Selección de idioma

¿Y a tí qué te aportaría dominar a alguien? (BDSM)

3 diciembre, 2013 a las 11:00/ por
10449233824_8a122dd464_z

Sigo con la traducción extractos (no línea por línea) de The New Topping, el libro de Dossie y Janet para quienes quieren dominar:

“Preguntamos a un grupo de Tops que beneficios obtenían de dominar (…). Recuerda: Cuando lees una lista de lo que le excita a otra persona, algunas de esas cosas pueden funcionar contigo, y otras no funcionarán. No te preocupes, a casi nadie podría gustarle todas y cada una de las cosas de esta lista; desde luego hay unas cuantas que nosotras no hemos experimentado.

Empatía
Bien alto en la lista de mucha gente aparece el “subidón de conectar”, la excitación que sentimos por empatía con la respuesta de la persona dominada a la intensidad física, emocional y sexual de la sesión, (…) como hacer surf en las sensaciones de la persona dominada. (…) Si la empatía no funcionase tan bien nos preguntamos si alguien se excitaría dominando, o si pensaríamos que dominar es todo trabajo sin nada de diversión. Pero la verdad es que realmente podemos recibir una intensa estimulación por lo que está sintiendo la persona a quien dominamos. 

La empatía en el BDSM representa una paradoja maravillosa: Como tops, se nos pide a menudo que nos mostremos como personas frías, crueles y sin sentimientos, cuando de hecho estamos disfrutando de una empatía tan profunda que se parece a la telepatía. Por eso creemos, contrariamente a lo que dicen quienes no saben, que el sadismo y dominación consensuados son principalmente actividades empáticas.

Creatividad:
Otro disfrute de dominar citado a menudo es la oportunidad para la creatividad. Nos convertimos en guionistas, productorxs, directorxs y estrella principal al mismo tiempo. Aparecemos con un trozo de arcilla maleable —la persona a quien se domina— con la que podemos crear la escultura de nuestras fantasías. Podemos disfrutar de nuestra creatividad, nuestra habilidad, nuestra capacidad y nuestros destellos de genialidad. (…) Jugamos a las muñecas con personas reales: durante un rato hacemos que el mundo sea como queremos que sea. Jugamos a ser Dios.

Grandeza
Cuando dominamos nos sentimos de manera grandiosa. (…) Cuando dominamos interpretamos el rol de ser personas importantes y poderosas. Y cuando a quien dominamos nos responde como a gigantes, cuando ofrecen su confianza, adulación y que nos vean como nos vemos en nuestras fantasías— cuando nos vemos de manera tan grandiosa en los ojos de la persona que dominamos, ¡qué espejo más ardiente! 

Cuidados 
(…) Cuidar es gran parte de mucho de lo que hacemos, y la combinación de cariño y crueldad es una de las maneras más rápidas de llevar a la persona dominada a lo más profundo. ¿Cómo es esto beneficioso para quien domina?. Bueno, de nuevo, quien cuida es mayor, y en la situación se hace todavía más grande según practicamos una especie de hipercuidado, envolviendo a las personas que dominamos, casi como si las pudiésemos absorber completamente. (…) En la sesión podemos sonsacar y recrear traumas, y ser también el buen padre que cura las heridas. Muchas de las sesiones más profundas psicológicamente incluyen cuidados intensos.

Abuso
En BDSM podemos representar partes de nuestra personalidad que no podría decirse que son agradables: El abusón, villanos, inquisidores, el bestia, el traidor. Malvado, malvado, malvado. (…) ¿Y qué podría estar más prohibido que nuestra propia maldad?. Muchas personas aprendemos de nuestras familias y nuestras culturas, o quizá de nuestra naturaleza más primitiva y esencial, cosas que no son muy civilizadas. Mucha gente ve casi todas las relaciones como interacciones entre victimas y opresorxs, y así que como dominantes sacamos nuestra parte opresora mientras que la persona dominada puede ser la víctima, y ambas personas podemos tener una poderosa y erótica experiencia. El S/M ofrece a nuestro ser opresor interior, el valioso abusón que tenemos dentro, una manera segura de estar en el mundo.

Control
Otro beneficio es la oportunidad estar en control. (…) Y hay un disfrute intenso en saber que nuestras necesidades y deseos se repiten en la cabeza de la persona a quien dominamos, incluso cuando no estamos allí para decirlas.

Conocimiento
Muchos caso de tops que antes eran bottoms comentan una motivación importante en poder hacerlo bien. (…) Dominar es un deporte técnico y muchas personas erotizamos tener los conocimientos, realizar un bondage perfectamente equilibrado, o una sesión de privación sensorial con un ritmo perfecto, o coreografiar un profundo viaje psicológico. Y cuando hacemos eso bien, conseguimos dirigir la sesión y a las personas a quienes dominamos— con nuestro universo, por el momento exactamente como lo queremos. Que satisfactorio.

Auto-conocimiento
Una historia popular —que la persona dominada esté cautiva sin escapatoria, vaya a ser vendida en un mercado de esclavxs, castigarla por ser mala (…)— puede ser la punta del iceberg de profundos arquetipos psicológicos que no vemos claramente, como un sueño o una visión. Representar esos papeles puede ser la manera en que aclaramos nuestra visión y desarrollar un personaje en BDSM puede ser el proceso por el que aprendemos más sobre quién somos.”

Imagen: http://www.flickr.com/photos/99946479@N03/10449233824/

No hay comentarios todavía

Dejar una respuesta

Mensaje:

logo_lateral
 

Archivo