Selección de idioma

¿Qué hacer cuando tu pareja quiere ser poliamor y tú no? (2)

4 febrero, 2016 a las 18:03/ por
https://www.flickr.com/photos/_fabrizio_/1578087736/

¿Están cubiertas las necesidades de todo el mundo?

Como cuenta el artículo que voy traduciendo en parte, “When Your Partner Wants Non-Monogamy and You Don’t”, y al que sumo experiencias propias y ajenas, así como otros textos, si alguien te propone compartir algo de lo que ya tienes poco, no te va a hacer mucha gracia: Si ya tus necesidades de amor, sexo, atención, tiempo, cuidados, reparto de responsabilidades (crianza, cuidado de la relación, etc) están bajo mínimos, es lógico que no te parezca muy buena idea compartir lo poco que queda… 

Por eso es importante que, además de que quien se plantea entrar en una relación poliamosa pueda “cubrir sus necesidades”, también es importante que en la relación existente antes se cubran las necesidades que no estaban cubiertas, tanto ahora como en el futuro.

Eso sí: El asunto de cubrir las necesidades es complejo, muy complejo.

 

Screen Shot 2015-08-04 at 23.32.18

 

Como cuenta Opening Up, se puede llegar al poliamor porque tu orientación sexual o la de tu pareja ha cambiado, o quizá las prácticas sexuales que quiere/s probar. Si tu relación se basa en que no puede existir sexo o relaciones con nadie más y en que los gustos/personas no pueden cambiar con el tiempo, la solución está clara, ahí se termina la relación…  Pero si hay un espacio para la negociación, ya dependerá de las dos personas buscar la manera más civilizada de hablarlo. Acusarse mutuamente de que “no te llega la monogamia” o “no vas más allá de la monogamia” no valdrán de nada, todos los caminos son el correcto para cada persona concreta en un momento concreto de su vida. Lo que sucede es que a veces los objetivos en la vida son diferentes, o incompatibles.

También puede pasar que se discrepe en la manera de cubrir las necesidades, de si se necesita más o menos. Esto es más normal que suceda al inicio de las relaciones, cuando se está buscando un encaje. Y así lo que a una persona le puede parecer demandar “lo normal” a la otra le puede parecer un agobio, o al reves, que el poco tiempo dedicado dedicado por alguien es interpretado como falta de interés por la otra parte. ¿Quién tiene la razón ahí? Pues nadie, porque es algo que depende de muchos factores, como las experiencias anteriores que han tenido, de su educación, de los grupos en que se muevan, de las necesidades de cada cual, de si quien lo demanda no busca aprender a cubrir sus propias necesidades… y sólo esas personas saben si ya están a gusto como están o no.

 

keep-calm-i-m-different-7

 

Y aquí también conviene recordar que no es lo mismo igualdad que equidad. Ni que una sea mejor que la otra. En este caso, lo más justo —es lo que buscamos, ¿no?, relaciones justas, con cierta ética— es que cada cual tenga sus necesidades cubiertas. A lo mejor en una pareja uno de sus miembros necesita tener una relación más, mientras que el otro miembro está feliz follando lo que le apetece, sin tener necesariamente relaciones. O cualquier otro acuerdo con el que se encuentren a gusto y al que no hayan llegado mediante manipulación, coacción, presión de grupo, roles de género, circunstancias sociales, laborales, familiares…

Lo dicho, es un asunto muy muy complejo.

 

La primera parte se puede leer aquí

No hay comentarios todavía

Dejar una respuesta

Mensaje:

logo_lateral
 

Archivo