Selección de idioma

“Yo también creía que las feministas eran unas locas exageradas”.
Camilo, un cambio real.

26 noviembre, 2015 a las 12:38/ por
10016886884_19aa8ea6ba_k

Ayer, 25 de noviembre, día contra la violencia de género, un amigo publicó este texto en su muro de Facebook. Y me parece que puede ser muy útil para ver cómo se cambia de actitud, qué cosas hacen “clic” para que eso suceda y también el gesto de admitirlo tan públicamente. Gracias, Camilo, por darme permiso para publicarlo.

 

“En este día contra la Violencia de Género voy a hacer una pequeña confesión: hasta hace bastante poco yo también creía que las feministas eran unas locas exageradas.

En general, pensaba que la Violencia de Género era más un fenómeno mediático que un problema real, que las feministas en los países europeos harían mejor en irse a luchar a países del tercer mundo en donde todavía queda mucho por hacer. A las más acérrimas combatientes del heteropatriarcado les colgaba sin sonrojarme el mote de feminazis. Y no tenía problemas en criticar sus acciones y en explicarles qué estaban haciendo mal y cómo podrían mejorar.

 

Me creía avanzado en estos temas porque había leído bastante sobre el tema, conocía las cifras y me veía a mí mismo como una buena persona, incapaz de actuar de forma machista. Alguien que siempre ha rechazado la violencia en todas sus vertientes, apoyado la capacidad de elegir de la mujer, y su lucha en igualdad de derechos.

Hasta que un día leí sobre el test de Bechdel para películas. Tal vez haya quien lo conozca ya: las películas que pasan el test son aquellas que tienen al menos dos personajes femeninos que hablan entre sí en algún momento de cualquier tema que no tenga que ver sobre un hombre. Debería ser simple, ¿no? Al fin y al cabo las mujeres son la mitad de la población, y que yo sepa no siempre hablan sobre hombres.

Lo malo es la mayor parte de mis películas favoritas de toda la historia no cumplen ese test tan básico que sirve para medir el grado de desigualdad en nuestra sociedad. Ni Ghostbusters ni las triolgías de Star Wars o Lord of the Rings ni Se7en ni Batman ni Casablanca ni Raiders of the Lost Arc, ni Superman ni Airplane!

 

¿Y por qué fue importante ese hecho para mí? Por que fue el hizo que algo en mi cerebro hiciera “click” y me llevara a preguntarme algo tan simple como “¿y si estas locas tienen razón? ¿Y si de verdad la sociedad en su conjunto es machista y no hemos sino arañado el cambio?”

Porque esta falta de representatividad en la industria del cine, donde las mujeres tienen una reducida participación en cargos de relevancia como guionistas, directoras o productoras, se puede replicar a muchísimas actividades en la actualidad, desde la presencia política hasta la dirección de empresas. En falta de oportunidades, en salarios más bajos, en trabas para ascender.

Luego empiezas a ver de otra manera las dificultades inherentes de ser mujer en una sociedad que ha sido creada por y para confort de hombres. De los acosos que sufren constantemente desde que son niñas por su sexo por parte de exhibicionistas, pervertidos, borrachos, desconocidos y conocidos por igual, y que van desde esos piropos que me parecían tan irrelevantes hasta tocamientos o incluso violaciones. Me sorprendió darme cuenta de que TODAS las mujeres que conozco han pasado alguna vez en su vida por un episodio así, de mayor o menor intensidad. Ese miedo al volver de noche a casa es diferente cuando eres hombre.

 

Y de ahí llegamos a la Violencia de Género que sufren en una grandísima mayoría las mujeres por parte de los hombres, con sus múltiples variantes sicológicas, económicas y físicas. Con miles de muertes al año en todo el mundo.

Si esto fuera al revés, si los hombres estuviéramos constantemente alejados de muchísimas actividades a nivel social incluso en países desarrollados, si estuvieramos siendo constantemente acosados, violentados y hasta asesinados por el género opuesto, creo que yo también me enfadaría. Bastante. Y saldría a gritarlo por las calles como muchas han hecho incluso en contra de sus propias amigas, madres o hermanas que lejos de apoyarlas las ven como a unas locas, como las veía yo hasta hace poco.

Así que hoy quiero enviar un pequeño mensaje a mi reducida audiencia: a lo mejor vale la pena mirar la realidad con otros ojos, porque lo cierto es que todos TODOS hemos sido criados, educados y guiados por una sociedad machista. Y aunque creo que el cambio es inevitable a largo plazo, podemos empezar a hacerlo por nuestra cuenta en el día a día.

Y a ellas, gracias por la paciencia.”

 

 

1 Comentario a ““Yo también creía que las feministas eran unas locas exageradas”.
Camilo, un cambio real.”

  1. Xabier dice:

    Subscribo totalmente lo que comentas en tu articulo. A veces no vemos lo que no padecmos en nuestra pròpia piel. O cada dia hay menos empatia en està sociedad. Muy interesante el articulo, me ha hecho pensar mucho. Gracias

Dejar una respuesta

Mensaje:

logo_lateral
 

Archivo