Selección de idioma

¿Por qué quieres complicarte la vida?

9 julio, 2014 a las 11:00/ por
359634390_e3d534e04b_z

Salirse de lo convencional tiene siempre un precio: La presión que vas a sentir a tu alrededor para volver al rebaño, para que hagas lo que hace la mayoría. Es el primer argumento con el que suelo desanimar a cualquier persona que piensa comenzar un camino hacia lo no-convencional, sea teniendo una relación no-monógama, practicando BDSM, siguiendo adelante para expresar totalmente su identidad o embarcándose en aprender cómo poner en práctica sus perversiones*.

Si cualquiera de esas cosas la haces para ser más cool, para verte como alguien con unas ideas más modernas, igual deberías buscar algo más inofensivo, como dejarte una barba poblada, ir en bicicleta o beber tus copas en tarros. En realidad no quieres tener una vida convencional, lo que quieres es que te miren de una determinada manera, te consideren un tipo de persona determinado, o a fin de cuentas, que te admiren (que nos gusta a todo el mundo, aclaremos). 

4922472228_c082e6b9ed_z

Nadando contra corriente

Pero lo dicho: Si te metes en las versiones no-convencionales de las identidades, prácticas sexuales o relaciones para que te admiren…puede que acabes sufriendo innecesariamente (o liándola a tu alrededor) mientras no llegas a la conclusión de que esa atención/admiración la podías haber conseguido de otra manera. Cuando te metes en esos mundos no-convencionales… ¿por qué lo haces?¿por qué quieres complicarte la vida?

Tus amistades te van a decir que igual lo tuyo no es muy normal, que a ver cuándo se te pasa esa fase.  O quizá no se lo puedes ni contar a tus amistades. Y ya no digamos a tu familia. Que con esa ropa que te pones debes sudar muchísimo, que no puede ser bueno. Que si un día vas a tener un disgusto follando con tanta gente. Que van a pensar que “vales menos” por follar tanto. Si son relaciones no-monógamas ya te dirán que cuando te enamores “de verdad” volverás a la monogamia, como dios manda. 

1413285694_30caf4f77c_o

Luchando contra tus propios fantasmas

Y aparte de esa lucha “hacia afuera”, tendrás tu lucha “hacia dentro”. Hacia lo que has aprendido en los primeros años de tu vida, que absorbiste como una esponja sin ningún filtro (como es normal). Aprendiste que sólo se puede querer a una persona a la vez. Aprendiste que por amor se puede chantajear emocionalmente a tu pareja, agobiarla, hacer mil preguntas, revisar su móvil…sin revisar que a lo mejor tu pareja falla en otro sitio, que se podrían cambiar otras cosas. Aprendiste que pegar o hacer daño a alguien (aunque sea de manera consensuada en una relación BDSM) significa que algo no acaba de estar bien en tu cabeza y que lo mejor es que pase esa fase. Aprendiste que si alguien que te quiere también quiere a otra persona, eso significa que te va a querer menos a ti. Aprendiste que querer mucho sexo es malo. O quizá aprendiste a salirte de lo convencional, pero no a cubrir tus propias necesidades una vez ahí fuera, en un entorno hostil.

4375431753_35b59d5993_z

Subir al Everest

Y al hablar de estos temas siempre pongo el mismo ejemplo: ¿Te parece buena idea subir a 8.000 metros de altitud, casi no poder respirar, agotarte, correr el peligro de sufrir amputaciones por congelación o incluso morir?. En los años 90, el porcentaje de muertes era del 37%… Subiendo tres personas juntas, una de ellas no volvía. No parece muy razonable ¿verdad?.  Sin embargo, en torno a 4.000 personas han pensado hasta el año pasado que era una buena idea meterse en semejante aventura. Eso sí: El que tengas claro que quieres llegar a la cima te hará soportar el frío, el cansancio, las ganas de abandonar, las dudas… porque sabes que las satisfacciones por el camino también son muy grandes, y porque sabes de la felicidad inmensa que sentirás al llegar a la cumbre, de haber superado la montaña, las dificultades externas y tus propias limitaciones.

Eso mismo pasa con las identidades, prácticas y relaciones no-convencionales. Teniendo durante el camino mucho más placer sexual que subiendo al Everest, te encontrarás con sensaciones, obstáculos, miedos, opiniones en contra, etc que te harán dudar si seguir o no. Y si lo tienes claro, llegarás a la cumbre.

En esto de lo no-convencional no hay exactamente un nirvana, un estado superior al que llegas con la práctica. Más bien es como el yoga, la natación, muchos deportes… No hay una meta al final sino que es algo en lo que mejoras según practicas, es algo que lo que vas superando pequeños límites personales que pensabas que no eras capaz de cruzar. Y cuanto mejor te sale, más satisfacción sientes. Y cuanto más se parece tu vida a la que habías soñado que querías vivir, más feliz eres. Y eso sí que es una sensación impagable.

 

 

 

*Esa palabra, perversiones, es mi manera cariñosa de llamar a las prácticas sexuales no convencionales. A falta de la palabra kink, y con la cantidad de equívocos que puede causar las traducciones equivocadas, prefiero usar perversiones, que la entiende todo el mundo. ¿Qué es perverso, según el diccionario? Algo “que corrompe las costumbres o el orden y estado habitual de las cosas”. Algo que no es que precisamente me preocupe, más bien al revés, es este estado de cosas el que quiero cambiar. La uso con la idea de la reapropiación, de que cuando me dicen “pero eso que haces es de gente pervertida”, contestar que, efectivamente, esa era la idea.

IMAGENES
https://www.flickr.com/photos/dullhunk/359634390
https://www.flickr.com/photos/pequenasuricata/1413285694 
https://www.flickr.com/photos/jeffsmallwood/4922472228 
https://www.flickr.com/photos/lampertron/4375431753

5 Comentarios a “¿Por qué quieres complicarte la vida?”

  1. jam ras dice:

    me encanta este post. son cosas muchas veces habladas, pero muy bien sintetizadas.
    tengo mucho a comentar…pero igual lo escribo con calma i no desde el infernal teclado del movil.

  2. Marisol dice:

    Estupendo post, Mosca, como siempre. Claro, sencillo y con cargas de profundidad. Eres la referencia en todos estos temas… y además te quiero. !Hala!

  3. Bluttie Kat dice:

    Creo que la diferencia radica entre ser unx mismx y ser para otrxs: lo de ‘yo más y mejor y muy molón’ es interesante y satisfactorio en alguna época, tal y como yo lo viví en mi adolescencia (todxs tatuadxs, perforadxs, con los pelos de mil colores fantasía y escuchando grupos que sólo conocían dos, pero quedaba chachi), pero en determinado momento te das cuenta de que eso tiene que ver contigo a un nivel más profundo, y que merece la pena continuar siendo coherente con lo que unx siente, aunque sea en una parcela de la vida.

Dejar una respuesta a Bluttie Kat

Mensaje:

logo_lateral
 

Archivo