Selección de idioma

¿Porno para mujeres?
No, porno feminista (y 4) Taormino

19 abril, 2013 a las 11:00/ por
tristantaormino

Y me parecía interesante acabar la serie de porno feminista con Tristan Taormino porque parece que es poco conocida en español, cuando es muy conocida en inglés. Películas premiadas, congreso de porno feminista, libro The Feminist Porn Book y ahora la autora.  A ella le pasa algo como lo que pasa con “instituciones” como Betty Dodson que en español se conocen poco o nada. A veces me temo que como son autoras de los años 60 (Betty Dodson nació en 1929) creemos que podemos “convalidar” su liberación de los años 60 con la nuestra, que realmente no existió en el mismo grado, ni mucho menos. Y entonces se buscan autorxs mucho más actuales, desaprovechando todo ese material que lleva elaborado décadas y que es la base sobre la que han crecido y de la que se han alimentado movimientos, grupos, puntos de vista contemporáneos… Y si esas corrientes contemporáneas las adoptamos sin haber hecho un trabajo previo de revisar un montón de “herencia” histórica, cultural… pues pasa lo que pasa: Que acaban chirriando las piezas que no se han revisado antes y que son fundamentales para ese cambio. Háblale de poliamor a parejas heterosexuales en las que ni se han planteado la masturbación de AMBAS personas como algo normal, que nunca hayan cuestionado toda la herencia romeojulietana que tienen…

…y volvamos al tema: Tristan Taormino. No sabemos mucho de su vida, ¿verdad? Seguramente no la olvidéis si sumamos que…

  • …es queer (no acepta “bisexual” porque considera que hay más de dos géneros, considera que polariza demasiado a la gente, la realidad),
  • …que su pareja desde 2009 es un hombre transexual (Colten, colega de negocios también), con quien tiene una relación abierta.
  • Y que su padre abandonó a su madre, y a ella con 1 año, cuando salió del armario como gay.
  • De sí misma dice que tiene una marcada identidad “queer y lesbiana, porque, como he dicho antes, no es sólo sobre con quién follo y amo, ser queer es también una cuestión sobre mi postura política, mi cultura, mi comunidad y la manera en que veo el mundo. La gente quiere llamarme bisexual, o pansexual o lo que sea, pero creo firmemente en el poder de la gente para auto-identificarse”. 

Ahora ya sabéis mejor quién es en el plano personal.

En el profesional… bueno, tiene un curriculum inmenso. Y eso no incluye todos los premios que ha recibido.

Haciendo una traducción “relajada” del artículo sobre ella en la wikinglis, su carrera profesional es im-pre-sio-nan-te: Autora feminista, columnista, educadora sexual, activista, editora y directora porno feminista (y aparece en tres de sus películas). Da talleres, conferencias, ha sido productora ejecutiva en series, asesorado a cadenas de televisión, llevado programas, asistido a programas de radio y televisión, escrito artículos para muchísimas revistas, colaborado en guiones con Spike Lee, participó como “sextra” en la orgía de Shortbus… Ha escrito siete libros, entre ellos el muy conocido, en EEUU, The Ultimate Guide to Anal Sex for Women o “La guía definitiva del sexo anal para mujeres.” Tiene varias guías de lesbian erotica (erotismo lésbico), colaborando en ellas con autores como Pat Califia (un día se merece un post dedicado). También ha empezado la serie de películas porno para Vivid llamada Tristan Taormino’s Chemistry, en la que va preguntando qué actores/actrices  quieren follar con quiénes, y qué les apetecería hacer. Y también ha arrancado la serie Vivid Ed, de videos educativos, también para la productora porno Vivid Entertainment. Y también es capaz de llevar su cuenta de twitter, que es de donde saqué su foto.

Sobre relaciones abiertas escribió Opening Up, del que hemos ido traduciendo extractos

Esperemos que con esto vaya siendo un poco más conocida.

2 Comentarios a “¿Porno para mujeres?
No, porno feminista (y 4) Taormino”

  1. Beer Goggles dice:

    Pero ¿que tendrán las feministas contra el porno de toda la vida, digo yo? Diálogos reducidos al intercambio de gemidos y monosílabos, parejas (o tríos, o cuartetos) que copulan a destajo sin parar ni para ir a mear, o para tener un rato de conversación (“Por cierto ¿te llamabas?”) Previsible y rutinario, pero eficaz. El necio afán de innovar (léase, de corregir lo que estaba bien como estaba) se está llevando por delante los géneros cinematográficos tradicionales. O témpora, o mores.

    Broma, of course. Sólo una vez he sido capaz de aguantar una película porno de las de siempre hasta el final. En la sala X de unos multicines de mi ciudad, con 18 años recién cumplidos. Cuando has pagado entrada, soportas estoicamente lo que te echan. Era italiana, malísima. Las mujeres eran cuarentonas de senos caídos, muy maquilladas y parecían prostitutas “de saldo y esquina”, que dice la canción. Estaba llena de escenas de un humor tontorrón y casposo: en una de ellas, una supuesta ninfómana exprimía sin misericordia a un infeliz que parecía a punto de morirse de una apoplejía. Cada vez que le hacía eyacular, grababa una raya en la cabecera de la cama. El número de marcas indicaba que ya habían echado veinte o treinta polvos. Todo así. Vamos, que aquello no evocaba precisamente el cine de Bergman o Jean Renoir.

    Ahora, con intelné, tengo tardes muertas que distraigo mirando vídeos de sexo en Dailymotion, pero el metraje normalmente es corto (raras veces más de diez o doce minutos) y son más ajustados a mis kinks que el porno de multicine. Resumiendo, que me ha gustado el trailer de Friends with Benefits y lo mismo me animo a verla. Por probar (y aunque sospecho que la expresión “porno feminista” les parecerá a la mayoría de los/las que abrazan el feminismo una contradicción en los términos, como “inteligencia militar” a Groucho Marx)

    Todo este asunto me recuerda un viejo chiste muy malo: ¿Por qué las mujeres siempre quieren ver las películas porno hasta el final? Para ver si la chica se casa con el protagonista. Yo le agradezco que no haya revelado si alguna de las que menciona acaba en bodorrio, o en cohabitación de hecho debidamente inscrita en el registro municipal. Odio los spoilers.

  2. Beer Goggles dice:

    Un último comentario machista (pero no lo censure, porfa; no puedo reprimirme): la Taormino está para comérsela.

    He dicho.

Dejar una respuesta a Beer Goggles

Mensaje:

logo_lateral
 

Archivo