Selección de idioma

Cuernos consentidos: Algo más que cornudos, cornudas y corneadores

3 mayo, 2016 a las 15:20/ por
https://k44.kn3.net/taringa/1/5/1/3/0/7/02/ellmatyy/AF3.jpg?7738

Cuando son utilizados de manera consensuada, los cuernos* —acostarse con otras personas que no son tu pareja y excluyéndola de alguna manera…consensuadamente— pueden ser utilizados como juego erótico. En ese caso se suelen llamar “cuernos consentidos”. Mientras que en castellano hay poco vocabulario asociado a ese juego (cornudo, cornuda y corneador), hay más conceptos en la cultura anglosajona que completan aún más este juego. En cada palabra iré enlazando a su definición en el Urban Dictionary porque, no, de momento no es de esperar encontrar estas palabras en el Oxford Dictionary. No es una fuente que haya que tomarse al pie de la letra, porque cada cual, quien quiera que use el diccionario, puede añadir su propia definición de cada término. Y así dicen cosas como: “los cornudos son sumisos, tienen penes pequeños” o que “la única ocasión es que se acerca al coño de su mujer es para limpiar las eyaculaciones de los hombres que ha decidido follarse”. Suena más a relatos eróticos que a definiciones académicas, pero es útil para saber qué palabras se usan realmente “en la calle” aunque no hayan llegado a los diccionarios.

Aquí puede surgir el debate de las etiquetas ¿Necesitamos tantas etiquetas, tantas palabras distintas? El resumen que hago siempre es el mismo: Si valen para limitar nuestras propias experiencias, no están siendo muy útiles. Pero si nos son útiles para entender nuestra propia experiencia (como la diferencia entre “cornudo” que quiere sumar una humillación propia a la situación y quien no), entonces puede que no nos venga mal manejar más conceptos que los tres básicos de cornudo, cornuda y corneador.

 

 

El término general más habitual en este tema de los cuernos, el más conocido, es el de cuckold. “Un marido sumiso cuya esposa tiene amantes alfa con lo que el placer de la mujer se convierte en el placer y experiencia vicaria de su marido”. Es decir, tiene un componente de sumisión (machos alfa). Es decir, que eso vendría a colocar este juego dentro de la órbita del BDSM, de los juegos donde hay cesiones voluntarias de poder entre las personas que participan.

El término complementario de cuckold es… ¿hotwife? Pues no exactamente, sino cuckoldress, la que convierte a su marido en cornudo. Es decir, es ella la que en ese juego tiene el rol de dominación frente al marido dominado, con los juegos de dominación que se puedan añadir a esa jerarquía entre una y otro.

El tercer elemento en este triángulo es el bull, lo que en castellano se llama corneador, es decir, la representación de los atributos típicos masculinos reunidos en un solo hombre: Muy sexual, bien dotado, dominante, empotrador, todos los topicazos: Polla grande, eyaculaciones abundantes y potentes, folladores durante horas y el largo etcétera que todo el mundo conoce.

 

 

Igual que en castellano —cornuda— también existe su equivalente en inglés: Cuckquean. Y con el mismo componente de sumisión voluntaria: “Una mujer que disfruta siendo humillada por su marido o novio teniendo sexo con otras mujeres”.

La novedad en inglés viene con el personaje femenino equivalente al bull, es decir, una chica que cumple ese papel en la relación de dominación entre un marido y su “cuckquean”: La chica que tiene sexo con el hombre dominante, la “cuckcake”. Como en el caso del “bull” o corneador, el que esa tercera persona humille o no a la persona dominada de la pareja ya es parte de cada dinámica, de las personas que participan.

Hasta aquí los cuernos con un componente de dominación. Pero es que no siempre es así, sino que en esos juegos de “cuernos consentidos” puede no quererse que haya una relación de dominación, sumisión y humillación entre quienes participan. En ese caso, quienes participan como tercer elemento del triángulo se siguen llamando bull o cuckcake, pero en ese caso queda más claro que están jugando un papel de “acompañamiento”, de “interpretación de un papel”, sin que tengan ese rol de dominación/humillación indirecta de la pareja de la persona con quien están teniendo sexo.

 

 

En este caso los nombres que cambian son los de la mujer, que cuando no está “humillando” a su marido se le llama “hotwife” y que Urban Dictionary define como “una mujer casada que tiene relaciones sexuales con otros hombres, con permiso de su marido. Normalmente mientras tanto, el marido mira o se une.

Y el marido de una hotwife no es un cuckold —técnicamente, porque en el día a día las cosas no son tan milimétricas— sino un stag. Y esa es una palabra algo más complicada. La traducción literal seria “macho” pero tiene la connotación añadida de los “solteros en estado de celo”: Una despedida de soltero es una “stag party”. O también la de ir por libre, como cuando vas sin pareja a un evento social. Sea más o menos acertado el término, sí tiene ese sentido de macho, seguramente para que sea radicalmente a la idea de sometido del “cuckold” o cornudo tal como lo conocemos.

Lo que a nadie le extrañará es que no haya palabra para llamar a una mujer cuyo marido folla con quien le da la gana…

 

———————————-

*A los cuernos se les conoce también comometer guampas (Argentina y Uruguay), pegar los tarros (Cuba), poner los cachos, ser un cachudo (Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú), poner los tochos (jerga en España)”.

La imagen principal salió de google imágenes. No he conseguido averiguar de quién es.

 

No hay comentarios todavía

Dejar una respuesta

Mensaje:

logo_lateral
 

Archivo