Selección de idioma

Resumen de la charla sobre “Tipos de relaciones abiertas”

30 enero, 2012 a las 10:42/ por

El pasado sábado 28 de enero hablamos en una de nuestras charlas mensuales (Sexo Oral) sobre los tipos de relaciones abierta consensuadas: Relación swinger, relación poliamor, relación no-monógama… Para hacer más sencillo ver los diferentes tipos de relación, hemos hecho un cuadro con las características, tipos, problemas potenciales, etc de cada relación:  Lo podéis descargar aquí. Se abrirá la opción de descarga y podéis guardarlo.

La clasificación está sacada del libro “Opening Up” de Tristan Taormino, un libro sobre las relaciones abiertas. Swinger, poliamor y no-monógama (y de la poliamor da dos subtipos: Polifidelidad [un grupo cerrado de personas] o solo polyamory [poliamor individual, de una sola persona que sólo tiene relaciones secundarias].
Para quien no sea familiar con el término pareja no-monógama, lo puede consultar aquí, traducción del libro (parte 1parte 2parte 3parte 4parte 5)

En la charla empezamos por hablar de la dificultad de encontrar una etiqueta que se adapte a cada situación personal (en caso de desear definirse con una etiqueta). Con el tiempo hemos descubierto que es algo que se adapta, ya sea porque nuestras expectativas cambian o porque aparecen términos que se adaptan mejor a nuestro tipo de relación. Por ejemplo, el poliamor ha aparecido muy recientemente en castellano, y en inglés apareció en 1992, sin incorporarse al diccionario hasta 2006.
Hay términos más fáciles de aplicar como “pareja abierta”, pero creemos que peca de poco precisa: Muchos tipos de relación son relaciones abiertas. Aunque, por supuesto, hay personas que prefieren esa definición no tan específica, ya que entienden que por la mañana se sienten de una manera, por la tarde de otra, al día siguiente de otras. Como respuesta decíamos que la etiqueta viene a definir la “media” de lo que solemos hacer, el patrón de conducta más habitual.

Entendemos que conviene tener una etiqueta —no como un corsé, una frontera de la que no se puede salir, con la que hay que cumplir— que resuma en una o pocas palabras el tipo de relación que tenemos. El definirla (¿swinger, poliamor?) implican unas reglas de juego, un marco de referencia muy distinto para que se relacionen esas personas. Simplifica mucho a la persona nueva que se une el saber en qué tipo de relación se mete. Y también nos vale para saber quiénes somos, cuando queremos definir nuestra identidad también basada en nuestra orientación sexual y prácticas que realizamos.

Los tipos de relación varían entre quienes estábamos en la charla: “Solo polyamory” (persona sola con relaciones secundarias únicamente), swingers, poliamor jerárquico (principal y secundarias), poliamor en V (dos personas monógamas se relacionan con una común a las dos), pareja no-monógama, etc.

Aclaramos que no estamos contra la monogamia en absoluto, siempre que sea una elección libre, habiendo conocido otras opciones que existen.

Hablamos de cómo la palabra “poliamor” en español puede resultar un poco problemática en algún caso: Aunque su origen es inglés, emplean la palabra “amor” en lugar de “love”. Y comentábamos que probablemente eso ayuda que la palabra tenga un “impacto emocional” muy distinto cuando se dice que se tiene una relación “polyamory”.
En cambio en español, la palabra “amor” lo entendemos como algo muy serio, y “poliAMOR” suena por lo tanto a varias relaciones emocionales muy muy serias. Comentamos que seguramente sonaría mucho menos serio si se usase “poliLOVE” por ejemplo.
Además de esto, veíamos que pareja no-monógama hace mucho más énfasis en que en la relación existe una pareja, mientras que en poliamor da impresión de que se debe de negociar mucho más entre todas las partes implicadas sobre la forma que toma esa relación, además de ponerse probablemente una expectativas más elevadas al incluir desde el mismo inicio las relaciones emocionales.

El poliamor es tener relación sentimental con dos o más personas a la vez. Surgió la pregunta de ¿entonces la situación típica de hombre + mujer + amante es poliamor?. Se dijo que no, que si una de las personas está siendo engañada, no lo es. Recuerda a la frase que oímos una vez: “Yo soy poliamor, pero mi mujer no lo sabe”.

De las posibilidades de pareja no hay ninguna mejor que otra, cada una se adapta mejor a cada relación y momento concreto. Aunque uno de los asistentes considera que la ideal, la idílica es la monógama (Él y su pareja en algunas raras ocasiones tienen relaciones swingers. Serían según T.Taormino “social swingers”: El foco es flirtear, tocar, relacionarse, pero acostándose sólo ocasionalmente con otras parejas.) También se comenta el caso de otra chica que estuvo como monógama encantada y que después cambió su tipo de relación y también estaba bien.

Se preguntó si las parejas son de un tipo desde el comienzo, si comienzan siendo swingers, poliamor, no-monógamas… Se contestó que no, que han ido evolucionando. Algunas comienzan monógamas, otras pasan de swingers a poliamor, de poliamor a swinger, a no-monógamas… Depende de cada pareja. Pueden ser fases, dependiendo de lo que necesita esa pareja concreta en cada momento de la vida, son estados transitorios.

Se comentaba que la monogamia a veces se elige por el miedo a la soledad. Otras por conformismo (todo el mundo es monógamo). Aunque se diga que lo idílico es la monogamia, también podría decirse que lo idílico es seguir juntos a largo plazo después de haberse abierto esa pareja. El único problema es estar haciendo algo que no quieres, sea estar en una relación monógama, o en una swinger o poliamor sin desearlo. Hay veces que también se opta por la monogamia aparentemente, cuando en realidad cada persona se busca sus aventuras. En las mujeres se comentó que parece más complicado, sobre todo si son madres. Que se complica por ejemplo el presentar diferentes amantes a sus hijxs. (Se discrepó diciendo que no había por qué censurar al niño que había relaciones con más personas, mientras que lo que sí convenía censurar era por ejemplo la violencia). En cambio ellos lo tienen más fácil, tienen más libertad para elegir otras opciones y el entorno les anima a NO ser monógamos: Cuesta imaginarse a varios hombres presumiendo unos frente a otros de haber sido monógamo más años que el resto.

Se sacó el tema de la liberación sexual en los años 60 y matizamos que en todo caso debió ser una “liberación sexual heterosexual masculina”, ya que por un lado la cultura gay tuvo que “irse a liberar a otra parte”, no ocurrió en el mismo espacio. Y una chica comentaba como en ese momento (o posteriores en España, donde sucedió mucho más tarde), se debía decir que sí querías sexo para no parecer una “estrecha”. O se comentó también que si querías aislarte del grupo para tener sexo, eras presionado por el grupo diciendo que estabas “privando al grupo de tu aportación” y que debías de “mirar en tu interior” para darte cuenta de por qué te comportabas así (de mal).

También a veces se está en la monogamia por algo tan simple como falta de tiempo, por las complicaciones de tiempo y energía que supone estar con más personas sexual/emocionalmente.

Es complicado también el salirse de lo que hace la mayoría. Citamos a Moscovici para confirmarlo, diciendo que toda persona que se separa de lo que hace la mayoría, va a recibir una presión del grupo mayoritario para que se comporte como el resto, o si se niega, expulsarle del grupo.
Por otro lado, esto esconde una posibilidad: La influencia de las minorías, como comenta el mismo autor: La mayoría sigue los comportamientos por imitación mientras que la minoría ha reflexionado sobre el tema y puede argumentar su posición, lo que hace que la persona del grupo mayoritario pueda llegar a replantearse su posición, algo que no llega a hacer a menudo al no cuestionar nunca la conducta que está siguiendo. De todos modos hoy en día, y especialmente en ciudades grandes, es mucho más facil salirse del “rebaño”. España ha mejorado mucho, hace 40 años parecería que estábamos hablando de algo utópico si hablásemos de que un día podría existir todo un barrio gay en Madrid. Y hoy es algo completamente normalizado, asumido.

logo_lateral
 

Archivo