Selección de idioma

Parafilias: Candaulismo (II)

22 septiembre, 2007 a las 16:46/ por
Escena de “La Huida”, con la esposa, el secuestrador y el marido, atado.

Del tema de ayer recordé más tarde una película y un libro relacionados con el tema.

La película, todo un monumento a los cuernos en el cine mainstream, es La Huida, de Peckinpah, con Steve McQueen:

“El guión, escaso en sorpresas dentro del género que acomete, contiene trazos morbosos en una subtrama protagonizada por Sally Struthers y pretende dotar con insustancial profundidad emocional a la relación marital.”

Pues a pesar del comentario, aporte profundidad emocional o no, esa “subtrama” resulta de los más curiosa. Cómo van esposa y secuestrador (con el marido como rehén, atado) yendo de un lugar a otro, persiguiendo al protagonista en la huida. Un síndrome de Estocolmo en la entrepierna.


El libro, otro elemento jugoso colado en el mundo mainstream, es el libro de las correspondencia entre Gala y Paul Eluard, su amante mientras ella estaba con Dalí y que había sido su marido…
Contiene sólo 16 cartas de Gala a él, de 1916, las únicas que por lo visto se conservan.

Gala y Dalí

De la vida sexual de los Dalí ya aprovecho para poner un poco, encontrado por ahí:


En sus años maduros [Gala] llegó a vender cuadros del catalán para pagar a sus jóvenes amantes.

Ya entrado en años él se entretenía con la travestida Amanda Lear [impresionante, en castellano la despachan con dos líneas…] , sin despertar objeciones de nadie, menos de Gala. Mal que mal la “polisexualidad´´ (o los intercambios de todo tipo) era defendida por los surrealistas de la época.

Amanda Lear, con Dalí.


Afirma Ian Gibson: “Dalí tenía una relación conflictiva con el sexo; le temía al cuerpo femenino. Ella era pequeña y elegante, tenía, como se ha dicho, el cuerpo de un muchacho –la androginia que tanto gustó a los surrealistas-. Qué tipo de relaciones tendrían, es difícil de saber´´. ¿Sadomasoquistas, voyeristas? De ellos se ha dicho de todo. “Gala es la única mujer en la que me vacío, con un orgasmo rápido y perfecto, poblado de imágenes arquitectónicas de una sublime belleza: principalmente campanarios´´, contó Dalí.

No hay comentarios todavía

Dejar una respuesta

Mensaje:

logo_lateral
 

Archivo