Selección de idioma

Somos Berlín, pero quizá aún no lo sabemos.

11 marzo, 2013 a las 11:00/ por
5605030069_995406e840_z

Tenemos la bendita manía de echarnos la culpa de que no ser ni como Londres, ni Berlín ni Amsterdam en lo que a espacios sexuales alternativos se refiere. Que se intenta y no hay manera. Es lo que vuelve a decir un artículo de FlechazosBDSM sobre la defunción de LDF, el local/proyecto de Ponce y Akhesa: LDF, reinventarse o morir (sobre los locales BDSM).

Creo que, principalmente, se debe a dos razones, que creo que he comentado ya bastantes veces. Una a causa del público, otra a causa de quienes organizan las fiestas.  

La del público es bastante obvia: A mucha gente le interesan estos temas, pero les da miedo que la relacionen con ellos. Miedo a que le desherede su entorno. Muy resumido —enésima vez que cuento mi punto de vista en este tema— los servicios sociales en la zona mediterránea y latinoamericana te protegen mucho menos que los del norte de Europa, por lo que si algo te va mal en la vida, siempre parece recomendable tener la “red de protección” de la familia. Y la familia no suele ver con buena cara el fetish, BDSM, rollo swinger o el poliamor. Así que se evita en lo posible salir del armario o que se les “descubra”. Lo que hace que la gente que sale a la calle a locales de ese tipo sea poca. No da para llenar locales todas las semanas… pero ¿dónde sí?.

Pero la otra razón se debe a quienes organizan las fiestas. Me llama la atención que Eddy diga, en el artículo que enlacé más arriba, que 

“Ha ganado un puesto central la figura del promotor o creador de eventos. Las fiestas, charlas, talleres… son cada vez más independientes del local, ya que es el promotor quien da el carácter y el estilo específicos al acto, el cual tiene una denominación de marca y un atractivo propio. La ubicación física puede variar sin problemas según las circunstancias, la disponibilidad o características de las salas…”

Es decir, que no son viables los locales de copas/ para eventos dedicados al BDSM…cuando resulta que los referentes europeos que tenemos como “la fiesta ideal” son fiestas que, precisamente, se hacen DESDE HACE DÉCADAS con ese sistema que parece tan poco usual: el una “marca”, una fiesta en concreto que va de local en local*.

Los locales fijos en Madrid siempre han necesitado que alguien pusiera dinero para hacerlo viable…y el experimento ya he oído que ha salido mal más de una vez (para quienes pusieron el dinero, porque conozco varias “víctimas”). Y si no tenían ese dinero acababan cerrando. En esto de tener el local en propiedad creo que se mezclan inercias culturales, como con la vivienda, al creer que “lo normal” es que el local sea de tu propiedad, como si eso asegurase algo: El beneficio potencialmente mayor que puedes obtener se va a ir en los gastos fijos de  ese local…

Frente a eso tenemos los locales fijos que hay o ha habido en los que NINGUNO tiene un único evento por el que se conozcan, sino todo lo contrario: Intentan llegar a todos los públicos posibles y al final no se sabe muy bien cual es la especialidad del local. Igual que el haber tenido durante años el ejemplo del OWK ha hecho que al gremio se le hayan cruzado los cables pensando que un día van a tener su propio Falcon Crest. Pues malas noticias: Hasta donde sé, OWK ya sólo existe ya en internet.**

Si a esto le sumamos esa costumbre de intentar acabar con otras ideas, de “meter cizaña”, de denunciar fotos y páginas de la competencia en Facebook, o contraprogramar en las mismas fechas que la competencia, o fechas muy cercanas… pues sucede lo obvio: A fuerza de querer acabar con la competencia acaba desapareciendo TODA la oferta, no queda nadie vivo (y desde fuera de España no se verá nada). El ejemplo que siempre pongo es Polaroid: A fuerza de querer ser únicos, de perseguir a toda empresa que intentaba hacer algo parecido, poca gente usó las fotos de revelado instantáneo y al final dejaron de fabricarlas. Frente a eso, Coca Cola vs Pepsi, McDonalds vs Burger King, Apple vs Microsoft… La excepción tener un monopolio, como casi tiene un grupo de propietarios de Chueca por ejemplo. Pero para eso han de juntarse varios, aliarse. Y los monopolios nunca han sido buenos…

Si en lugar de pensar cómo pisar a la idea de al lado, se pensase sólo en cómo convertir una idea en un buen proyecto, seguramente saldríamos ganando todas las personas que estamos en colectivos de sexualidades y relaciones no-convencionales. Crecería más todo el gremio. Y logicamente, todo el mundo en ese gremio.

 

*Torture Garden (Londres): “Torture Garden is the worlds largest Fetish / Body Art Club. Events Attract 800 – 2600+ people monthly to various London venues.”
Clinic (Amsterdam): Celebrada cada TRES MESES en un local de dance/house.  No pretenden que funcione el resto del año como local BDSM.
Subversion (Londres): En los locales londinenses Protocol, Area, Union…
Pedestal Club (Londres): Ahora está en Club Colosseum, pero no siempre ha estado ahí.
Kit Kat Club (Berlín): En cuatro lugares distintos desde 1994. 

**Y esa es otra: Actualmente es tan importante la web que tienes como el servicio que das y el local donde lo celebras. IGUAL de importante.

 La imagen, de aquí

 

 

 

No hay comentarios todavía

Dejar una respuesta

Mensaje:

logo_lateral
 

Archivo