Selección de idioma

Resumen de la charla:
“Celos. Cómo gestionarlos”

10 abril, 2013 a las 11:00/ por
490px-Angelo_Bronzino_003

Los consejos que damos en esta charla son parte de los consejos que se dan en The Ethical Slut (segunda edición), que hemos traducido y se publicará en breve. Para quien no lo conozca, es un libro de referencia para las relaciones abiertas, admiramos la manera en que sus autoras tratan todos estos temas. Y por si no te habías dado cuenta, el origen del nombre de nuestro grupo. 
En el blog de la Mosca Cojonera hemos ido traduciendo durante años pequeños fragmentos de la primera edición del libro

Y esto es lo que contamos en la charla: 

Primero se debe partir de qué son los celos, porque para cada persona son una cosa… A unas personas les provoca enfado, a otras depresión, a otras envidia…
Un buen punto de partida para entender por qué sentimos lo que sentimos es que

    • los celos no son una emoción, sino un conjunto de emociones.
    • están relacionados con que nuestra pareja conecte con una tercera persona (también se tiene celos a veces del tiempo que dedica a su trabajo, a sus viajes, etc pero no solemos llamar a eso celos).

Partiendo de eso es importante recordar, y que quizá son las que más cuesta interiorizar, creérselas realmente y aplicarlas. Esos sentimientos son cosa nuestra y sólo nuestra:

    • NO es mi pareja quien provoca mis celos. YO soy responsable de
      • mis creencias sobre la pareja (posesión, competencia…)
      • mis inseguridades
    • YO soy responsable de gestionar bien los celos.
Esos celos tienen la ventaja, si nos permitimos sentirlos y los observamos, de ayudarnos a llevarnos hasta nuestras “zonas oscuras”, a nuestros conflictos ocultos, nuestros miedos. Y eso nos ayudará a aprender sobre nosotrxs mismxs y mejorar. Entre esos miedos ponemos tener…
    • …miedo al abandono (la cultura en la que vivimos nos dice que hay una falta de amor si mi pareja tiene una cita con una tercera persona)
    • …competición por ser la primera persona en la jerarquía, en la atención, etc
    • …miedo a ser una pareja sexualmente inadecuada para nuestra pareja, que no seamos lo que está buscando.
Eso sí, ese miedo al abandono a veces se puede deber a que la pareja, efectivamente, se está distanciando. En esos casos la solución está en hablar, en conocer el estado de la relación, en solucionarlo mediante cuidado mutuo, lecturas, o terapias… No se solucionará “pidiendo pruebas de amor”, pidiendo que se “dé seguridad” a quien no la siente… Ese puede ser un camino sin fin. Lo que tiene que valorar la persona que no se siente segura es si le interesa seguir en esa relación…
 
Todo esto ya sabemos que no es problema de las relaciones abiertas. La monogamia no salva a nadie de sentir celos. Los celos son normales. Entre hermanxs sucede todo el tiempo. O de la suerte de alguien cercano… Lo importante NO es si sentir celos o no, eso da igual, son normales. La que más importa es saber gestionarlos.
 
NO aceptar que sentimos celos es desperdiciar la oportunidad de 
    • autocuidarse, darse mimos, hacer cosas que nos gustan
    • aprender
    • que las demas personas a nuestro alrededor nos mimen y nos ayuden
Sentir celos NO es un problema. Lo que SÍ es un problema es actuar fruto de esos celos, actuar bajo su influencia
 
Los sentimientos que nos producen son nuestra responsabilidad, sentirlos es normal, lo malo es actuar en respuesta a ellos.
A veces esos sentimientos de celos también pueden ser un conocimiento instintivo de que nuestra pareja se está alejando de nosotrxs, en cuyo caso se deberá hablar y saber si es así. 
 
Se puede aprender a llevar muchísimo mejor los celos. Se pueden des-aprender.
 
1. Lleva su tiempo. Y cometerás errores. Pero se puede aprender. La clave es la seguridad interior. Que esa seguridad no dependa de la exclusividad sexual sino de querernos nosotrxs mismxs, de tener la autoestima bien alta. Si no trabajo por tener la vida que quiero tener, vivir como quiero vivir, los celos aumentan.
 
2. Empieza por negarte a actuar bajo la influencia de los celos. Puedes probar a sentirlos, a no intentar evitarlos, deja que ese sentimiento pase a través de ti, en un lugar tranquilo, en una postura cómoda… verás que sobrevives. Quizá te acabes encontrando mejor de lo que esperabas. Siente auto-compasión. No hagas nada.
 
3. Piensa que los celos acaban por desaparecer, no son eternos. Mientras tanto te puede ayudar:
  • Escribir un diario (sea algo con sentido, o poniendote un cronómetro con alarma para dentro de 5 minutos, estallando y escribiendo cualquier cosa, salga lo que salga.
  • Pintar, dibujar
  • Algo físico, como irte al gimnasio, ponerte a ordenar la casa, bailar…
 
4. También puedes dejarte llevar por lo que te pida el cuerpo.
  • Llorar sin intentar frenarlo, y después relajarse.
  • Golpear un sofá, una almohada.
  • Gritar
  • Desahogarte hablando con amigxs…
De todos modos, ¡ojo! estas soluciones “catárticas”, según nos comentaron en la charla, están bien sólo si son algo momentáneo. Pero un problema si es el sistema que usas habitualmente cada vez que los sientes. En ese caso tampoco te ayudarán a sentirte mejor. Pero si ayudarán a “soltar tensión”, porque lo peor que se puede hacer es discutir en caliente, con odio acumulado. Te arrepentirás de lo que digas.
 
5. Automimarse
    • También tener tú una cita (aunque es complicado que coincidan las dos)
    • Darte un baño relajante, irte a dar un masaje, ir a un spa...
    • Ver una película, jugar a videojuegos
    • Comer algo que te guste...  Eso sí, cuidado con el alcohol y las drogas. La cosa es desaprender los celos, no anestesiarse.
6. Tener a mano cosas que valoras, para recordar las cosas buenas en los momentos malos:
    • Una lista de las cosas buenas que tiene tu pareja, tu relación
    • Detalles cariñosos que te ha ido dando tu pareja en el tiempo que lleváis juntxs.
    • Fotos de vosotrxs que te recuerden buenos momentos.
 
Después de alguna/s de estas soluciones habla de tus celos con tu pareja. La vulnerabilidad compartida es lo que más une. Y así nuestra pareja puede escucharnos, puede echarnos una mano, puede reafirmarnos su amor. Recuerda, al hablar utiliza “mensajes del yo” no del “tú”. Cuenta cómo te sientes, qué te da miedo, qué te gustaría sentir, cómo te gustaría que fueran las cosas… No uses el “tú”: “porque tú me haces”, “porque tú me haces estar así”, etc.
 
Todo esto se puede arreglar o bien por vuestra cuenta, trabajando en tus inseguridades, aprendiendo a comunicarte bien… También leyendo libros que te ayuden a gestionar mejor esos sentimientos (“The Ethical Slut”, “Tus zonas erróneas”…). O también acudir a terapeutas especializados en relaciones no-convencionales. A nosotros nos ayudó mucho Juan Peris, por eso Golfxs con principios colabora con él y lo tenemos como nuestro terapeuta de referencia.
Aparte de nuestras recomendaciones (las resumidas en este post) hubo muchas intervenciones interesantes de quienes asistieron a la charla. Fue más hablar a varias bandas que nosotrxs dando una única visión del tema. Para nosotrxs es la manera ideal en que pueden salir estas cosas. Si queréis participar también sólo tenéis que acercaros a la siguiente charla. 
Como algo anecdótico añadimos un buen ejemplo de cómo NO hacer las cosas es este vídeo del programa “Confianza ciega”. Del minuto 4.30 en adelante la chica que está fuera (mientras su pareja está en un concurso donde “tientan” a los chicos) entiende que le quieren hacer daño, que lo que hacen es para hacerle daño, que la están provocando, que la hacen sufrir… Un buen ejemplo de cómo no entender esos sentimientos.  Aunque ejemplos así nos los ofrece continuamente la literatura, el cine y la televisión… 

La imagen, de aquí. Representa los celos, no la locura.

No hay comentarios todavía

Dejar una respuesta

Mensaje:

logo_lateral