Selección de idioma

Masters de sexología : Mi experiencia, vista con la perspectiva de los años

24 febrero, 2020 a las 9:15/ por
incisex solo

Hace unos años conté mi experiencia con el master de sexología (educación sexual y asesoramiento de pareja) de incisex. Dos años más tarde publiqué algunas recomendaciones para quienes pasan por él y lo sufren… Cuatro años más tarde, habiendo conocido estudiantes de otros master y ver cómo trabajan, después de haber hecho un año extra (curso de sexología avanzada, un año extra), creo que puedo hacer un nuevo resumen, por si da más datos ante la complicada decisión de dónde invertir miles de euros. No me llevo comisión de ninguno ni me descuentan un euro por formación extra (ojalá!)

¿Qué resumen puedo hacer ahora?

El máster explica TODO lo sexualmente relevante en la vida de un ser humano. Eso es lo que quiere decir el críptico “hecho sexual humano”. Las ideas que tenemos sobre ello, todas nuestra vivencias, cómo deseamos, cómo sentimos, cómo fantaseamos, cómo nos atraemos y enredamos, cómo establecemos relaciones en el tiempo y cómo a veces se trascienden esas relaciones. Un resumen, largo, espeso, nada fácil, introductorio, de esas ideas, es el libro Historia de una idea, de Amezua.

Con lo que escribe Amezua, como sucede con Rougemont o Masters y Johnson, o Kinsey o el primer Marañón, está el lío de tener que leer ENTRE LÍNEAS, porque en su momento a lo mejor han usado determinados términos, o han dado determinado enfoque que responde más a la época que a la sabiduría que hay debajo. Un ejemplo: el tono falsamente técnico de Masters y Johnson, que esconde capas y capas de fenomenología y psicoterapia existencial, era el que necesitaban para pasar bajo el radar de la censura y para evitar convertirse en pasto de cultura popular, cómo le pasó, sin buscarlo, a Kinsey. Lo malo de la popularización de algunos estudios es que se acaban popularizando unas conclusiones descontextualizadas usando OTROS CONCEPTOS que los usados para llegara a esas conclusiones. Es como leer sobre deseo, sobre fantasía, sobre erotismo al leer textos de Amezua, creyendo que entiendes a qué se refiere. Te lo aseguro, no lo entiendes. Es imposible en una primera lectura, porque hace falta un desplazamiento conceptual, un ajuste de los conceptos a algo concreto y no a la nube de ideas que se refieren ahora, como le pasa a “sexo”, o a “deseo”.

Si no se lee entre líneas, determinadas palabras que creemos que quieren decir otra cosa, pueden hacer que dejemos el libro de lado. Es fácil que pase eso leyendo a Amezua.

 

mapaHSH

EL DICHOSO MAPA

A mí me duelen los ojos cada vez que lo veo, dibujado así, con word, pero de momento no han hecho una versión actualizada… Hay varias versiones por ahí. El que vale es el de 2001 cuando Amezua lo cierra con los seis conceptos. En realidad el dichoso mapa es (dicho para tiquismiquis conceptuales) la epistemología de sexología. TODO lo que le sucede a los seres humanos relacionado con la sexualidad está contenido DENTRO de ese mapa.

Visto así, sin los contenidos, es un mapa opaco. No aporta nada. No se sabe muy bien qué utilidad puede tener. Ese mapa es poco útil para alguien de la calle, pero muy útil para profesionales, para saber de qué te están hablando, qué te están preguntando, si se están refiriendo a su pareja o si en realidad es a sus encuentros y desencuentros (amatoria) o sus líos con sus propios deseos, los ajenos, sus ganas, fantasías… (erótica)… No tiene claves secretas, no es más que un recordatorio.

La otra ventaja es que  ese mapa es útil para explicarlo TODO desde la sexología, con todas las reglas que vas aprendiendo a lo largo del master. Eso no significa que no exista la sociología, la psicología, la medicina… Obviamente esas disciplinas siguen existiendo, y explicando parte de lo que nos sucede que sea sexualmente relevante. Pero ayuda para salirse de los marcos desde la patología como la medicina y la psicología, que además, informan a la sociología, influyen en ella. Y la sociología resulta muy útil (por eso en el master se encarga alguien de la capacidad de Marcos Sanz). Pero el mapa ayuda a saber, precismente, dónde están las líneas que dividen unas disciplinas de otras. Así resulta MUCHO MÁS FÁCIL cuándo debes derivar un caso a psicología (en mi caso trabajo en tándem con una psicóloga, Wara Rojo).

¿Qué problema tiene ese mapa? Que sólo es explicado en incisex (o en unos pocos sitios más de quienes hemos salido de ahí: nuestra escuela, INSEX en Andalucía*… ). Ningún otro máster lo explica desde esa perspectiva. Quienes estudiaron en incisex y dan clase ahora en otros master, mencionan ese mapa, pero no explican la sexología DESDE ese mapa. En su lugar hablan de sexualidad humana, pero desde la psicología, la antropología, la medicina, la sociología… Eso está muy bien para saber más sobre sexualidad humana, pero no para saber sexología, dos cosas que a menudo se confunden. Es decir, hablar del mapa en realidad es hablar  de la episteme, de qué aporta la sexología. No sólo criticando otras epistemes (“La psicología es patologizadora”) sino desde la propia (“¿y qué propone la sexología en lugar de la visión psicológica?”)

Edit 24.02.20 13:30: Añado un comentario que dejaron hablando de dos excompas del master que no sabía que seguían dentro del marco de Amezua, una alegría:

“Sí que hay otra formación que explica el mapa del hecho sexual humano desde él. Es un título de experto que lleva INSEX (Iniciativa Sexológica) en la Universidad Pablo de Olavide. Se llama: Sexología aplicada a la intervención social y educativa. Justo este último fin de semana hemos tenido clase con Marcos Sanz, que fue un gustazo. Inma y Nacho (INSEX) son dos sexólogos que han llevado la sexología hasta Andalucía de forma muy especial. “

 

hats_fedora_hat_manufacture_stack_music_manufactory_headwear_stacked-712163.jpg!d

 

PERSPECTIVAS DIFERENTES

¿Por qué con los años me quedo sin duda con el enfoque de incisex, por qué me parece que acerté, gracias a la insistencia de Juncal, una de las profes de la escuela, para que lo hiciera?

Resumido, porque incluye el resto de enfoques. No solo lo que acabo de contar más arriba sobre su epistemología propia. Sino que además, al abarcar todas las perspectivas, te permite adoptar los que necesitas cuando los necesitas y puedes SALIR de ellos cuando no debes usarlos. Un ejemplo es el enfoque activista, al que yo no he querido renunciar en ningún momento. Pero hay momentos (en consulta, por ejemplo) con el que, sin olvidar tus ideas, no puedes trabajar desde la agenda activista… No es tu vida la que quieres que sea menos problematizada, sino la de quien ha acudido a ti para que ayudes en su proceso. Y, con los años, la gente de la escuela sí hemos podido ver a gente de otros enfoques siendo incapaces de salir de ese enfoque y cuestionando no intervenir desde el activismo. Y no se dan cuenta de las consecuencias que eso puede tener en las personas a quienes atiende, ni otras maneras de abordarlo que no suponga tampoco dejar de lado esas ideas, sino hacerlo de otra manera…

Quienes trabajamos en la escuela (y mucha gente que ha pasado por el master de incisex) no dejamos de lado nuestra labor activista, está muy presente, es fundamental en nuestros trabajos. Pero el master nos ha enseñado a saber dónde está la línea entre una postura y la otra. No es nada nuevo poder salir o entrar, lo tenía que hacer Hirschfeld todo el tiempo. Y aquí se hace lo mismo que él, siendo capaces de trabajar con paradigmas diferentes respecto a tantos temas. Lo interesante es que, quien sólo aprende desde una perspectiva, no se le ocurre otro enfoque posible, otra manera de abordar los mismos problemas.

Eso sí, la última advertencia que haría es que no es fácil ver la foto completa. A mí me llevado TRES años verla. Es decir, fue en el curso de Sexología Avanzada, un año extra después del master, donde fui capaz de ver la foto completa, entender todo “matrix”, como suelo llamarlo yo. Y además, ha supuesto seguir leyendo, seguir revisando, seguir formándose.

Además del máster, dependiendo de los intereses de cada cual, hará falta formación extra: fisiología, info detallada sobre ITS, sobre procesos terapeúticos (oncología y sexualidad, por ejemplo), sobre personas trans porque la relevancia social ha ido cambiando y hay , trabajar con especialistas en violencia de género (como hago yo), aprender conceptos sobre antropología, sociología, psicología… Eso dependerá de los intereses de cada cual. En Europa por ejemplo, la sexología se suele entender muy relacionada con psicología… pero es mejor dejar a profesionales de la psicología hacer ese trabajo (o así lo entiendo yo). Quienes quieran hacer trabajos de investigación dentro del contexto europeo, seguramente necesiten ampliar en sociología. Pero claro, es mejor ampliar así después de dos años que hacerlo en los cuatro años de un grado, que exigiría más tiempo y dinero.

Desde luego mi enfoque y experiencia no valdrá para todo el mundo, pero espero que le valga a quienes estén dudando, y tengan sensación de que mi enfoque les puede interesar para consolidarlo con unos conocimientos que van a poner unos cimientos sólidos donde ampliar todo lo que quieran, en lugar de ver mil temas sobre sexualidad SIN REORDENAR LOS CONCEPTOS ANTES. Y ahí, usar los términos como se usan en la calle, es donde está gran parte del problema.

1 Comentario a “Masters de sexología : Mi experiencia, vista con la perspectiva de los años”

  1. Marta dice:

    Gracias por compartir! Solo añado: sí que hay otra formación que explica el mapa del hecho sexual humano desde él. Es un título de experto que lleva INSEX (Iniciativa Sexológica) en la Universidad Pablo de Olavide. Se llama: Sexología aplicada a la intervención social y educativa. Justo este último fin de semana hemos tenido clase con Marcos Sanz, que fue un gustazo. Inma y Nacho (INSEX) son dos sexólogos que han llevado la sexología hasta Andalucía de forma muy especial. Si te da esperanza, la semillita sexológica la están esparciendo más de lo que pensamos jaja :). Un saludo!

Dejar una respuesta

Mensaje:

logo_lateral
 

Archivo