Selección de idioma

Ese momento: Confesar las fantasías más oscuras.

30 octubre, 2010 a las 5:00/ por

“Si tu pareja te pide cualquiera de estas formas de humillación extremas y no te sientes a gusto con el tema, pide abiertamente el tener una conversación sobre la razón por la que tu pareja quiere que hagas eso.
Requiere mucho valor por parte de cualquiera el dar a conocer sus deseos más profundos, más oscuros, no importa los que sean, así que no te rías de ellos o pongas caras que al final podrían herir los sentimientos de tu pareja. Escúchale con atención.
Si aún así no es algo que te apetezca, declina participar educadamente. Si ves que sí quieres participar, asegúrate de empezar primero probando cosas en una zona fácil de limpiar como la ducha o la bañera.
También es importante el establecer una palabra de seguridad que puede ser usada si cualquiera de los miembros de la pareja tiene la sensación de que las cosas están yendo demasiado lejos. El objetivo último del BDSM o la humillación erótica es disfrutar, no ser forzado a aguantar una situación incómoda donde sólo uno de los miembros de la pareja encuentra satisfacción”.

El extracto esta sacado de un artículo del examiner. Aunque originalmente trata de humillación erótica que envuelve orinar/defecar, puede valer para cualquier confesión de fantasías extremas que puede tener tu pareja…

No reírse de las fantasías de tu pareja, escuchar, y declinar o participar atreviéndose poco a poco. En teoría no parece tan difícil. En teoría.

4 Comentarios a “Ese momento: Confesar las fantasías más oscuras.”

  1. Ya bueno. Yo, mis fantasias de mas aupa aun no se las conté a nadie. Intentos hubo, peroo no ha ocurrido. Motivos hay mas de 3 o 6.
    Y empiezo a estar curtidita… Jaja!
    Las barreras que te ponen los demás, las que te pone la sosiedá y las que te pones tú. Ahora dime que en el bdsm no hay prejuicios. Casi-ná!

  2. Dantonmaltes dice:

    El texto destila anglosajonismo por los 4 costados. Sólo les ha faltado decir que , en ciertos casos, se puede recurrir a un mediador del Council para que ayude a tratar el tema con la pareja.

  3. ¿Y cual es el método mediterráneo?

  4. Mescalina, para nada, creo que hay los mismos que en otra parte. Lo gracioso es que a todxs nos parece normalísimo lo nuestro, pero lo de otra gente, oh, eso ya no es normal.
    Por ejemplo, sucede con los tios con pañales, que está visto son muy comunes en Holanda. Y allí alguna gente acaba más que harta y se retira del ambiente BDSM ya hartos de tanto pañal… Latigos sí, training canino sí, agujas sí, fetichistas del pie sí, pero pañales, no me jodas, eso no! :D

    Pues eso, el tio q quiere confesar a su pareja BDSM lo de los pañales, igual pasa un mal rato :-)

Dejar una respuesta

Mensaje:

logo_lateral
 

Archivo