Selección de idioma

Sobre el trabajo sexual

13 diciembre, 2017 a las 14:16/ por
emoji

No por casualidad, los comentarios de este post están desactivados. Simple y llanamente porque se están volviendo a dar las sex wars de los 80, antes a la sombra de Reagan y ahora a la de Trump ¿casualidad? Probablemente, no. Es natural que se den debates encendidos pero para eso ya está todo internet, no hace falta que aquí también se dé ese debate infinito. Igual que se reventó el congreso Barnard de 1982 sobre sexualidad por las posturas antisexo (como conté en marzo), lo mismo se está reproduciendo en las redes sociales, incluidas las nuestras, una vez que hemos publicado artículos sobre trabajo sexual. ¿Qué entrevistas hemos publicitado? El artículo de Gabriela Wiener, el de June Fernández (Pikara Magazine), el de Playground donde se entrevista a trabajadoras que conocemos…. Es decir artículos de quienes conocemos en persona, amistades, gente que sabemos que no se han dedicado nunca a polarizar redes sociales para sacar beneficio, como sí hace otra mucha gente. Por eso, en medio de toda esa tormenta, no tengo problema en cerrar los comentarios aquí y en facebook si hace falta hasta que desaparezca Trump, Putin, la extrema derecha de Polonia, etc dentro de ¿una década? No hay problema. 

Sobre “las dos posturas” aclarar que se ha acabado cayendo en la trampa de los medios: Poner en un mismo plano dos posturas extremas y no equivalentes para que discutan, como si fueran igual de válidas, cuando en realidad solo buscan conseguir más público, o followers en redes sociales. Las dos posturas en el aborto no son “a favor” y “en contra”, sino entre quienes están a favor con unas determinadas condiciones y quienes están a favor con otros supuestos diferentes. Quienes están en contra se empeñan en no ver que lo que no se hace en un hospital, sólo pasa a hacerse en una mesa de cocina. Se seguirá dando pero en peores condiciones. Se puede argumentar sobre la dignidad de la vida humana desde la concepción, del alma, de los números de abortos… pero eso no dejan de ser argumentos para apoyar una postura que de partida se empeña en aspirar a que no exista ningún aborto ¿A alguien le gusta abortar? Obviamente, no. Pero hacerlo ilegal no hace que desaparezca ¿No os parece un caso equivalente con la prostitución?

 

1183736304_5abde2c107_z

 

PROSTITUCIÓN

El primer peligro que le veo a hablar de prostitución, así, en general, es que se está generalizando de manera tan burda como si hablamos de capitalistas con empresas y ahí metemos a Amancio Ortega y a quien tiene un puesto de venta de castañas, como si fuese lo mismo. Hay muchos fenómenos que se dan a la vez, muchas zonas grises, muchas situaciones personales, sociales, económicas, nacionales, culturales, legales, diferentes… Cualquiera con cierta ética (o principios :P) no sólo condenaría la trata, sino que ni admitiría la más mínima sombra de duda de que haya trata. A partir de ahí, la moral de cada cual seguramente llega a unos puntos y la de otra gente a otros. Es inevitable hacerlo en un sistema injusto y cruel de por sí. Y así quien colabora con Médicos sin Fronteras (por ejemplo), participa con AirBnB en desplazar a la población de los centros poblacionales, gentrificando las ciudades, quien está en Greenpeace acepta ofertas de vuelos en avión a pesar de la contaminación bestial. O quien no está participando con el coltán sangriento (como pasaba con los diamantes de sangre) al usar móviles o mirando para otra parte al comprar cosas fabricadas en China… siento el mayor verdugo del mundo. Es el problema de este sistema: Que es imposible estar fuera de él y al mismo tiempo es imposible no estar dañando a alguien con nuestras elecciones diarias.

Nunca he contratado servicios profesionales de prostitutas. No sería capaz de dormir en paz sin saber a qué estoy contribuyendo, igual que me sucede con mil cosas, hasta que me he dado una tregua por ejemplo en el cacao y el café, uno con la mitad de producción hecha mediante esclavitud y la otra un mercado explotador e injusto (el café cultivado en Vietnam, por ejemplo, para reventar el mercado, por ejemplo). Me cuesta conectar con quien decide recurrir a esos servicios, pero puedo llegar a entender a quien lo hace teniendo unos gustos muy particulares. Por lo que cuentan mis conocidas en trabajo sexual, algunos también llegan conflictuados por lo mismo. Si tienes unos gustos muy particulares, o que la mayoría desprecia, es complicado decirle a quien lo necesita, que se busque la vida. ¿Y quien tiene poco atractivo físico?¿y quien tiene problemas de piel?¿pide estos servicios en su centro médico?¿Les decimos que se busquen la vida en lugar de trabajar al mismo tiempo por conseguir esos servicios del Estado? Otras alternativas me parecen en el fondo puro liberalismo: Cada cual que se busque la vida ¿Qué sucede con personas con diversidad funcional, que también necesitan desarrollar su faceta sexual y que, sin tener otro remedio, es su familia (sí, cerrar la boca, es así, dicho desde “dentro”, no me lo invento) quien se encarga de que puedan acceder a alguna satisfacción sexual… Admiro vuestra capacidad de encontrar soluciones tan sencillas para problemas tan complejos. A mí me parece que hay darle muchas más vueltas para no dejar a nadie sin protección.

 

https://www.flickr.com/photos/elbroka/2786773666/

https://www.flickr.com/photos/elbroka/2786773666/

 

 

SEX WARS, EL RETORNO.

Si no sabes de qué hablo, es urgente que leas sobre el tema. Muy convenientemente, en la wiki en castellano sólo hay CINCO líneas sobre el tema. Por eso traduje parte de la entrada en inglés. La entrada en inglés es mucho más larga. Entre las dos posturas, las que se vinieron a llamar resumidamente “sex-positive” y “antisexo”, obviamente, estamos del lado sex-positive. La postura contraria condena actualmente, en un mismo pack, la prostitución, el BDSM y el porno, como se hizo en los 80. Y las respuestas a todas esas cuestiones, planteadas sobre todo por Dworkin y MacKinnon (muy citadas… sin citar la fuente de los argumentos, quiero pensar que por desconocimiento) ya se contestaron entonces. De MacKinnon enlazo Hacia una teoría feminista del Estado y este reportaje del 92 sobre el porno en El País porque no hay una biografía en wikipedia… De Dworkin también un par de artículos, uno a su muerte que hace un breve recorrido autobiográfico y otro sobre su opinión de la pornografía.

Por si nadie lo ha comentado, la postura antisexo tiene dos posturas con las que no puedo estar de acuerdo: Patologizar a quien practica BDSM (¿en serio?¿de nuevo a la consulta por tener una mente enferma?¿terapias de conversión otra vez?) y que haciendo ellas un análisis de cómo se dan en la intimidad los mismos conflictos del heteropatriarcado, no se llega a formular nunca por parte de Dworkin cual sería una manera aceptable de encontrarse hombres y mujeres… algo con cierta relevancia en un mundo donde una inmensa mayoría del deseo parece ser heterosexual ¿problematizamos también las relaciones heterosexuales sin dar ninguna alternativa? La alternativa de una mis profesoras de sexología es la pareja sexual frente a la pareja romántica, pero eso abriría un melón inmenso. Otro día, mejor. Lo que no tiene perdón es lo que se hace con quienes practicamos BDSM, patologizando lo patriarcal de esas prácticas… sin criticar el misionero. O criticar el porno olvidando toda la literatura erótica y comics, igual o más bestias, que existen ¿Debería prohibirse Sade de nuevo?

En el problema del porno, de nuevo, se está cometiendo un error descomunal sino se sabe quien era Thylmann y Manwin, quién es hoy MindGeek, algo sobre lo que yo escribía hace 3 años. Se acusa constamente al porno de “estar educando a nuestra juventud” pero oh, sorpresa, ese argumento coincide con que se ha eliminado POR COMPLETO la educación sexual de los colegios en nuestro país. Quizá no sería mala idea criticar al porno por eso y al mismo tiempo defender una educación sexual en primaria y secundaria de manera continuada, curso tras curso, que vaya más allá de una pequeña charla en secundaria sobre condones, ITS y embarazo, como si toda nuestra sexualidad dependiera únicamente del ministerio de Sanidad. 

 

https://www.flickr.com/photos/chunker/2279432026/

https://www.flickr.com/photos/chunker/2279432026/

 

TRABAJO SEXUAL ¿QUÉ OPINO YO DEL TEMA?

Y sobre el trabajo sexual ¿cuál es mi postura? Pues ni abolicionista ni regulacionista. Como mínimo, además, hay cuatro posturas. Vengo de ser abolicionista… no ahora como moda, cuando puedes tener tanto seguimiento en redes sociales, sino cuando era una postura impopular, hace 10 años. Aquí, o aquí. En mi caso, viniendo de trabajar en movimientos sociales desde el año 2000, siempre he aspirado en un mundo más digno que el que tenemos, y nunca ha sido un secreto mi postura de apoyo a alternativas políticas anticapitalistas viables (no castillos en el aire)… Me apunto a cambiar el sistema por completo el lunes que viene. Y desde aquel año estuve trabajando, hasta 2009, que me terminé quemando por querer llevar adelante más activismo del que se hacía… y ver que no había manera. Eso me hizo alejarme de la actividad política activa en movimientos sociales pero no cambió mis ideas políticas. Pero sé que todo el mundo se ha preguntado un millón de veces ¿por qué es imposible terminar con el capitalismo? Para resumir de manera corta un asunto complejísimo, es precisamente porque nunca ha dudado en matar a quien se ha puesto por delante a llevarle la contraria. Que se lo cuenten a Allende y las propuestas de América Latina a la que se contestó con la Operación Condor, asesinando y llevándose por delante a quien hizo falta, como el resto de países que cuenta La Doctrina del Shock (aqui VO subtitulada, aquí doblada).

En mis ideas políticas está, como digo, una vida más digna no sólo de las prostitutas, sino de las más de 30.ooo personas que se van a morir HOY de hambre (sí, no sumemos más desgracias; de “simple” desnutrición). De los millones de no-refugiados abandonados en países que están albergando en todos los países que lo hacen en un número infinitamente mayor que Europa. Una vida más digna para la gente que duerme en la calle, para los millones de personas que en España no tienen luz ni agua corriente (sí, millones). Para la cantidad de gente que malvive a nuestro alrededor, sin hacer ruido (los mejores datos, especificando clases sociales como no hace nadie, en el Barómetro Social). Y por ahora una de las maneras que se me ha ocurrido ha sido ir colaborando todos los años que he podido (que han sido muchos) con el Foro Social Mundial en Madrid. Más carteles, logos y publicaciones de las que crees las he hecho yo, pero nunca he presumido de ello; lo saco ahora por si alguien decide que quiere juzgarme para valorar si me da el carnet o no. Aparte de eso he hecho un montón de cosas más, de activismo en la calle cuando el Tratado de Lisboa, por ejemplo, cuando tanta gente votó que sí, sin darse cuenta que estaba votando sí a la privatización de prácticamente todo, excepto la Justicia, Ejército y poco más ¿Crees que eso tiene poco que ver con un mundo más justo donde no haya que trabajar como prostituta porque NO TIENES OTRO REMEDIO? Sé que no te crees que no tengan más remedio, ahí está el problema. No ser capaz de entender que alguien duerma en la calle en lugar de buscar un trabajo. Falta de perspectiva. Si no ves la relación entre lo que comento sobre política y un sistema en que no tienes más remedio que ser prostituta, te recomendaría leer sobre política o asistir a espacios donde se haga, no como competición a ver quién es más de izquierdas, sino que ayuden a saber más y entenderlo todo mejor. Eso nunca viene mal.

Pero una cosa es predicar y otra dar trigo. O traduciendo el dicho, una cosa es el mundo que queremos construir… y otra pagar los recibos que llegarán mañana. En un país donde tenemos un paro descomunal, en serio ¿le estamos diciendo a las prostitutas que trabajen en otra cosa? Es tan brillante esa idea como decirle a alguien sin techo que se busque un trabajo o a alguien con depresión que se anime. Es algo que demuestra no haberse parado ni un minuto a pensar en las circunstancias reales que vivimos, se alimenta de la idea capitalista/liberal de “elige tu propio destino”. Qué bonito… pero irreal. Mis conocidas prostitutas lo son porque NO TIENEN OTRO REMEDIO ¿Preferirían currar en otra cosa? Por supuesto, sobre todo (dicho por ellas) por el estigma que conlleva. Si están currando de prostitutas porque no tienen otra opción, lo último que voy a hacer es meterme a discutir en redes sociales en debates polarizados más centrados en la identidad de quien debate (soy una persona más digna que tú, tengo unos valores mejores) que en darles soluciones PARA MAÑANA, para poder mantener a sus peques, para poder vivir… De manera inmediata, lo que más preocupa es el día a día de mis amistades cuando están en semejantes agujeros de los que es tan complicado salir HOY, por mucho que se les prometa un futuro más digno sin fecha concreta de aparición de ese Paraíso de la realización humana. Muy bien el plan a largo plazo, pero va a necesitar dinero mañana ¿de dónde lo va a sacar?

Entonces, claramente, sin rodeos ¿cuál es mi postura respecto a la prostitución? Pues como dije antes, creo que no tiene sentido hablar de prostitución así, en general, incluyendo todos los tipos de servicios sexuales que hay, desde grandes cárteles a una pobre chica que no encuentra otra solución. Mi postura, desde luego, no es un “todo vale”, un “que cada cual decida”, sino que me parece complejísimo y a diferentes niveles. No sería capaz de intentar convencer a nadie de una sola postura, porque ninguna me parece que lo solucione (aunque, como dije, sé lo tentador que es pensar en soluciones simples para problemas complejos, tan propio de nuestro tiempo). Como dije al comienzo, se limita a lo que tengo alrededor, muy muy cerca, a intentar ayudar en lo que puedo a las amigas que tengo en esa situación, atendiendo a lo que me digan que suena realista, a lo que contribuya a mejorar su situación. Si ellas me dicen que mejor retire algún post en la página de Facebook, lo retiraría sin problema.

Como hago con otros colectivos, ideologías y posturas: intentar que mi grano de arena sume a su favor, no en su contra. Publico de acuerdo con mis ideas y escucho, para saber su estoy contribuyendo al avance. Mi línea es ayudar a las personas que están más cerca de mí de manera inmediata, y contribuir políticamente, para cambiar el mundo el lunes que viene, para toda la gente que este sistema hace vivir en la misma mierda y que están en una situación más complicada. 

Y aunque parezca mentira, siempre estoy en la disposición de cambiar de opinión… Es lo mínimo en cualquier diálogo, ¿no? Si no existe la más mínima posibilidad de que puedas cambiar en nada tu postura al dialogar con alguien, revísatelo. Sobre maneras de discutir unos pocos recursos: por un lado, el conocido libro Cómo discutir con un fundamentalista sin perder la razón, tan útil en estos tiempos. Por otro, los sesgos cognitivos de los que rara vez se es consciente pero que están ahí todo el rato, y finalmente este esquema que trata de un tema igual de apasionado que este y que vale para cualquier debate.

 

como-debatir

 

2 Comentarios a “Sobre el trabajo sexual”

  1. […] Sobre el trabajo sexual, por Miguel Vagalume. […]

logo_lateral
 

Archivo