Selección de idioma

#MadridVaciado (1)

8 julio, 2021 a las 17:24/ por
hallway_abandoned_damaged_deserted_broken_messy_hall_empty-558622.jpg!d

 

Del mismo modo que no es tan sencillo entender en qué consiste la privatización de la Sanidad pública (no es que te cobren al ir a tu centro de salud sino un proceso mucho más complejo y del que es mucho más difícil darse cuenta…hasta que es demasiado tarde), tampoco es fácil entender cómo se vacía una ciudad, sus espacios de encuentro ciudadano, de construir sociedad, de aportar cultura…

Ese es el proceso que se ve, especialmente estos años, en el ayuntamiento y la Comunidad de Madrid. El post va numerado con un (1) porque sospecho que, cada vez que vaya encontrando nuevos ejemplos, los iré añadiendo.

El vaciado de Madrid no es algo que sucede de forma casual. No es como un fenómeno meteorológico, que sucede porque se dan una serie de circunstancias. El vaciado de Madrid se consigue gracias a una labor sistemática, como la carcoma, como un exterminio, como un trabajo diario de ir desmontando todos los proyectos que construyan algo, lo que sea alrededor. Se va desmontando todo lo que une, reune, organiza a la población de Madrid (aunque seguramente se está haciendo en más ciudades).

 

euro_bank_notes_handshake_transaction_people_shaking_hands_fifty_50_euros-661535.jpg!d

Vaciar no es lo mismo que demoler, que destruir una ciudad completamente. La demolición de Madrid sería conseguir que nadie pueda vivir en ella. Vaciar Madrid consiste en quitar todo lo que tenga de ciudad, de participación real, de ciudadanía, para convertir a la ciudad en un gran negocio que permite ser habitado por huéspedes precarios. Como si vivieras en un hotel, donde puedes seguir viviendo mientras pagas, pero donde no puedes decidir nada sobre el funcionamiento del hotel, sobre sus decisiones, acuerdos, precios, contratos… Si no te gusta, te vas a otro hotel. La ciudad no es tuya. Es de quienes se han ido haciendo con ella, separando la ciudad en sólo dos bandos: Por una lado, quiénes tienen mucho dinero o mucho poder. Por el otro, una población cada día más precaria. No es nada nuevo. Es el cortijo de Los Santos Inocentes.

El trabajo de vaciado tiene varios frentes que funcionan simultáneamente:

 

1 PAGAR A LA RED HABITUAL DE GRANDES EMPRESAS QUE CONSIGUEN CONTRATOS PÚBLICOS.

Asegurarse de que consiguen ingresos inmediatos de acuerdos que ningunean los recursos públicos que hay para ello. Ha sucedido con los rastreadores de los contagios (que tenía la opción gratuita del ejército, pero que ya se ha pagado 11 millones a dos empresas privadas, Telefónica e Indra (que consigue tener beneficios millonarios durante la pandemia).

La famosa colaboración público-privada, que en realidad significa destinar casi mil millones de dinero público para entregarlo a toda una red de empresas privadas: “Desde marzo del año pasado hasta enero de este año, el Gobierno regional ha otorgado a dedo 4.196 contratos por un valor de 816 millones de euros”.

La cosa es alimentar a las constructoras, sea construyendo autovías que casi nadie usa, o por las que incluso no se puede circular, se les otorga el mantenimiento de los mismos proyectos que se inventan, construyen fallidas ciudades de la justicia, o pagando servicios que no se prestan y un etcétera infinito de subcontratas para que no les falten nunca los ingresos.

Estos son unos pocos ejemplos de muchos. Harán falta años y años de investigaciones y juicios para que se vaya descubriendo toda la maraña de pactos que ha habido para seguir asegurando los ingresos hoy (no en el futuro) de esas grandes empresas y así evitar que les suceda lo que le pasó a Cifuentes: que en medio de una polémica por un documento falsificado, aparezca una grabación sin ninguna relación con el caso pero que la elimina de la vida política.

 

 

zalando

2 PERMITIR PEQUEÑOS GESTOS REIVINDICATIVOS PARA QUE PAREZCA QUE NO EXISTE PERSECUCIÓN

Igual que se reemplaza un mural conflictivo por uno que queda muy bien en instagram, del mismo modo, se va vaciando la ciudad de cualquier cuestionamiento… mientras se reemplaza por lo aparentemente reivindicativo pero de cuestiones que todo el mundo acepta desde hace tiempo (como dos mujeres desnudas besándose en el mural de Usera)

Y así, se permite el efímero detalle de poner los colores del arcoiris a la Cibeles… mientras has puesto todo el empeño para que en Madrid y todos los ayuntamientos del país no se puedan poner banderas arcoiris como apoyo al colectivo LGTBI ¿Cuánto vamos a tardar en ver desaparecer lazos negros o banderas moradas en el asesinato de víctimas de violencia de género? Nunca sale gratis gobernar con la ayuda de la extrema derecha y menos cuándo has llevado esa extrema derecha en tus genes desde el primer día. Para “compensar” se dice que se va a apoyar aportando una minúscula subvención para que haya una gran bandera arcoiris… que al final, en realidad, no se ha llegado a hacer porque el ayuntamiento no solicitó a tiempo (¡vaya casualidad!) los permisos para desplejar la bandera.

Esos son un par de ejemplos de esos pequeños gestos reivindicativos que se permiten (las luces en la fuente para que las pongas tú en instagram y se vea que aún no vives en Georgia o Hungría) … mientras que se dan pasos atrás EFECTIVOS. PERMANENTES. SISTEMÁTICOS. Ese es el trabajo del vaciado de Madrid.

Se permite que existan asociaciones LGTBI (tampoco podrían prohibirlas) pero se asfixian sus proyectos. Se permite que haya pequeñas muestras de arte, pero desconectadas, con convocatorias improvisadas, sin garantizar continuidad y sólo llamado a recoger las propuestas desorganizadas de lo que va quedando de un cultura precaria, criando generaciones de “riders” de la cultura, que sólo puedan vivir compitiendo entre sí por las migajas que caigan de los fondos de inversión. 

Grandes fondos de inversión, empresas globales y deslocalizadas (evadiendo impuestos) que contratan en condiciones precarias y permanentemente cambiantes en función de la demanda en tiempo real via apps, como hacen Uber, Deliveroo… Esa manera de funcionar el capitalismo en este siglo, lo que llamo “capitalismo a tiempo real”, que detecta qué se demanda, y en qué zona, y crea negocios para tener ingresos en tiempo real (como alquilarte espacios para cocinar y enviar comida a domicilio) que desaparecerán en cuánto caiga la oferta y que sólo aparecen dónde está asegurado el negocio (da igual que tengas ganas de comer sushi en una zona donde no compensa llevarlo) de cobrarte hoy para hacer desaparecer, hoy también, esos ingresos en otros países.

La bandera LGTBI es un ejemplo, pero otros, en otros frentes son, por ejemplo, los adoquines dorados (OCHO) que se han puesto en Madrid para recordar a quienes se secuestró y envió a campos de concentración nazis. Adoquines en los que el ayuntamiento sólo ha participado poniendo operarios para la colocación de los adoquines, pero ha ninguneado el acto o la asociación de Recuperación de la Memoria Histórica.

¿En qué consiste el proyecto a largo plazo? Pues, como escribo más abajo, en no dar ayudas públicas al Orgullo POR PRIMERA VEZ.

 

 

b09a1a62188399b8832f88544574-1590813.jpg!d

3 MADRID VACIADO

¿Cómo se vacía Madrid? Con excusas técnicas para razones ideológicas para ir eliminando todos los proyectos que organizan, agrupan, ponen en contacto a miembros de un colectivo o de una determinada zona

PERSECUCIÓN LGTBI
Empecemos con el ejemplo de las recientes marchas del Orgullo ¿Cómo se justifica que el ayuntamiento de Madrid, por primera vez (ahora que gobierna con la ayuda de la extrema derecha), no dé ayudas públicas al Orgullo? : La petición se presentó tarde. Vaya casualidad, de nuevo.

Lo que no es casualidad es que el ayuntamiento haya hecho unos carteles del Orgullo… donde se habla de orgullo sin mencionar LGTBI en ningún momento. Unos carteles que valen para el orgullo de ser quien eres, de que ames a quién ames, el orgullo de ser de Murcia, de ser agricultor, o de ser de derechas.

Lo que no es casualidad es que ESTE AÑO se vayan retirando las ayudas directas y subvenciones a las organizaciones LGTBI… subvenciones que siguen recibiendo organizaciones de derechas como la FAES, más de un millón de euros, por ejemplo.

Lo que no es casualidad es la cantidad inmensa de proyectos que se están ahogando gracias a gestos tan sencillos como meter en un cajón las renovaciones, ayudas, permisos y demás trámites que necesitan las asociaciones, como ya comenté hace tiempo, sobre Apoyo Positivo o Fundación26D.

 

PERSECUCIÓN VECINAL
Lo que no es casualidad es que en estos años de pandemia, con un ayuntamiento colaborando con la extrema derecha, hayan retirado las ayudas a las asociaciones de vecinos…que se han estado apoyando desde hace décadas :

“el ejecutivo local ha decidido reducir en 415.000 euros las subvenciones a la federación vecinal que aparecían en el primer borrador de presupuesto, lo que en la práctica supone suprimir toda la línea destinada al fomento del asociacionismo vecinal, que se desarrollaba desde 2004 y una parte importante del convenio de Dinamización de Empleo. Esto afectará de manera directa a proyectos dirigidos a ayudar a las 184 asociaciones vecinales de la ciudad de Madrid federadas en la FRAVM en líneas de actuación como actividades formativas y de buenas prácticas, realización de estudios como el que recientemente puso de manifiesto la crudeza de la proliferación de los locales de apuestas o el apoyo a actividades en los barrios como la organización de carreras populares, talleres infantiles o actividades culturales”. (fuente)

No es casualidad que se paralice la actividad que daba de comer a 200 personas sin techo en Madrid con los argumentos técnicos: que deben tener carnet de manipuladores de alimentos, que es un peligro romper la cadena de frío…

Lo que no es casualidad es que en 2020 se haya echado de su local a la asociación EVA de Arganzuela. Una asociación que reunía a 40 colectivos y que los obliga a destinar sus fuerzas a repensarse, a luchar por unos mínimos a los que cualquier proyecto tiene derecho, a reconstruir la red que se rompe que cada vez que se cambia de espacio. Se justifica técnicamente en que se ha terminado la concesión (¡cuántas casualidades se dan en Madrid!) con la excusa de ir a construir un servicio de Samur-Protección Civil.

PERSECUCIÓN CULTURAL
Una estrategia que se usa SIEMPRE para desalojar a alguien: Se criminaliza a quién se quiere echar (organizaban protestas, eran okupas, lo que sea) y se argumenta que se pondrá un servicio o proyecto “bueno”, algo a lo que es complicado negarse sin que parezcas mala persona: Un centro de Samur en Arganzuela.

O un museo judío para desalojar el centro social autogestionado La Ingobernable, un museo que nadie ha pedido, que nunca se llega a hacer y detrás del que están los nombres de siempre. El vecindario pide un centro de salud, para que el espacio sigue siendo público, pero se ignora.

O un museo (inviable) para desalojar a MediaLab Prado. Un museo para mostrar el arte (que no aporta nada, que es el de los años 70 y ya tenía el espacio de Conde Duque) que se va a achicharrar con esos ventanales. Aquí se cuenta todo lo que hay detrás de patada exprés que han dado a MediaLab. Como sucede con tantos proyectos colectivos, dejar un no-espacio en Matadero para el proyecto lo deja en situación nómada, lo que hace mucho más complicado hacer red, como tiene localizado Marta en otros proyectos.

Y mientras dan noticias, desmienten, dicen que el museo quizá sí, quizá no, seguirán hablando con grandes empresas para ver si consiguen hacer un espacio donde se hagan exposiciones con nulo espíritu crítico pero entretenidas, divertidas…y con el patrocinio de Telefónica, Volvo, El corte inglés… Todo un proceso del que, en parte, ya hablaba CTXT hace unos meses. Pero como el vaciado sigue adelante, siempre vamos a tener que seguir ampliando la lista de proyectos eliminados de la red vecinal y cultural.

 

VACIADO DE LA SANIDAD PÚBLICA

Aprovechando la pandemia, se sigue con el trabajo que ya inició el asesor de Ayuso cuando creó el bulo de los asesinatos de mayores (arruinándole la vida al Dr Montes) como cortina de humo para privatizar la sanidad pública en Madrid y que organizó Lasquetty intentando privatizar la gestión de toda la sanidad pública, que ahora trabaja en un puesto estratégico de la Comunidad de Madrid, la consejería de Hacienda. Es un trabajo de desinformación desde hace muchos años en que, al más puro estilo Gil o Berlusconi, se argumenta con tono de broma que no te cobran cuando vas a tu centro de salud. Como dije, la privatización es una estrategia mucho más compleja, y aburrida de explicar, y de eso se aprovechan para seguir privatizando mientras miramos a cosas mucho más fáciles de entender, como que ahora se vacuna en centros comerciales. empresas energéticas o bancos.

Es mucho más fácil reírse con las ideas de Ayuso (como sucedía con Trump) que dedicar un rato a pensar por qué no sabemos quién es Fresenius.

Fresenius es la megaempresa detrás de Helios Healthcare Spain
(sigue sin sonar, Helios suena a mermelada)

Helios Healthcare Spain es la empresa que está detrás de Quirón Salud
Quirón seguro que te suena, porque es la empresa privada de salud más grande de Europa.
Seguro que ya se han presentado en tu empresa.

Quirón Salud son quienes están, entre otros muchos hospitales, detrás de la Fundación Jiménez Díaz
¿Eso ya suena más? Si atiendes a lo que te digan desde el ayuntamiento o la comunidad, te volverán a hacer el lío sobre el tipo de acuerdo entre la FJD y Quirón… y ahí ya es cosa tuya si te dejas engañar con el malabarismo dialéctico. Tú decides a quién haces caso, a quién dejas administrar tus impuestos. Los datos están ahí desde hace tiempo.

El vaciado de la Sanidad no se consigue sólo con la privatización. Se consigue ninguneando a la red de centros de salud de atención primaria y en su lugar, que se vacune en cualquier sitio. A veces argumentan que los centros de salud ya no pueden soportar más presión, que por eso se vacuna en El corte inglés, Acciona o el Banco Santander… sin decirte que asfixian la red de los centros de salud al no contratar al personal necesario y al tener a todo el personal con contratos muy precarios. O simplemente, sin comprar gasas (apósitos) para las curas que te tienen que hacer , en ese nivel estamos, y que tengas que pagarlos tú de tu bolsillo. Hacerlo cada vez peor para que seas tú, por tu propio pie, quién decide irse a la sanidad privada, como si hubiera sucedido por casualidad que dejes de ir a tu centro de salud.

 

…TAMBIÉN EN EL CAMPO DE LAS INFECCIONES DE TRANSMISIÓN SEXUAL
Fresenius – Helios – Quirón son quienes se benefician (¡vaya casualidad!) de los recortes de financiación a los centros de atención a ITS en Madrid, que hace que cada vez den un servicio más lento, se va empeorando el servicio de Sandoval y Montesa, se cierra los fines de semana los centros de atención a jóvenes, la comunidad de Madrid te da una información pésima online (¿en serio??) y casualmente van apareciendo alternativas privadas asociadas a los servicios públicos. 

 

Hasta aquí la primera entrega. No tengo ninguna duda que, durante el verano, se seguirán cerrando centros, asfixiando proyectos, negando ayudas, siempre con excusas técnicas y prometiendo en su lugar algo que cueste criticar. Pero detrás de las soluciones que propongan siempre estará la misma red de amistades y empresas, como se ha demostrado en los muchísimos juicios abiertos y sentencias dictadas.

Mi intención es unir todos los puntos (que soy capaz de ver) para que, cuando no se condena la muerte de Samuel, por ejemplo, y se ponen excusas, no haya ninguna duda de que son eso: simples excusas. Reúno todos los puntos que puedo ver para que sea más fácil ver que es parte de todo un plan estratégico contra los colectivos menos representados y que se quieren eliminar de la ciudad.Una vez recuperado el voto que se les había ido a Ciudadanos tanto en la comunidad de Madrid como a nivel estatal, ahora quieren demostrar a su exelectorado huido al partido de extrema derecha que deben volver al PP, que son capaces de ser tan inhumanos como ellos en todos los temas en los que coinciden: criminalizar a quién no tenga la piel blanca, a los barrios pobres por su forma de vivir, a los menores no acompañados, a personas sintecho, a los gays, lesbianas, trans, bisexuales y feministas por radicalizarse y corromper a la infancia, a otras ideas políticas por extremistas…

Madrid cada día se va pareciendo un poco más a Hungría. Y no es por casualidad.

No hay comentarios todavía

Dejar una respuesta

Mensaje:

logo_lateral
 

Archivo