Selección de idioma

Stoya, James Deen y los juicios “mediáticos”

7 diciembre, 2015 a las 23:33/ por
B913LGVIYAAuEIR

El mes pasado Stoya, como cuenta en una entrevista, no podía soportar la idea de que le pudiese ocurrir algo terrible a otra mujer en manos de James Deen, y todo fruto de que Stoya no hubiese dicho nada. Simplemente no podía soportarlo. Así que publicó en twitter los ya famosos tuits. Pero el asunto entre Stoya y James Deen no deja de crecer. Lo que empezó como dos tuits de Stoya acusando a James Deen de haberla forzado teniendo sexo y que se presente como feminista, se va convirtiendo en la cuenta de twitter de Stoya en una larga lista de mujeres violadas, algunas por James Deen y otras que lo han sufrido a manos de otros, a las que muestra su apoyo.

Por ahora, Amber Rayne y Kora Peters, Lily LaBeau y Bonnie RottenEsta es la lista de completa de mujeres que le han acusado públicamente. Falta Princess Donna, que lo dijo en twitter y borró el tuit poco después por consejo de su abogado.

 

Capturas de https://twitter.com/stoya

Capturas de https://twitter.com/stoya

Screen Shot 2015-12-07 at 20.01.55

La primera entrevista de Stoya después del JamesDeenGate

Lo último de Stoya ha sido una entrevista dada a The Guardian donde habla del cambio cultural que necesita el porno. No por el sexo, sino precisamente por todo el resto. Ahí también se enlaza un texto escrito hace una semana por la socia de Stoya en TrenchcoatX, y donde se cuentan otros muchos detalles sobre rumores que ya circulaban sobre James Deen y sobre las razones que hacen que muchas veces no se denuncien estas cosas:

“El estigma que alimentaba esos mensajes [en Twitter] por un lado, de que nadie hacía porno por propia voluntad, con lo que la división entre porno y violación es irrelevante, pero también por otro, que si las actrices eran violadas era por su culpa, eran los que hacían que las actrices porno se mantuviesen calladas. Como Stoya, Raphael, Leathers y otras actrices me comentaron, el estigma es la razón por la que tan pocas hablan de los abusos sexuales. Seas actriz porno o no, cuando alguien habla de una violación, es a menudo la biografía sexual de la persona violada lo que pasa a ser objeto de escrutinio, y no la violación. La diferencia para las actrices porno es que lo que se ve como su biografía sexual —sus actuaciones en el porno— ya lo conoce el público”. (fuente)

La razón para no haberlo denunciado inmediatamente es algo que compartimos quienes hemos pasado por ciertas situaciones algo traumáticas. No es tan sencillo como pasar por ellas, levantarse e irse a una comisaría. Cuando se dan en tu propio entorno, por alguien cercano, necesitas un tiempo para procesarlo, para darte cuenta, para ponerle nombre, lo mismo que dijo Stoya: “Tuvieron que pasar meses, meses y meses, en torno a un año, hasta que fui capaz de llamarlo por su nombre, por lo que había sido: Una violación”.

 

Screen Shot 2015-12-07 at 23.15.24

 

El problema no está en el porno, pero el porno complica el problema.

El problema de la violación y los abusos es que se dan en todas partes, no sólo en el porno. Pero cuando sucede en el porno hay factores que lo hacen todo más complicado, como el hecho de que el porno polariza el debate, apareciendo activistas anti-porno y otros sectores, todos usando el porno como su campo de batalla, cuando quienes están en esa industria ni quieren ser activistas ni pueden serlo muchas veces: Trabajan por su cuenta, así que si empiezas a parecer una persona problemática, no te contratan. Bien sencillo.

“Es complicado entender el peso del estigma, y lo que pesa, a no ser que lo hayas experimentado”, comenta Leathers “He recibido amenazas de muerte, sólo por hacer porno”. El estigma es también una parte de lo que algunas feministas han llamado la “cultura de la violación”. “Y desgraciadamente la cultura de la violación existe en todas partes”.

Desde el primer día que Stoya tuiteó su historia, el buzón de Stoya se llenó de emails de otras mujeres —no sólo del porno, sino de también medios de comunicación— agradeciéndole lo que había hecho, y diciendo que ellas también había sufrido abusos sexuales de hombres que ellas conocían y que no habían dicho nada. “No es sólo un problema en el porno” dijo Stoya, “No es sólo un problema de la industria del entretenimiento. Es fácil mirar a Bill Cosby y decir, oh, bueno, el tenía acceso a eso. No. Ocurre en todas partes”. (fuente)

 

Screen Shot 2015-12-07 at 23.16.14

 

Los juicios mediáticos

Hay quien en estos casos sufre un arrebato de “respetamos la labor de la justicia” porque parece que les cuesta pronunciarse cuando 8 mujeres se atreven a acusarle de lo mismo, incluyendo un director que lo contrató, Derrick Pierce Me pregunto si quienes tienen semejante cautela también mantuvieron la calma cuando fue el caso de la chica de Málaga, cuando fue el desagradable acoso del café que hizo que su autora tuviera que irse de su casa unos días por el miedo a ataques personales, cuando se acusa a otras figuras públicas como políticos, tonadilleras, policías…

¿Sólo consideran a alguien culpable si la justicia lo dice así? Porque en mi caso distingo entre condena penal (a alguien sólo se le puede imponer una condena si se le ha encontrado culpable) y una condena pública, independientemente de que la justicia lo acabe considerando culpable o no, ya que hay veces que no se llega a probar esa culpabilidad… por falta de pruebas o por exceso de recursos de la persona acusada para conseguir complicar el funcionamiento de la justicia. Aunque los delitos prescriban siguen siendo delito, y se llegue a la conclusión que se llegue judicialmente, pueden ser moralmente reprobables…

A mí, con 8 mujeres, algún director y los problemas que ya tuvo hace tiempo con Kink.com me resultan suficientes para que no me caiga bien. ¿Es suficiente para meterlo en la cárcel? No es eso de lo que estamos hablando. Lo que sí parece es que ocho acusaciones dentro de tu propia industria son suficientes para que tu carrera profesional quede maltrechaPara empezar Kink.com le ha despedido. James Deen no es el único en el porno que ha dado problemas, por lo visto, pero sí el peor… mientras no se sepa de otro más.

 

Screen Shot 2015-12-07 at 23.16.26

 

 El problema no está en que parezca más o menos violento en las escenas de porno. Es actor. Habrá muchos más que se comporten así, no cometamos el continuo error de pensar que se comporta así porque de verdad es así, igual que ella no para de follar porque se pasa follando todo el día. Están actuando. El problema sí está en las cosas que se comentan todos los días, en los detalles que quienes están alrededor de ese abuso consideran irrelevantes, como le sucedió a Kora Peters:

“Se suponía que era una escena chico/chica normal (el sexo anal era uno de los límites [uno de los noes de Kora], pero el co-protagonista parecía que tenía otros planes: “James estaba empeñado en metérmela en el culo pero yo le aparté una y otra vez, así que me estranguló, estrelló mi cara contra el sofá y me la metió a la fuerza en el culo”. El equipo de rodaje le felicitaron por su gran trabajo consiguiendo una escena de sexo anal por el precio de una de chico/chica”.

Violada y buscando apoyo una vez terminada la escena, Kora llamó al agente que tenía entonces: “Me dijo que  me debía de sentir halagada que James me tuviese tantas ganas, porque era uno de los mejores actores”.

 

Imágenes sacadas de la cuenta de twitter de James Deen

5 Comentarios a “Stoya, James Deen y los juicios “mediáticos””

  1. Carlos dice:

    No entiendo la comparación con la chica de Málaga..

    • moscacojonera dice:

      En el sentido de juicios rápidos en internet en los que participamos todo dios, sin tener todos los datos y desde luego sin aspirar a ir más allá de una valoración moral, ya que en el sentido jurídico no tendrán el menor efecto todos esos comentarios.

  2. Laura dice:

    En el caso de la chica de Málaga se demostró que no es conveniente creerse lo primero que cuenta la chica, y que conviene escuchar también la versión del chico. En aquel caso los chicos dieron su versión, y casi nadie les creyó, y por poco van a la cárcel sin comerlo ni beberlo. En este caso todavía no se ha escuchado la versión de James Deen, y muchos ya lo consideráis culpable. Se ve que no aprendemos…

    La hipersensibilización contra el problema real que existe de violencia hacia nosotras hace que muchas veces nos precipitemos. Yo prefiero ser cauta, y no tener que estar arrepintiéndome de acusar a inocentes. Primero asegurarse, y después que caiga sobre los culpables todo el peso de la ley.

  3. Buenas.

    Un tema realmente complicado y como dice Laura, pasamos de un extremo a otro, quienes quitan toda credibilidad por que la acusación venga de una actriz porno y quienes asumen que es totalmente cierto por que lo dice una mujer sin esperar a más datos.

    Desde luego, viendo todas las declaraciones que van saliendo, la versión de Stoya cobra más fuerza.

    Personalmente, dando por hecho que todo es cierto en alguna medida, me da la impresión de que Deen iba un poco de estrella, lo cual le daba pié a creerse con más poder y sentirse más deseado.

    Una de las cosas que más me llaman la atención es lo de Kora Peters, creo que eso si que habría sido para poner una demanda, no solo a Deen, también a todo el equipo de rodaje, la productora y al agente.

    Con la buena fama que tenía Kink.com, la historia de Nikki Blue y como la censuraron en sus foros y cubrieron a su chico de oro dice muy poco de ellos. Sobre lo de Kora entiendo que no fue rodando con Kink.com.

    Cuanto nos queda por aprender a comportarnos y a respetar a los demás sin tener en cuenta si estamos de acuerdo ó no con sus ideas y su vida :(

    Saludos.

  4. […] y parase la sesión. Terminó en los juzgados con el abogado de este último alegando que “al ser ella una actriz porno sabía dónde se metía cuando decidió dedicarse a ello” a pesar de que numerosas […]

Dejar una respuesta

Mensaje:

logo_lateral
 

Archivo