Selección de idioma

Un macho, un maricón, una puta y una tía

3 agosto, 2011 a las 9:00/ por


A mí me parece inútil curioso lo de creer en seres imaginarios, de los que no hay NI UNA sola prueba, para poder vivir, para pedirles encontrar trabajo, para que te prometan otra vida que no hay. Sé que eso puede molestar a gente que necesita de ese apoyo cada día, que le ayuda a vivir, que le ayuda a esperar cosas mejores, que si no siente vértigo frente al panorama de que del otro lado no hay nada. Es decir, como a mi me parece una tontería no puedo entender que a alguien le interese esa mezcla de relatos mitológicos e invenciones.

Lo mismo tengo la sensación que pasa con los temas de género o las perversiones. Si tú no tienes sensación de tener gustos muy “oscuros” o si consideras una chorrada lo queer o el transfeminismo… “¡Vaya tontería! Pues yo soy un tío/una tía normal!”… en ese caso, te parecerán tonterías. Y es fácil de ridiculizar.
Lo que a ti te parece de verdad importante te aseguro que también se puede ridiculizar fácilmente.

No es que esas herramientas que dan el bdsm, el queer y similares tengan que valerle a todo el mundo, claro. Hay gente a quien eso no le hace ninguna falta, y no es ni mejor ni peor. No todo el mundo tiene las mismas dudas o inquietudes. Ser en el mismo día el más macho, el más maricón, la más puta y simplemente una tía es algo que alguna gente le puede parecer estar mal de la cabeza y para otra no es mas que una opción.

Todo esto ya lo había contado otras veces. ¿Por qué ahora de nuevo? Pues para asegurarme de que no me acusa MrEddy de estar haciendo un post de relleno si enlazo el nuevo número de Una Buena Barba, dedicado a Inglaterra, No. No señor, en esta casa de esos con relleno no hacemos. Una cosa es que sea solo un enlace. Otra, que no haya una razón importante para hacerlo. :-)

No hay comentarios todavía

Dejar una respuesta

Mensaje:

logo_lateral
 

Archivo