gratuitamente… pero se intentó algo mucho más modesto, con un crowdfunding para More Than Two, que fracasó. La teoría es fácil, pero la práctica y conseguir editar estos libros, no tanto. En su lugar, como funciona todo realmente, es que la editorial hace la inversión, y alguien lo escaneará y lo colgará gratis en internet, como ha pasado con los otros libros. 

Por eso entiendo que, sin alterar el contenido de los libros, las editoriales sí tomen decisiones más comerciales para las portadas de los libros. Ahí están asumiendo un riesgo que es grande cuando estamos hablando de editoriales muy muy pequeñas. Admiro proyectos que, con tan poca (poquísima) gente, con equipos tan microscópicos, consiguen sacar adelante todo lo que consiguen sacar. Ya me gustaría a mí ser capaz de poder poner en marcha algo similar…

Por cierto, “Más Allá de la Pareja” está a la venta en la web de Contintametienes. Y la semana que viene en librerías. Comprarlo vía Amazon hace más probable que funcione Amazon mejor, pero que más complicado que se sigan editando libros como este.

 

MSDLP Morethantwo MT2 46453144_10155454816902757_6511743188984659968_n

1 Comentario a ““¿Más Allá de la Pareja? ¡Yo no lo habría traducido así!” Sobre libros, títulos, traducciones y editoriales”

  1. Un librero dice:

    También está a la venta, como todos los libros, en las librerías.

Dejar una respuesta

Mensaje:

logo_lateral
 

Archivo