Selección de idioma

Si todo te da igual, es fácil conseguir followers

11 septiembre, 2019 a las 13:33/ por
lego_doll_the_per_amphitheatre_the_people_both_a_wide_range_of_careers_the_crowd-675751.jpg!d

Vivimos desde hace tiempo en una economía de la atención, primero en los medios de comunicación y ahora con internet. Antes competían sólo los medios, ahora competimos todo el mundo. Y para llamar la atención hay muchos medios. Uno de ellos es “tocar emocionalmente” a la gente. Hace 20 años se hacía en televisión gritando constantemente (Crónicas marcianas), diciendo supuestas noticias sobre la vida privada de celebrities (Tómbola) y hoy día, en redes sociales, se consigue polarizando a todo el mundo, convirtiendo cualquier tema en una falsa dicotomía. Es decir, en cualquier tema se busca dar la impresión de que sólo puedes elegir estar a favor o en contra, lo que elimina todas las posturas “grises” que haya en medio, acusándolas de equidistantes, de no comprometerse, de estar apoyando al enemigo.

El fruto de eso, a la larga, es que una gran mayoría se va retirando de los espacios públicos y dejan de opinar por miedo a la próxima persecución pública, mientras que quienes se quedan para rentabilizar esa atención, lo hacen buscando tener cada día más followers. Y así van enfrentando a todo el mundo, obligando a la gente a posicionarse de un bando o del otro, acosando online a quienes tengan otra postura.

El problema es que alimentar ese odio entre grupos es fruto de una tendencia social. Lo vemos en los discursos de Trump, de la extrema derecha, de las posturas fundamentalistas, lo vemos en todas partes. Todo se convierte en posturas enfrentadas irreconciliables. Y por el camino creo que se olvida que las sociedades son plurales. Es decir, NUNCA va a pensar todo el mundo lo mismo, por lo que SIEMPRE será necesario llegar a acuerdos que no satisfagan 100% a ninguna de las dos, tres, cuatro partes enfrentadas.

Me provoca ternura ver cada vez más grupos reclamando la diversidad, promoviendo la inclusión, defendiendo la libertad… al mismo tiempo que se exigen posicionarse en una postura excluyente de otras. No es posible avanzar y retroceder a la vez: O hay muchas personas diferentes con posturas diferentes (que además van cambiando con el tiempo) o todo el mundo está de acuerdo en todo.

Y si queremos estar en un ambiente en el que nadie dice o hace nada que nos moleste, es conveniente que pensemos a costa de qué y quién conseguimos eso. Si es a costa de enfrentar cada día más a los grupos en los que te mueves…tendrás mucha atención, a costa de hacerle la vida mucho más complicada a mucha gente. Súmale el triángulo dramático y ya tenemos la manipulación perfecta para conseguir toda la atención posible a cualquier precio.

No hay comentarios todavía

Dejar una respuesta

Mensaje:

logo_lateral
 

Archivo