Selección de idioma

El machismo que, ya se sabe, también está dentro de la izquierda…

28 octubre, 2013 a las 13:00/ por
Screen Shot 2013-10-25 at 18.02.13

En este caso el texto es de Nuria Varela. Ya he contado alguna vez que es una de las personas a quien sigo, junto con Beatriz Gimeno, June Fernández, Brigitte Vasallo… El artículo de Nuria, publicado en La Marea, trata sobre Don Juan Tenorio, que se representará en todas partes dentro de cuatro días. Y en Campo de la Cebada también. 

Un buen resumen es el último párrafo de su artículo:

“Ya se dijo al comienzo de las movilizaciones ciudadanas, la revolución será feminista o no será. Sirva el Tenorio, ya que estamos hablando de cultura, como metáfora de lo que no vale, por mucho que se quiera travestir de moderno. Sirva como ejemplo de porqué los procesos de cambio tienen que ser inclusivos si no quieren correr el riesgo de quedarse en puro maquillaje. La violencia simbólica del Tenorio debería ser repudiada de oficio por quienes hablan de crear espacios de ciudadanía. Sirva como ejemplo de una izquierda a la que le falta reflexión, le sobra nostalgia o simplemente no acaba de enterarse de que el mundo ha cambiado, por mucho que utilice el crowdfunding y las redes sociales”

Por lo que lo difundo no es porque diga, obviamente, “¡el Tenorio a la basura!”, sino por valerme como excusa para hablar de dos cosas que pasaban, pasan y me temo que seguirán pasando.

La primera, la reconocida ausencia de la igualdad hombre-mujer en programas políticos desde la izquierda, considerando que hay otros objetivos que van por delante, cuando debería ser parte de sus programas de justicia social. Que sí, hay igualdad contemplada de manera retórica (como la vivienda o el derecho al trabajo en la Constitución española) pero ausente en las medidas concretas, justas. La denuncia que hubo en el 15M, como en el resto de la izquierda, de dejar el debate hombre/mujer como algo secundario. Sigo viendo lo que se ha hecho durante décadas. Que se lleva considerando a las mujeres como “iguales” desde hace muy poco tiempo, que quizá esto se ha olvidado…

La segunda la ¿andronormatividad?, para llamarlo de manera más neutra… Que se considere que lo neutro es usar el masculino, o que la cultura neutra sea la que no se cuestiona absolutamente nada. Pero que, si resulta que un concierto es sólo de bandas femeninas, de repente parece que es un concierto “para mujeres”. Que si se habla en un medio, o un blog, de problemas “de mujeres” (mezclado con otros temas) parece que es un medio “para mujeres”. Es decir: Sabemos que hay muchas obras de teatro. Y miles de teatros. Y que está muy bien la variedad… Y dentro de esa ecosistema tan amplio y variado ¿no sería buena idea que en los espacios que proponen algo más alternativo (políticamente, socialmente, etc) hiciesen lo mismo con sus propuestas?. 

Y este es el artículo completo:

“Se acerca el 1 de noviembre y año tras año, como una pesadilla recurrente, el Tenorio se representa por todos los rincones. Este año también está previsto que la obra se ofrezca en el Campo de la Cebada, uno de los lugares más emblemáticos de la organización de los barrios, de la participación ciudadana y autogestión cultural que el 15M trajo consigo en Madrid. Es el tercer año consecutivo que la obra se representará en este espacio y en esta ocasión, gracias a una iniciativa de crowdfunding que ha conseguido reunir más de los 4.000 euros necesarios.

Don Juan Tenorio es un drama religioso-fantástico inspirado en El burlador de Sevilla, una obra que se recrea en el arquetipo de caballero español del siglo XVI, un chulo camorrista y violento, que vive de la mentira y el engaño de cualquier mujer que se le cruza en el camino (de las que no se le cruzan, también). Una peripecia de la época que acaba con el sinvergüenza salvando su alma, cómo no, gracias a la bondad de la protagonista femenina, la célebre Doña Inés.

Don Juan Tenorio es machista hasta el ridículo, no hace falta ni decirlo. Es tan absurdo en el siglo XXI, que yo misma me sorprendo de estar escribiendo este artículo. Sin embargo, en la argumentación que hace la compañía que lo representa en el Campo de la Cebada se dicen cosas como éstas: “Es importante mantener las tradicionesy, sobre todo, las que reúnen a gentes de diferente origen o diferentes inquietudes alrededor de un acto comunitario. Eso es Don Juan Tenorio desde el pasado 2011. Hemos crecido en diferentes aspectos en estos años, pero el más importante se mantiene: la reunión en torno al Don Juan. El teatro por antonomasia es la reunión del pueblo ante el hecho teatral. El hecho de compartir un espacio y un tiempo determinado. Y, a todo ello, sumar las emociones que nos regala el teatro. Eso es lo que proponemos a través de Don Juan Tenorio en el Campo de la Cebada”.

Lo he leído unas cuantas veces y no consigo encontrar la relación entre estos párrafos y la obra elegida. ¿De todo el teatro español -por reducirlo a las “tradiciones” a las que se refieren-, no hay otra obra que genere emoción, consenso, disfrute y que, efectivamente, pueda considerarse su representación un acto comunitario?

Si la intención, como aseguran, es “crear un espacio de reunión para todo el barrio y la ciudad. Crear ciudad en este espacio de ciudadanía”, desde luego, se han equivocado. Don Juan Tenorio es el prototipo de aquello que buena parte de la ciudadanía queremos erradicar: la actitud chulesca, el desprecio a las mujeres, la exaltación de algo a lo que llaman amor hasta la muerte… Forma parte de una tradición que habría que desterrar de una vez por todas.

Ya se dijo al comienzo de las movilizaciones ciudadanas, la revolución será feminista o no será. Sirva el Tenorio, ya que estamos hablando de cultura, como metáfora de lo que no vale, por mucho que se quiera travestir de moderno. Sirva como ejemplo de porqué los procesos de cambio tienen que ser inclusivos si no quieren correr el riesgo de quedarse en puro maquillaje. La violencia simbólica del Tenorio debería ser repudiada de oficio por quienes hablan de crear espacios de ciudadanía. Sirva como ejemplo de una izquierda a la que le falta reflexión, le sobra nostalgia o simplemente no acaba de enterarse de que el mundo ha cambiado, por mucho que utilice el crowdfunding y las redes sociales.”

Si tienes dos horas, puedes verla en Youtube, en una versión de cuando la tele en blanco y negro.

2 Comentarios a “El machismo que, ya se sabe, también está dentro de la izquierda…”

  1. lavacamejor dice:

    El Tenorio es obra que he visto y leído infinidad de veces. Creo que es el Dr Marañón el que se detuvo a publicar ensayo sobre el enfermizo y grotesco tipo de hombre que encarna a Don Juan.
    También te digo, creo que es una obra que punto por punto se podría contar con los géneros cambiados y significaría exactamente lo mismo. Un retrato de la inmadurez, de echarle la culpa al empedrao, de no asumir las consecuencias de los actos propios, de no saber emprender las relaciones sentimentales desde la igualdad y la responsabilidad y de la soberana idiotez de buscar en un algo transcendente la solución que
    está en nosotros.

  2. moscacojonera dice:

    Da gusto encontrarse quien se sabe las cosas tan bien :-)
    De todos modos, como dije en el texto, el problema no lo veo en la obra sino en la decisión de, entre todas las opciones posibles, se elija esa para ese espacio.

Dejar una respuesta

Mensaje:

logo_lateral
 

Archivo